Las estadounidenses adoptan los servicios de alquiler de moda

Atrás han quedado los días en los que los consumidores compraban costosos vestidos de lujo para una velada elegante que nunca volvían a usar, o una camisa de lujo que al final solo terminaba acumulando polvo en el armario. Cada vez más mujeres estadounidenses adoptan los servicios de alquiler de ropa como un medio para renovar sus vestidores. Sin embargo, este nuevo sector en desarrollo podría ser una amenaza para la industria de la moda en general.


Rent The Runway, plataforma que cuenta con más de 11000 suscriptores mensuales, ofrece prendas de prêt-à-porter de marcas de lujo para alquiler

"El alquiler es la palabra de moda del momento en el comercio minorista", afirma Kayla Marci, analista de mercado de la firma de investigación Edited.

Hace solo una década, el alquiler de ropa era solo para ocasiones especiales. Pero, desde entonces, el negocio se ha transformado y ahora genera más de 1000 millones de dólares en ventas a nivel mundial, según un estudio publicado en abril por la consultora de negocios Grand View Research.

La ejecutiva de la industria cosmética Jacqueline Jackson descubrió con gusto que una suscripción mensual ilimitada de Rent The Runway, líder del sector en Estados Unidos, le costaría menos que alquilar un vestido que quería usar para una boda.

"Fue agradable tener la opción de tener este tipo de armario ilimitado y poder usar cosas que no necesariamente podría comprar porque muchos de los artículos son bastante caros", afirmó Jackson, madre de dos pequeños hijos.

"No tengo tiempo para comprar", agregó.

Al igual que muchos de sus competidores, Rent The Runway (RTR), plataforma que cuenta con más de 11 000 suscriptores mensuales, ofrece el alquiler de prendas de prêt-à-porter de marcas de lujo como Victoria Beckham, Proenza Schouler y Phillip Lim. Cada artículo tendría un valor de varios cientos de dólares si se comprara por separado.

Por solo 89 dólares al mes, un suscriptor puede alquilar cuatro piezas a la vez a la empresa, que ahora está avaluada en 1000 millones de dólares. RTR también ofrece una suscripción ilimitada por 159 dólares al mes.

Armoire, una empresa emergente con sede en Seattle que ya cuenta con varios miles de suscriptores, ofrece un plan por 149 dólares al mes.

Una vez que un cliente de Rent The Runway ha usado un artículo y desea cambiarlo por otro, puede enviarlo de vuelta a través de UPS o depositarlo en una tienda física. La empresa se encarga de la limpieza de los artículos.

Los clientes también tienen la opción de comprar el artículo a un precio reducido.

"Cuando compras ropa, a veces piensas '¿Qué tan seguido voy a poder usarlo?' Así que tiendes a comprar cosas que son de colores más básicos, ya que no quieres gastar dinero en algo que podría ser demasiado pasajero y que podrías usar solo por una o dos temporadas. Aquí, puedes usar lo que está de moda, e incluso si lo usas una sola vez, no importa", expresó Jackson.

Las diversas plataformas de alquiler de ropa que se ofrecen actualmente, que solo atienden a mujeres por el momento, procesan los datos que reciben de los usuarios en materia de preferencias y medidas. Después, usan la inteligencia artificial para proponerles piezas que podrían gustarles.

"Les mostraremos artículos que sabemos que les gustarán, pero podemos llevarlas lentamente fuera de su zona de confort e introducir elementos que normalmente no escogerían para ellas mismas, que normalmente no usarían", dice Lili Morton, quien está a cargo del desarrollo de la comunidad en Armoire.


Un distanciamiento de la moda rápida

La otra gran ventaja de los servicios de alquiler de ropa es su sostenibilidad y el rechazo del consumo excesivo, temas que resultan cruciales para su clientela.

El gigante sueco Ikea está empezando a ofrecer el alquiler de muebles, un servicio que ya está disponible en Estados Unidos gracias a la empresa emergente Fernish.

"Creo que a la gente le gusta la idea de comprar moda menos rápida, en la que las cosas que compras solo son lo suficientemente buenas para usarlas durante solo una temporada", aseguró Jackson.

"Es bueno tener menos de esa basura en tu armario y gastar dinero para usar ropa de calidad", agregó.

Según varias fuentes de la industria, la mayoría de las piezas se usan unas 15 veces antes de que se retiren de la rotación.

Armoire ha llegado a un acuerdo con la organización sin fines de lucro Dress for Success, que ofrece vestimenta profesional sin costo a mujeres necesitadas.

Para algunas marcas, los alquileres proporcionan una puerta de entrada a nuevos clientes. Pero, de manera más general, es una competencia para las ventas tradicionales de moda.

A medida que el sector despega, varias plataformas, como Haverdash, están lanzando opciones de bajo costo. Marcas tradicionales como American Eagle, Ann Taylor y Urban Outfitters están siguiendo su ejemplo.

"Estas plataformas están revolucionando la industria de la moda y cambiando la forma en que compramos", dice Marci.

Desde que se suscribió a RTR, Jackson señala que ha comprado menos artículos y más elementos básicos. "Alquilar es realmente como compartir. No solo estás comprando, comprando, comprando", puntualizó.

Copyright © AFP. Todos los derechos reservados. La reedición o redifusión de los contenidos en esta pantalla está expresamente prohibida sin el consentimiento escrito de AFP.

Moda - Prêt-à-porterIndustriaBusiness
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER