×
Traducido por
Ana Ibáñez
Publicado el
16 mar. 2022
Tiempo de lectura
4 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

McQueen regresa a Nueva York

Traducido por
Ana Ibáñez
Publicado el
16 mar. 2022

El martes por la noche, Sarah Burton rompió con la tradición y presentó su colección para Alexander McQueen para el otoño 2022 en el Empire State. 


Colección Alexander McQueen Otoño/Invierno 2022 - Alexander McQueen


"Nueva York es emocionante, creativa, no es apurada, pero sí rápida. Quería dar ritmo, energía y precisión a la sastrería y el colorido para aportar vitalidad y un carácter con una", explicó Sarah Burton en el backstage tras el desfile de Alexander McQueen, señalando que la Gran Manzana influyó en su forma de enfocar la colección.

Sin embargo, al entrar en el escenario en el Agger Fish Building en Brooklyn Navy Yard, los montones de micelio y mantillo de árbol apilados a más de 4 metros sugerían otra idea: un enfoque más crujiente de la colección. Las setas están sin duda de actualidad en la era de las microdosis; la flora simbolizaba la conexión con la comunidad del mismo modo que los árboles son una comunidad solidaria e interactiva.

En este contexto, Burton utilizó los temas de la mujer McQueen, aportando un toque neoyorquino único.

"Estos vestidos son personajes individuales; igual que tenemos personajes en la familia McQueen, es como si pudieran existir en Nueva York o en cualquier ciudad", deatalló.

Para ello, el desfile recurrió a los temas aparentemente neoyorquinos, al menos a aquellas ideas de McQueen que cobraron fuerza en el centro del Nueva York de los años ochenta. La ropa de cuero de estilo motera, imaginada en forma de enterizo sin tirantes o chaqueta de cintura estrecha y peplum, por ejemplo. O un top tipo bandeau de cuero y un vestido de corte preciso y falda larga.

Los vestidos de seda, que jugaban con los corpiños de la firma y llenos de volantes y las faldas largas recordaban a cuando Madonna y Cyndi Lauper eran las reinas de la ciudad. Uno en color plata parecía querer evocar la época de la fábrica de Andy Warhol. Había otro de punto multicolor con flecos y bordados que tenía un cierto aire punk. Un estampado de grafiti combinado con cremalleras, desprendía un aire a Stephen Sprouse, pero hecho a partir de una foto de estudio. 


Colección Alexander McQueen Otoño/Invierno 2022 - Alexander McQueen


"Era un guiño al vestido que Shalom Harlow llevó en el desfile de 2013", señaló Burton, refiriéndose al vestido blanco pintado con spray por robots en aquel influyente desfile.

"Era la sombra de una persona que se movía por el estudio y luego se abstraía. Se hizo del mismo modo que los vestidos de encaje lacado que recordaban las primeras colecciones de Lee. Estos personajes, lo viejo y lo nuevo, conviven juntos", añadió.

La vitalidad de la ciudad se reflejaba en la precisión de la sastrería, que también recordaba a esa década impulsada por Wall Street; los cortes y las aberturas artesanales y los trajes de hombros fuertes al estilo David Byrne recordaban esa época de poder. Los colores amarillo ácido, verde, rojo brillante, naranja y azul también eran ejemplo del entusiasmo de la ciudad.

"La paleta de colores surgió al ver una foto de hongos de micelio (que están muy de moda últimamente), pero lo que de verdad me encanta es cómo se hablan y se curan los árboles entre sí, como una comunidad creativa y que trabaja unida. Pero a la vez son tóxicos", continuó, añadiendo que los colores se encontraban en la naturaleza.


Colección Alexander McQueen Otoño/Invierno 2022 - Alexander McQueen


A pesar de que la colección se centraba en la ciudad, el mundo natural no estaba lejos de la obra de Burton. Puso de relieve que el 85 % de las lanas británicas son sostenibles y el faille y el nylon reciclados. Por el momento, la marca sigue utilizando pieles de animales, pero está experimentando con pieles de hongos y otras pieles sostenibles. Muy en línea con la ética de la empresa matriz Kering. Explicó que el mantillo se fabricaba a partir de árboles caídos, y que los restos se donarían a granjas y proyectos artísticos.

Sin embargo, a los críticos les encanta señalar que los desfiles en destino no son sostenibles. El deseo de Burton de desfilar en Nueva York se debe al fuerte vínculo que ella y la marca tienen con la capital de la moda estadounidense.

"Nueva York y Estados Unidos son una parte muy importante de McQueen y nos han apoyado increíblemente. Aquí presentamos Dante (1996), Eye (1999) y Savage Beauty (2011). Forma parte de nuestra comunidad creativa; siempre me ha gustado la gente de Nueva York, así que es genial venir aquí y honrar eso", expresó.

La ciudad también tiene una cuota de clientas fieles. Muchas de ellas llegaron ataviadas con vestidos de falda larga y corpiño a la fiesta que se celebró después del desfile en la sala Boom Boom del Hotel Standard. Ver a las clientas estadounidenses y exhibir la colección para que disfruten de una experiencia fue otra de las razones que dio Burton para desfilar en Nueva York.

La diseñadora espera vivir su propia experiencia antes de volver a Londres el miércoles, una petición muy sencilla, en realidad. Quiere poder salir al exterior.

"La luz de Nueva York es limpia y nítida como en ningún otro sitio. Quiero ver la luz. Aquí es hermosa", concluyó.

Copyright © 2022 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.