×
Traducido por
Hernandez Sebastian
Publicado el
24 mar. 2022
Tiempo de lectura
6 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Lanvin Group quiere ser un líder de la industria del lujo

Traducido por
Hernandez Sebastian
Publicado el
24 mar. 2022

Lanvin Group quiere jugar en las grandes ligas y cree que tiene todos los activos para convertirse en el próximo campeón de la industria del lujo. Tal es la ambición del grupo chino, propietario de cinco prestigiosas marcas entre las que se encuentran Lanvin y Sergio Rossi, que acaba de anunciar que quiere cotizar en la Bolsa de Nueva York este año. Como recordaron sus directivos durante una videoconferencia, Lanvin Group es “el primer y único grupo global de lujo con sede en China, en Shanghái, beneficiándose de un acceso inigualable al mercado más importante para el sector y con el crecimiento más fuerte del mundo".


Diseño de Lanvin para el otoño/invierno 2022/23 - Lanvin Group


"Somos un grupo joven, un líder emergente en el mercado del lujo y nos beneficiamos de un fuerte potencial de crecimiento. El mercado chino de lujo es muy prometedor, con un crecimiento esperado del 27 % a cinco años. Por lo tanto, estamos muy bien posicionados", afirmó David Chan, presidente ejecutivo y codirector de Operaciones, recordando que Lanvin Group aún no está muy presente en las plataformas chinas y tiene pocas tiendas propias.

"Recién comenzamos nuestro desarrollo minorista. La casa Lanvin, por ejemplo, tiene solo unas treinta tiendas", señaló.

El grupo cuenta con un total de 300 puntos de venta en todo el mundo y 1200 minoristas multimarca. El margen de mejora promete, por tanto, ser importante para la compañía china, que pretende ampliar su oferta y reforzar su presencia en todos los canales de distribución.

Lanvin Group, presente en 80 países, cuenta con una fuerza laboral de 3600 empleados, con un volumen de venta de 333 millones de euros, total que prevé triplicar para 2025, con una meta de 989 millones de euros, lo que representa una tasa de crecimiento anual del 31 % en cinco años. Esto resultaría en un aumento del 40 % en las ventas en línea y del 43 % en las ventas minoristas gracias a la apertura de 200 nuevas tiendas operadas directamente, la mitad de ellas en China.

La compañía apuesta por una fuerte expansión del retail y la explosión del e-commerce, dado “el notable desempeño alcanzado en nuestras tiendas en 2021”, así como con inversiones significativas para recuperar la rentabilidad. El grupo ha sufrido pérdidas desde 2019, que se redujeron el año pasado. En concreto, en 2021 registró un déficit operativo bruto (Ebitda) de 79 millones de euros (el Ebitda ajustado toma en cuenta la aportación de Sergio Rossi, marca adquirida en 2021, lo que eleva esta pérdida a 85 millones). La compañía espera un retorno a la rentabilidad en 2024.

Si bien sus ventas en China continental representan solo el 14 % de sus ingresos, estas deberían quintuplicarse para 2025 (un 56 % más), alcanzando una participación del 28 %. Actualmente, el principal mercado del grupo es Europa (48 %), seguido de Norteamérica (33 %).

“Queremos acelerar el crecimiento de todas nuestras marcas en todos los mercados. No solo en China, sino también en el resto de Asia, especialmente en Japón y Estados Unidos”, explicó el director ejecutivo, Joann Cheng, quien insiste en el concepto de ecosistema que el grupo está construyendo.

Este último tiene seis sitios de producción y acaba de establecer una nueva estructura creativa con un estudio de diseño interno, complementado con la contribución de diseñadores chinos y europeos a través de un laboratorio creativo en Milán.

Este ecosistema también se basa en alianzas estratégicas con especialistas, cada uno en un sector clave, que juegan el papel de socio privilegiado para todas las marcas del grupo: Baozun, el principal socio de comercio electrónico para marcas en China, el grupo chino de desempeño de marketing Activation Group, los centros comerciales chinos K11, el fabricante chino de ropa Neo-Concept Group, el productor de calzado deportivo Stella International y el distribuidor japonés Itochu. A este universo se acaba de sumar la gestora de inversiones Primavera, con sede en Asia y Estados Unidos, que acompañará a Lanvin Group en su salida a bolsa en Nueva York.


Arriba a la derecha: Max Chen, socio de Primavera, con los ejecutivos de Lanvin Group David Chan, Joann Cheng y el director financiero Shang Koo - DR


Conocida hasta el pasado mes de octubre bajo el nombre de Fosun Fashion Group, la compañía se apoya en el coloso chino Fosun International, fundado en 1992 y con una facturación de 17 100 millones de euros, del que representaba la división de moda y lujo. Se constituyó como compañía en 2017, mientras que Fosun ya había tomado participaciones en 2013 en determinadas marcas, como la casa italiana de moda masculina de alta gama Caruso, ahora controlada al 100 %, y la especialista en malla estadounidense St. John, de la que posee el 94,6 %.

Sus principales marcas incluyen a la firma parisina Lanvin, que fue comprada en 87,4 % en 2018, así como la marca austriaca de medias y lencería Wolford (58,5 %) y el fabricante de calzado italiano Sergio Rossi (99 %), que entró a la cartera del grupo a finales de 2021. También está la marca alemana Tom Tailor, que curiosamente no aparece en la web de la empresa, ni se menciona en su comunicado.

El objetivo de Lanvin Group es seguir creciendo "orgánicamente y a través de adquisiciones a razón de una o dos transacciones por año"; dos más ya estarían en el tintero para 2022. Los ejecutivos del grupo, que repiten que quieren mantener un perfil de crecimiento cauteloso, dicen estar abiertos a todo tipo de adquisiciones.

“Pueden ser nuevas marcas de diseño, atractivas para el mercado y dotadas de valor productivo en términos de desarrollo de la producción y los tejidos, o marcas activas en complementos o marroquinería. Pero también pueden ser empresas relacionadas con infraestructura digital o negocios digitales”, sostuvo David Chan.

Además, la compañía tiene previsto "lanzar un proyecto de incubadora dedicado a inversiones minoritarias en empresas de rápido crecimiento con reputación de creatividad, digitalización o con cadenas de suministro sostenibles e inteligentes". Este fondo fue dotado con 20 millones de dólares.

Wolford es la locomotora actual del grupo, con 111,5 millones de euros en 2021 (un 28 % más) y 262 puntos de venta monomarca, 176 de ellos en gestión directa, y 3400 clientes multimarca. Las ventas online de la marca aumentaron un 63 %, mientras que en China continental se dispararon en 91 % y en Estados Unidos en 50 %.

No obstante, no cabe duda de que Lanvin, cuyo potencial de desarrollo es enorme, es la apuesta del grupo para impulsar el grueso de su crecimiento a futuro. Con sus 34 tiendas y 260 minoristas, la casa parisina prácticamente duplicó su facturación en 2021, desde los 32,7 millones de euros de un año atrás hasta los 66 millones del año pasado (un alza del 107 %). Sus ventas online se multiplicaron por 5,7, mientras que en Norteamérica se dispararon en un 283 % y en China en un 144 %. Según las previsiones del grupo, deberían alcanzar los 264 millones para 2025, con proyecciones de un fuerte incremento de las ventas minoristas, pero también de la actividad mayorista, e-commerce y cosmética.

Sergio Rossi, distribuida en 50 tiendas propias y a través de 262 distribuidores, pasó de una facturación de 47,9 millones de euros en 2020 a 56,7 millones el año pasado, y espera superar los 130 millones de euros en 5 años. St. Jones cuenta con 130 puntos de venta, 47 de ellos en gestión directa, y factura 74,5 millones de euros (un aumento del 12 % respecto a 2020). El grupo prevé que la marca alcance los 189,7 millones de euros en 2025. Finalmente, Caruso se distribuye a través de 160 distribuidores, incluidos los espacios shop-in-shop.

Copyright © 2022 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.