Se prolonga por un año el Acuerdo de Bangladesh sobre la seguridad de la industria textil

Este domingo grandes marcas globales de la industria textil, como H&M y Primark, lograron que la Corte Suprema extendiera por un año la aplicación del acuerdo de supervisión de la seguridad de las fábricas de confección en el país, que se ha visto marcado por las tragedias en este sector.


Las quejas sobre seguridad en fábricas en Bangladesh alcanzaron su punto máximo en 2018 - Flickr

La Corte Suprema dictaminó que el Acuerdo de Bangladesh sobre la seguridad de los edificios industriales y su protección contra incendios se renovaría en la industria textil por un año más.

En 2013, el colapso del edificio Rana Plaza, que se encontraba en los suburbios de Dhaka y albergaba talleres textiles, dejó un saldo de 1138 trabajadores fallecidos. Tras la tragedia, cerca de 300 grupos textiles europeos se unieron al Acuerdo de Bangladesh para fortalecer la seguridad de las fábricas textiles en Bangladesh, el segundo mayor exportador mundial de prendas de vestir después de China, mediante la supervisión de inspectores internacionales.

Pero los empresarios locales han pedido la salida de los inspectores internacionales al considerar que el acuerdo originalmente planeado por cinco años ya habría caducado y habían obtenido el apoyo de los tribunales en primera instancia.

La Corte Suprema dictaminó que el acuerdo podía permanecer en vigor durante 281 días hábiles adicionales, o de 13 a 14 meses, después de llegar a un acuerdo con la Asociación de empresarios textiles de Bangladesh (Bgmea), dijo un abogado.

Al final de este acuerdo, al cual el gobierno ha brindado su apoyo, se establecerá una organización nacional para monitorear la seguridad de los edificios industriales. Esta nueva organización, el Consejo para el desarrollo sostenible de la industria de la confección, será el relevo de los inspectores internacionales. La Bgmea considera que esto abre el camino para un autocontrol por parte de los industriales de Bangladesh.

Christie Miedema, portavoz de la Clean Clothes Campaign con sede en Ámsterdam, señaló que la asociación estaba evaluando las consecuencias de la decisión del tribunal.

Pero un funcionario sindical local, Babul Akhter, denunció el acuerdo, que según él representa una amenaza para la seguridad de los trabajadores, ya que otorga más poder a los propietarios de las fábricas; "esto tendrá consecuencias negativas", mencionó Akhter.

La tragedia del Rana Plaza puso en relieve el lado oscuro de la subcontratación de las principales marcas de moda occidentales, inherentes a una economía globalizada. Las condiciones laborales deficientes de los trabajadores textiles en Bangladesh quedaron expuestas al mundo.

Esto llevó a la creación de dos organizaciones de grandes marcas internacionales para supervisar la seguridad en las fábricas que producen ropa para tiendas occidentales.

Junto con el Acuerdo de Bangladesh, que expiró en 2018, pero dispuso su extensión hasta 2021, se creó la Alianza para la seguridad de los trabajadores en Bangladesh, compuesta principalmente por grupos estadounidenses.

Los fabricantes textiles en Bangladesh no aprueban la presencia de los inspectores internacionales ni la atención prestada a temas relacionados con los derechos y salarios de los trabajadores.

La economía de Bangladesh, un país de 165 millones de habitantes, se basa en gran medida en la industria textil, que representa un total de alrededor de 31 000 millones de dólares, con unas 4500 fábricas que emplean a cuatro millones de trabajadores. El sector textil representa el 80 % de las exportaciones totales del país.

Traducido por Hernández Moya Sebastián

Copyright © AFP. Todos los derechos reservados. La reedición o redifusión de los contenidos en esta pantalla está expresamente prohibida sin el consentimiento escrito de AFP.

Moda - Prêt-à-porterModa - ComplementosModa - CalzadoTextilModa - OtroIndustria
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER