×
Por
EFE
Publicado el
23 ene. 2017
Tiempo de lectura
3 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Lanvin reconcilia las tendencias con las demandas del hombre de carne y hueso

Por
EFE
Publicado el
23 ene. 2017

La semana de la moda de hombre de París terminó en París poniendo en relieve que, aunque las tendencias cambien, la necesidad de reinventar los clásicos masculinos sigue siendo la base de estas pasarelas, tal y como demostró Lanvin con unas creaciones que se adaptaron a los cánones del estilo urbano.

Lanvin - Fall-Winter2017 - Menswear - Paris - © PixelFormula


Cada uno de los estilismos que propuso el creador holandés Lucas Ossendrijver, director de la línea masculina de Lanvin, parecía preparado para salir a la calle: abrigos de paño con capucha, cazadoras impermeables, vaqueros, camisetas de algodón y camisas de cuadros por debajo de jerséis de punto y deportivas en los zapatos.

Ossendrijver, que ya lleva once años al frente del diseño, sabe bien lo que hace y ha conseguido crear un estilo propio para una firma que no vive sus mejores momentos en términos financieros.

Lanvin, cuya principal accionista es la empresaria Shaw-Lan Wang, terminó 2016 con pérdidas de hasta diez millones de euros, situación que no ha conseguido aún remontar con el reciente fichaje de Bouchra Jarrar, después de la marcha del israelí Alber Elbaz, que llevaba 14 años en la casa.

A pesar de los problemas legales que mantiene con Lanvin, el antiguo diseñador mantiene una buena relación con Ossendrijver.

Pero esta desazón interna no se refleja cuando se trata de desfilar: Ossendrijver volvió a ser ovacionado al cierre de la pasarela como reconocimiento a una moda democratizada -al menos en lo que se refiere al diseño-, donde tendencia, elegancia y comodidad se alternan con éxito.

"Son tiempos difíciles y yo hago todo lo que puedo porque creo que en Lanvin tenemos la misión de ir más allá", declaró Ossendrijver tras el espectáculo.

El holandés considera que la moda hoy día debe "buscar lo que nos une con el futuro", en lugar de mirar hacia atrás.

"Por supuesto que siempre hay una base desde la que empiezas pero siempre tienes que mirar hacia adelante, ir de la nada hasta la cima", dijo recordando un mensaje que ha dejado incluso grabado en las prendas de esta colección: "There is nothing", no hay nada. Y ahí empieza todo.

En esta última jornada de las presentaciones otoño-invierno 2017/2018, también el británico Paul Smith continuó esa línea de auténtica moda "prêt-à-porter", con sus tradicionales trajes, que se llevaron estampados a cuadros y ajustados, tanto para hombre como para mujer, pues el británico se decantó por un desfile mixto con estilismos prácticamente unisex.

El reto vino del "mix-and-match", esa tendencia de combinar estampados tan propia del carácter inglés, que funcionó bien con un aire rockero y el colofón del "look": botines de punta con estampado animal.

Y en este último día se estrenó la marca Sankuanz, primer encuentro con la pasarela parisina para el joven diseñador chino Shangguan Zhe, que lanzó su firma en 2013.

En Sankuanz, el clasicismo quedó de lado dejando paso a una nueva era, que recordó a marcas punteras del momento como Vêtements u Off-White: sudaderas y camisetas cargadas de mensajes, anoraks en talla XL y un sinfín de superposiciones.

Se trata de un estilismo para un mundo distópico con una estética entre futurista y anárquica.
 

© EFE 2021. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.

Tags :
Desfiles