México atrajo las miradas internacionales en 2018, mientras se concentró en sacar adelante su moda

Durante 2018, la agenda de la industria de la moda en México estuvo marcada por importantes sucesos: desde el desfile de una de las más grandes casas de moda del mundo, el boom de centros comerciales y el juego de sillas en el comercio electrónico, hasta los nuevos tratados comerciales, en un panorama de claroscuros marcado por las elecciones presidenciales y la incertidumbre económica.


Dolce & Gabbana en México - Cortesía

Amor a la italiana
 
El año en México inició con el que sin duda fue uno de los eventos de moda más importantes: el primer desfile de Alta Moda y Alta Sartoria de Dolce & Gabbana en el país.
 
Como parte de su gira por el mundo con colecciones adaptadas a los gustos del consumidor local, la marca italiana de Domenico Dolce y Stefano Gabbana llegó el 18 de abril al Museo Soumaya en la Ciudad de México, con una propuesta de más de 100 looks inspirada 100% en la cultura mexicana y en la pintora surrealista Frida Kahlo. Las prendas fueron exhibidas por los “príncipes millennials”, los embajadores mexicanos de la marca, como Mariana Zaragoza, Diego Boneta, Juan Pablo Zurita y Michelle Salas.
 
"(México) es un mercado grande y nuevo para nosotros. Y sí, es un punto estratégico para toda la región sur de América Latina, pero, antes de todo, estamos aquí realmente porque amamos el país”, dijo Gabbana en una conferencia previa al desfile.
 
“Los millennials son muy fuertes. Si queremos llegar a la nueva generación, tenemos que poner atención al tipo de música que escuchan, lo que visten de una forma casual durante el día y de manera elegante en la noche”, agregó.
 
Y es que más allá del romance estético con la cultura mexicana, en el último año, Dolce & Gabbana también realizó una fuerte apuesta de retail, con su campaña bajo el hashtag #DGLovesMéxico. Todo esto confirmó a México como el mayor mercado de artículos de lujo de América Latina, según corroboró Deloitte en un informe, además de ser la puerta de entrada para las firmas a otros puntos de la región.

 
Una mirada al interior
 
En la escena de la moda local, la 24ª edición de la Mercedes-Benz Fashion Week México, celebrada en octubre, revaloró a figuras femeninas mexicanas, al tiempo que propuso una visión futurista con matices del pasado.


Ver desfile
Alfredo Martinez - Spring-Summer2019 - Womenswear - Mexico

Para la primavera-verano 2019, Alfredo Martínez, considerado uno de los mayores exponentes de la moda mexicana, propuso una colección inspirada en Gloria Guiness, una mujer jalisciense que fue un icono de la moda mundial; mientras que Armando Takeda, reconocido por Vogue Italia como uno de los talentos emergentes, celebró la riqueza de las antigüedades del país para ofrecer un nuevo futuro a los trabajos artesanales junto a la tecnología.
 
Las ferias de moda como cuna de talentos
 
Los diseñadores mexicanos buscan posicionar sus marcas en el mercado nacional e internacional no solamente en las pasarelas sino también en las ferias de moda. Estos eventos en México son fundamentales para el sector pues son semilleros de nuevos talentos, crean oportunidades de negocio e impulsan el crecimiento de pequeñas y medianas empresas que funcionan como motores de la economía mexicana.


Intermoda registró ventas de entre 800 y 1000 millones de pesos en su última edición - Facebook Intermoda


El ejemplo más claro para la cadena textil y de confección es Intermoda, la feria de moda más importante de México y una de las más destacadas de América Latina, que en su edición número 69, celebrada en julio pasado en Expo Guadalajara, registró ventas de entre 800 y 1000 millones de pesos. En el caso del sector de cuero-calzado y marroquinería, Anpic, conocida como la “Feria de América” y que se celebra en León, registró más de 800 millones de pesos en transacciones sumando sus dos ediciones de este año, realizadas en mayo y octubre.
 
La unión hace la fuerza
 
Las ferias también han servido para estrechar y generar nuevas alianzas entre México y países como Colombia, Brasil y Chile, sobre todo en un año difícil para los industriales de la moda mexicana que han tenido que ampliar sus fronteras comerciales tras la firma del tratado comercial T-MEC (antes llamado Tratado de Libre Comercio de América del Norte) y el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica, conocido como TPP 11.
 
Con el T-MEC, que ha sido firmado por México, Estados Unidos y Canadá, el sector de vestido y confección mexicano salió con un balance positivo, con una certeza en sus aranceles, la ayuda al combate contra la subvaluación y la oportunidad para producir internamente algunos insumos.
 
Sin embargo, el equilibrio comercial para las industrias del textil y calzado no se ha logrado en el TPP 11, que fue firmado por once países en marzo en Santiago de Chile y que ha sido ratificado por el Congreso mexicano en abril pasado. El acuerdo original contemplaba a México, Estados Unidos y 10 países más. Sin embargo, en 2017 el presidente estadounidense Donald Trump decidió sacar a su país del tratado, creando más desventajas que oportunidades para los industriales de la moda en México.
 
Según especialistas del sector, después de los tres primeros años de entrada en vigor del tratado, se podría perder el 35% de los empleos formales en la industria del textil y del calzado nacional, pues Vietnam podrá exportar a México telas y confecciones con insumos chinos bajo el argumento de la lista de escaso abasto.
 
La apuesta por los centros comerciales
 
No obstante, pese al panorama retador de 2018 para los industriales, marcado por la incertidumbre económica por la devaluación del peso frente al dólar, otros sectores del país como el retail y los centros comerciales no han frenado su inversión en territorio nacional.


Interior de la nueva boutique de Hermès en Artz Pedregal. - Watch World

Una de las aperturas más importantes del año fue sin duda la de Artz Pedregal, en la Ciudad de México. Con una inversión de más de 4000 millones de pesos, el complejo inaugurado en marzo por el Grupo Sordo Madaleno se convirtió en casa de las primeras tiendas independientes en México de firmas como Loewe, Bottega Veneta y Dior. Incluso, pese al derrumbe parcial de una de sus fachadas, Artz Pedregal siguió albergando la expansión de las tiendas de Hermès, Fendi y Gucci.
 
Otro gran proyecto que se inauguró en noviembre fue Town Square Metepec, en el Estado de México, a cargo de la empresa Thor Urbana. El shopping contó con una inversión de 6000 millones de pesos y acoge a marcas como Forever 21 y Bimba y Lola.
 
Los almacenes también albergan grandes nombres
 
Si bien la llegada de enseñas internacionales se ha dado gracias al boom de centros comerciales, las cadenas departamentales también juegan un papel fundamental en el crecimiento de la oferta de moda en el país.


Maison Dior abre sus puertas en México - Instagram El Palacio de Hierro

 
Uno de los grandes aliados de las firmas es El Palacio de Hierro a través de sus shops-in-shop en su tienda de Polanco, con la reciente apertura de la primera Maison Dior en México y América Latina, dedicada a la alta perfumería de la firma francesa. Asimismo, la cadena de almacenes es el distribuidor exclusivo en el país de otras enseñas como Burberry, Carolina Herrera o Tiffany, y de boutiques de marcas como Mango, Tory Burch, Michael Kors, AllSaints y El Ganso.
 
Con estas fuertes alianzas y el fortalecimiento de su cartera de marcas propias, El Palacio de Hierro ha tenido una buena salud en sus finanzas. En el tercer trimestre de 2018, las ventas netas consolidadas del grupo crecieron un 8,3%, ​hasta los ​7655 millones de pesos.
 
El e-commerce asienta sus bases
 
Además del crecimiento de la moda en el canal offline, el mercado del comercio electrónico en México también tuvo grandes cambios a lo largo del año y nuevas estrategias de los actores más importantes.


Falabella adquirió a la plataforma mexicana Linio - Falabella

Mercado Libre anunció la construcción de dos centros de distribución en el país, con una inversión de 100 millones de dólares. Al ser México el tercer país más importante para el gigante argentino del e-commerce, su inversión forma parte de una estrategia integral que les ha permitido reducir sustancialmente los tiempos de entrega, potenciar la experiencia de compra de los usuarios y optimizar sus soluciones de logística.
 
También este año la minorista chilena Falabella compró el 100% del marketplace mexicano Linio por un monto de 138 millones de dólares para impulsar su presencia no solo en el mercado nacional, sino también en América Latina. Con esta compra, Linio se prepara para ser un actor clave en el e-commerce mexicano, cuya facturación anual asciende a los 21 000 millones de dólares, según el Latin America eCommerce Report 2018.
 
Finalmente, uno de los nombramientos más sonados en el sector fue el de Ignacio Caride, ex Mercado Libre, como nuevo director de e-commerce para Walmart México y Centroamérica (Walmex) en junio pasado, con el objetivo de impulsar y reforzar la estrategia omnicanal de la minorista. Desde su llegada, Walmex ha dado grandes pasos en el mercado del e-commerce nacional con la apertura de su primera tienda omnicanal, el lanzamiento de su cartera digital, así como la renovación de su plataforma online.
 
Aunque aún se esperan grandes cambios como parte de la política económica interior y exterior del nuevo Gobierno de México, la industria de la moda en el país tiene buenas estimaciones. La firma de investigación Euromonitor International prevé que para el año 2022 el mercado de tiendas especializadas de ropa y calzado en México alcance un valor de ventas de 196 651 millones de peso, cifra que representaría un incremento del 18,2% durante el periodo de 2017 a 2022, en el cual, según la consultora, se espera que el entorno económico en el país mejore y las tasas de inflación vuelvan a niveles más bajos.
 

Copyright © 2019 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Moda - Prêt-à-porterModa - ComplementosModa - OtroLujo - Prêt-à-porterLujo - ComplementosLujo - OtroDistribución
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER