×
Publicado el
9 dic. 2020
Tiempo de lectura
3 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Puig reorganiza su estructura y revisa sus planes de crecimiento

Publicado el
9 dic. 2020

El grupo Puig encaja el impacto del Covid-19. Después de haber protagonizado una de las adquisiciones millonarias más importantes desde el inicio de la pandemia, al haberse hecho con la firma Charlotte Tilbury por 1000 millones de euros el pasado mes de junio, la compañía catalana ha hecho públicas sus previsiones económicas de futuro. Así, como consecuencia de la reducción de ventas provocada por el coronavirus, el conglomerado espera contraer sus ventas hasta 1500 millones de euros este año. Una cifra que supone un retroceso de la facturación del 26 %, con respecto a los 2029 millones alcanzados en 2019.


Torre Puig - Grupo Puig



"A medida que los efectos del Covid-19 comiencen a retroceder, Puig espera un importante repunte de su negocio en 2021, superando su cifra récord de 2000 millones de euros alcanzados en 2019", ha asegurado el conglomerado español a través de un comunicado enviado este miércoles 9 de diciembre. Y es que el grupo pretende limitar el paso atrás de las ventas al ejercicio en curso, para tomar impulso a lo largo del próximo año y alcanzar el objetivo planteado de facturar 3000 millones en 2023.

Según las previsiones de la empresa, esta cifra debería ascender a 4000 millones de euros en 2025. Y es que Puig espera que, dentro de 5 años, Paco Rabanne y Carolina Herrera ronden los 1000 millones de facturación respectivamente. Para entonces, las ventas de Isdin y Charlotte Tilbury deberían llegar a los 500 millones de euros; mientras que otras marcas como Jean Paul Gaultier, Penhaligon's, Dries Van Noten, Uriage, Apivita, L'Artisan Parfumeur y la licencia de Christian Louboutin oscilarían entre los 100 y 500 millones de euros de facturación.

"En este contexto, la compañía prevé un crecimiento significativo debido a la penetración digital y al crecimiento en China, que supondrán un 30 % y un 25 % de las ventas respectivamente en 2025", ha detallado el grupo propiedad de la familia Puig. Igualmente, la empresa asegura tener acuerdos firmados que "le permitirán alcanzar posiciones mayoritarias en compañías en las que tiene hoy una presencia minoritaria", como es el caso de la colombiana Loto del Sur y la india Kama Ayurveda.

Una estructura empresarial renovada



Beauty and Fashion, Charlotte Tilbury y Derma son las 3 divisiones recientemente creadas por la compañía y con las que empezará a operar a partir del próximo 1 de enero de 2021. La primera estará formada por las firmas Paco Rabanne, Carolina Herrera, Jean Paul Gaultier, Nina Ricci, Dries Van Noten, Penhaligon's, L'Artisan Parfumeur, las licencias de belleza de Christian Louboutin y Comme des Garçons Parfums, y las marcas "lifestyle" Adolfo Domínguez, Antonio Banderas, Shakira o Benetton. Según informa la compañía catalana, el negocio de fragancias de estas marcas la posiciona como 5° actor mundial en perfumería selectiva, con una cuota de mercado de cerca del 10 %.

En segundo lugar, la firma de belleza Charlotte Tilbury contará con una división dedicada en exclusiva. Y por último, la recién creada estructura Derma presentará las compañías Uriage y Apivita, en las que Puig presenta una participación mayoritaria; así como la participación del 50 % en Isdin. "El conjunto de estas 3 marcas posiciona a Puig como el tercer mayor jugador del sector dermocosmético de venta en farmacias en Europa", aseguran desde la empresa.

Fundada en 1914 por la familia que le da nombre, el grupo está actualmente dirigido por Marc Puig. En 2019, la compañía elevó un 5 % su facturación hasta 2029 millones de euros. A día de hoy, la empresa con sede en Barcelona distribuye sus productos en 150 mercados internacionales.

 

Copyright © 2021 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.