×
178
Fashion Jobs
keyboard_arrow_left
keyboard_arrow_right

París vivió una segunda sesión con un balance moderado

Traducido por
Ana Ibáñez
Publicado el
today 12 mar. 2019
Tiempo de lectura
access_time 4 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Tras una edición de octubre más bien decente, la sesión de marzo de los salones no confirmó una dinámica global para las citas de moda parisinas BtoB. Los tres eventos celebrados en el marco de la Semana de la Moda femenina, del 1 al 4 de marzo, han experimentado un rebote de asistencia, en comparación con marzo de 2018, que fue bastante sombrío.


La nueva escenografía introducida por Première Classe en su edición de marzo de 2019 - FashionNetwork.com


Una cosa está clara: el posicionamiento al final del calendario comercial favorece más al accesorio que al prêt-à-porter. Además este último segmento ya se vio penalizado por un tráfico bastante tranquilo durante la Semana de la Moda.

Un hallazgo que probablemente explique el balance más positivo obtenido por Première Classe, que ha dejado claro su posicionamiento en el segmento con esta marca histórica y reconocida en la segunda sesión como cita líder en accesorios. El organizador, WSN Development, informa de una asistencia estable en comparación con el año pasado y ve avances positivos en la dirección que toma el evento. La nueva distribución de la oferta en distintos "microclimas" repartidos en cada una de las tres carpas y una nueva escenografía más rítmica tuvieron una gran acogida por parte de los expositores.

"El trabajo de la dirección artística es bueno, va en la dirección correcta", declaró Frederic Maus, director del salón. "Hay una coherencia real tras del cambio de marca que hemos realizado, registrando claramente Who's Next en Porte de Versailles y Première Classe aquí en las Tullerías. Queremos trabajar los tiempos en el tráfico del salón, nuestro objetivo es conseguir que los compradores quieran venir a tomarse un descanso, e incluso regresar varias veces durante el fin de semana", explicó. 

En Première Classe, tras varias temporadas en declive, los visitantes franceses fueron cobrando importancia, llegando a representar en esta edición el 44 % del total de visitantes.

Lo mismo sucede en Tranoï, donde los visitantes franceses han sido algo más numerosos esta temporada. En esta segunda edición de carácter muy internacional hemos sido testigos de una progresión de varios puntos que llevábamos mucho tiempo sin ver. Pero en general, entre el Carrusel del Louvre y el Palacio de la Bolsa, la asistencia a Tranoï ha disminuido. Una conclusión alcanzada por los expositores que encontraron la cita demasiado tranquila, señalando una disminución en el número de visitantes internacionales, algo que corroboraron los organizadores.

En cuanto a Woman, en la plaza Vendôme, el formato más condensado de la cita y más dirigido a un tipo de comprador, protege con más fuerza las oleadas de las Fashion Weeks. Lo cierto es que la cita ha constatado cierta estabilidad en sus visitas y la supremacía del accesorio a nivel de negocio al final de la temporada comercial. "Actualmente, las marcas que funcionan bien en marzo, son las que presentan accesorios. Las marcas de prêt-à-porter están cada vez más dispuestas a realizar exhibiciones antes, en enero, en nuestro formato mixto de hombre y mujer. Por lo tanto, es necesario que el formato Woman de marzo encuentre su complementariedad en este calendario", explica Antoine Floch, quien retrasó la edición de Tokio planeada inicialmente para finales de marzo hasta la próxima temporada, en octubre.
 
Son muchos los desafíos para los organizadores de las ferias como los calendarios, el posicionamiento y la actualidad, al igual que la movilización de los chalecos amarillos y sus efectos directos (el bloqueo de los salones sufrido el sábado) e indirectos (el efecto repelente para los visitantes internacionales).

"Claro que hay chalecos amarillos, pero no podemos repetir eso todo el rato... No ocultamos la realidad", afirmó David Hadida, director de Tranoï. "Vemos lo que está sucediendo en el mercado, sabemos que los salones tienen que evolucionar. Estamos trabajando en ello y, en los próximos meses, tomaremos decisiones firmes e incluso drásticas para cambiar el modelo tal y como lo conocemos", advirtió quien también está preparando un primer evento BtoB en Shanghái.

Para David Hadida, aquí se trata de reanimar el atractivo de París. "Tenemos que apoyarnos mutuamente, encontrar sinergias y, sobre todo, volver a crear chispa", sostuvo Hadida. "En esta edición hemos notado que París está más decaído. Nos dedicamos a la moda, no a la aeronáutica. La Fashion Week tiene que ser una fiesta. Tenemos que encontrar la forma de hacer que París vuelva a brillar", concluyó.

Copyright © 2019 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.