×
178
Fashion Jobs
keyboard_arrow_left
keyboard_arrow_right

Serge Brunschwig (Fendi): "Durante 54 años del reinado de Lagerfeld, Fendi nunca dejó de cambiar"

Traducido por
Hernández Moya Sebastián
Publicado el
today 8 jul. 2019
Tiempo de lectura
access_time 8 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Es poco probable que un ejecutivo de moda supervise un desfile más épico este año que Serge Brunschwig, director ejecutivo de Fendi, quien estuvo tras el histórico espectáculo de la marca de lujo en el templo más antiguo de Roma este jueves por la noche.


Serge Brunschwig, director ejecutivo de Fendi en la sede principal de la marca en Roma - Photo: FashionNetwork.com/ Godfrey Deeny

 
Brunschwig llegó a las riendas de Fendi a principios de 2018, tras haber ocupado el cargo de presidente en Dior Homme. Su llegada hizo parte de una revolución en la cartera de ejecutivos de LVMH, en la que su predecesor en Fendi, Pietro Beccari, pasó a tomar el mando de Christian Dior, mientras que su antiguo jefe en Dior, Sidney Toledano, pasó a hacerse cargo de todas las marcas "más pequeñas" de LVMH. Una idea extraña, tomando en cuenta que esta cartera de marcas tiene una facturación combinada de más de 3000 millones de euros.

Brunschwig, de 52 años y nacido en Arles, ha tenido que sobrellevar el fallecimiento de Karl Lagerfeld, quien fue director creativo de Fendi durante 54 años, el reinado más largo en la historia de cualquier diseñador en una marca de lujo. Una tarea delicada que ha requerido de sutileza y sensibilidad, dando como resultado el espectáculo del jueves en el Templo de Venus y Roma, el primer espectáculo de alta costura o Fendi Fourrure, desde la muerte de Lagerfeld el pasado mes de febrero.

Brunschwig solo decidió organizar el espectáculo en el templo con la aprobación de Lagerfeld. En última instancia, el espectáculo fue un homenaje al diseñador de moda alemán, quien creó el famoso logo de la doble F de Fendi y, básicamente, reinventó la industria peletera al tratar las pieles finas al igual que una materia prima que podía ser afeitada, untada y tejida en los más complicados diseños.

El espectáculo fue un triunfo indudable: el uso de "nuevos materiales" como la piel en intarsea que imitaba antiguos suelos de mármol romanos, la puesta en escena ante un Coliseo iluminado y la audiencia exótica, con figuras como Susan Sarandon, Catherine Zeta-Jones, Zendaya y decenas de hermosas mujeres de la nobleza y actrices italianas, que paseaban entre las antiguas ruinas de la Ciudad Eterna.

La mayoría de los observadores creen que Brunschwig tiene expectativas muy altas por cumplir: su predecesor inmediato, Beccari, llevó la facturación de Fendi hasta más de 1000 millones de euros mediante la fuerza de la marca y el desarrollo de una categoría de accesorios de moda y juguetes de cuero. El artículo más reconocido de la línea es la figura para bolsos Karlito. Antes de él, Michael Burke tomó las riendas de la marca cuando LVMH adquirió a Fendi en 2001 e hizo un excelente trabajo al dimensionar y racionalizar una empresa familiar de pieles finas de tamaño mediano que era dirigida por 5 hermanas.

Brunschwig parece haber tenido un buen comienzo. No es sorpresa, ya que cuenta con una gran experiencia. Trabajó en Nueva York con Mckinsey y más tarde se mudó a Hong Kong, donde dirigió Vuitton Asia, de 1996 al 2000, informando a su “excelente jefe” Yves Carcelle. Posteriormente, trabajó en Sephora y Celine, en esta última como presidente, antes de llegar a Dior.

Brunschwig tiene la contagiosa energía de un alto ejecutivo de LVMH, modulado por el razonamiento cartesiano y el enfoque sensato de un provenzal. Es oriundo de Arles, la antigua ciudad amurallada fenicia en la Camarga que eventualmente fue el hogar de Vincent van Gogh y cuyo éxito histórico fue asegurado al ponerse del lado de Julio César en la Guerra Civil de Roma.

Nos reunimos con Brunschwig en la tarde del espectáculo en el Palazzo della Civilità Italiana, un gigantesco edificio racionalista que parece haber sido sacado de un sueño de Chirico, construido en la década de 1930. Allí, nos compartió su opinión sobre su rol un momento crucial en la historia de Fendi, el ajuste del negocio minorista de la casa, la creación de eventos espectaculares y la gestión del futuro digital de la marca.


Fendi — Otoño-Invierno 2019 — Alta Costura — Roma - Photo: PixelFormula


FashionNetwork.com: ¿Por qué optó por organizar este desfile en Roma?

Serge Brunschwig: Por muchas razones. Creo que, en cuanto que marca romana, tenemos que desfilar en esta ciudad a veces. Y este es el momento adecuado. Cuando llegué aquí, pensé que Fendi tenía que mantener su tradición de espectaculares desfiles, como cuando los modelos desfilaron sobre el agua de la Fontana de Trevi o a lo largo de la Gran Muralla China.

En septiembre, me encontraba en el templo de Venus y solo pensé “¡guau!”. Entonces, creamos un dossier y pasé una noche mostrándoselo a Karl y su respuesta fue “¡Très bien! (muy bien) Vamos a hacerlo”.

Pero después no se sentía muy bien y, muy tristemente, falleció. Aún así, volvimos a la idea y dijimos que era el momento adecuado para rendir un homenaje a Karl con este proyecto.

FNW: Las ruedas de la burocracia romana son famosamente lentas y complicadas. ¿Fue difícil obtener el permiso?

SB: Francamente no fue tan difícil obtener los derechos. Es un parque arqueológico, y el acuerdo que hicimos fue de restaurar este templo. Hemos comprometido 2,5 millones de euros. Además, también es interesante que el Foro tenga un momento de tanta belleza. Eso deja un rastro y ayuda a la ciudad de Roma.

FNW: ¿En qué se diferencia la gestión de una marca romana como Fendi de una casa de Alta Costura en París como Dior?

SB: De cierta forma, la diferencia es clara y de alguna manera no hay ninguna en absoluto. Ambas son marcas de moda y de lujo. Entonces se aplican los mismos principios: se debe tener creatividad, excelencia y la voluntad de hacer las cosas bien.

Dicho esto, en Italia, se encuentra un potencial para crear y una velocidad para certificar que son extraordinarios. Claro, también tenemos eso en Francia. Pero en Italia, cuando sugieres algo en una mesa de conferencias, en tres semanas vuelven con una pequeña montaña de ideas; además, dicen, “¿por qué no eso o esto?”.

Es un placer trabajar aquí. La gente es muy simpática y siempre de buen humor. Me encanta Francia, pero cuando eres francés eres muy apreciado aquí. Sin duda, es muy agradable. ¡Vivir en Roma e Italia es un sueño hecho realidad!

FNW: ¿Cuáles son sus planes para la expansión minorista?

SB: La idea no es tener más tiendas, sino tiendas aún más interesantes; convenientemente grandes, con un gran equipo de ventas y una gran variedad de productos. Menos tiendas pero más hermosas.

Lo digital tiene que ver con la conveniencia. De modo que la exigencia ha aumentado para cualquier tienda. Tiene que ser un fenómeno completamente nuevo. Pienso que hoy en día lo digital ofrece lo que obtenías cuando visitabas una boutique hace 20 años.


Fendi — Otoño-Invierno 2019 — Alta Costura — Roma - Photo: PixelFormula


FNW: La palabra de moda en el comercio minorista es “omnicanal”. ¿Cuál es la combinación de Fendi de comercio electrónico, tiendas físicas, efímeras y pedidos en línea para recoger en tienda?

SB: “Omnicanal”, hmmm. Para mí lo que es importante es un gran servicio. El cliente viene a una tienda para ser atendido y no solo para que podamos mostrarle muchas pantallas. Naturalmente, las pantallas ayudan al cliente a conocer la marca. Pero no debemos engañarnos a nosotros mismos acerca de por qué la gente viene a nuestras tiendas.

FNW: ¿Cuál es su definición del ADN de Fendi?

SB: Sólo puedo hablar de la actualidad. Es una marca llena de ideas para desarrollar nuevos productos, dentro de nuestros códigos y técnicas. En este momento, creo que esta marca tiene mucho que decir. Durante 54 años del reinado de Lagerfeld, Fendi nunca dejó de cambiar, y eso es algo que sin duda debería continuar.

FNW: Dada la muerte de Karl, este es un punto de inflexión para la empresa; ¿en qué dirección cree que se desarrollará Fendi a futuro?
 
SB: Karl nos dejó en plena acción. Trabajó hasta el final. De cierta manera, se fue sin decir adiós, pero su incomparable energía aún puede sentirse por toda la marca. Es como si todavía estuviera aquí.
 
FNW: El otro concepto crucial del momento es el de la sostenibilidad. ¿Cómo ha avanzado Fendi en este ámbito?
 
SB: La sostenibilidad es importante. El mundo necesita todo nuestro apoyo. Pero Creo que para Fendi se trata de una cuestión de savoir-faire, de la tranquilidad humana en la empresa. De ofrecer nuestros excelentes trabajos y productos. La capacitación es esencial, así como hacer que el oficio de la artesanía sea más atractivo para la población. En mi opinión, tiene un déficit de imagen. Miren, por ejemplo, la cocina: hace 20 años, trabajar en una cocina no era muy bien visto. Ahora, ser un chef es un prospecto muy atractivo. Son estrellas Así que tenemos que trabajar en eso. Especialmente en Italia, ya que este país necesita más puestos de trabajo.


Serge Brunschwig y Silvia Venturini Fendi, directora creativa de moda masculina y accesorios, frente al Coliseo de Roma - Photo: Fendi


FNW: La Semana de la Moda de Londres ha prohibido oficialmente la peletería de todas sus pasarelas y cada mes una nueva marca, como Gucci, Ralph Lauren y Burberry, anuncia que dejará de usar pieles finas. ¿Cuál es el plan de Fendi?
 
SB: En términos medioambientales, trabajamos en nuestra cadena de suministro y el impacto que tenemos en la naturaleza. Usar materiales naturales tanto como sea posible, como todas las pieles finas, de hecho. También respetar los derechos de los animales, por lo que todos nuestros suministros de pieles son trazables hasta su origen. Hacemos nuestro trabajo y estamos orgullosos de trabajar con pieles finas, lo que hacemos de manera creativa.
 
Tienes que estar orgulloso de lo que haces. No es nada ilegal y, en cierto sentido, este cambio nos facilita las cosas. Pero respetamos las elecciones de nuestros colegas.
 

Copyright © 2019 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.