×
Traducido por
Rocío ALONSO LOPEZ
Publicado el
9 feb. 2022
Tiempo de lectura
4 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

La moda italiana supera sus niveles de exportación de 2019

Traducido por
Rocío ALONSO LOPEZ
Publicado el
9 feb. 2022

“En 2021 recuperamos dos tercios de lo que perdimos en 2020. Fue un año importante, que nos empuja a apostar por 2022 para volver a nuestro nivel de antes de la pandemia”, celebra el presidente de la Cámara Nacional de la Moda Italiana (CNMI), Carlo Capasa, con motivo de la presentación del programa de la Semana de la Moda de Milán de febrero. Según las últimas estimaciones publicadas para los 11 primeros meses de 2021, se espera que la facturación del sector, que incluye textil, marroquinería, ropa, calzado, joyería, belleza y gafas, alcance los 83 130 millones de euros, un incremento del 20,9 % en un año. Pero aún se mantiene ligeramente por debajo de su nivel de 2019 (un 0,8 % menos), cuando alcanzó los 90 200 millones de euros.


Fendi, Alta Costura primavera/verano 2022 - © PixelFormula


El mercado italiano, que había registrado una ralentización este verano tras un fuerte crecimiento en el primer y segundo trimestre, se recuperó en otoño, con un mes de noviembre especialmente dinámico (un alza del 31,4 %), beneficiándose de una de las coberturas de vacunación más amplias de Europa.

El problema más preocupante a principios de año es el de la inflación, aunque, visto más de cerca, no afecta en exceso al sector de la moda en Italia. Mientras que los precios de los bienes de consumo aumentaron un 3,9 % interanual en diciembre de 2021, según datos del instituto italiano de estadísticas Istat, los precios de los productos de moda solo aumentaron un 0,6 %. Durante el mismo período, los costes de producción aumentaron un 22,6 %, pero solo un 3,2 % para la industria de la moda.

Los resultados más interesantes se registraron a nivel internacional, también con una recuperación en otoño tras la desaceleración estival, aunque algo más contenida frente al boom del primer semestre. Entre enero y finales de octubre de 2021, las exportaciones italianas aumentaron un 16,4 % solo en ropa y artículos de cuero y un 39,9 % en joyería, belleza y gafas. Según las previsiones de la Camera della Moda, durante todo el año pasado, las exportaciones transalpinas deberían alcanzar los 67 900 millones de euros con un aumento del 21 % (un aumento del 6,2 % en comparación con 2019).

“Hemos crecido seis puntos en comparación con antes de la pandemia, aunque persisten las restricciones de viaje. Somos fuertes en todos los países, con un crecimiento de dos dígitos en siete de nuestros 10 puntos de venta principales”, dijo Carlo Ferro, presidente de la Italian Trade Agency, la agencia para la promoción en el extranjero y la internacionalización de las empresas italianas (ICE).

En los 10 primeros meses del año, las exportaciones del “made in Italy” se dispararon un 50,1 % hacia China, un 32,8 % a Estados Unidos, un 20,6 % a Francia y un 19,3 % a Corea del Sur. Reino Unido sigue siendo la excepción (con una baja del 18,3 %) debido al Brexit, mientras que la evolución del crecimiento de las exportaciones a Japón sigue siendo incierta (un incremento del 4,4 %).



El aumento de ventas de moda italiana en 2021 y el incremento de sus costes de producción y el precio de sus productos en 11 meses - Istat


“Nuestros productos han avanzado mucho hacia los mercados más cercanos, asegurando una recuperación más inmediata y fácil, pero también hacia los más lejanos, como Estados Unidos y Asia, que son más interesantes a largo plazo y con un gran potencial de crecimiento en términos de demanda”, continúa Carlo Ferro, recordando a FashionNetwork.com que para promover la presencia de las empresas italianas a nivel internacional, el ICE ha lanzado 19 nuevas acciones y servicios en los últimos tres años, en particular hacia lo digital.

“Hemos creado, en particular, 33 escaparates virtuales de productos 'made in Italy' en los principales mercados mundiales, desde Amazon hasta Alibaba, que albergan a 7000 de nuestras Pymes”, indica.


Al mismo tiempo, las importaciones cayeron un 1,7 %, en gran parte por las dificultades logísticas y de abastecimiento de los países no europeos (una baja del 10,8 %), especialmente China (una contracción del 35 %). El fenómeno de desaceleración de las importaciones también refleja una reestructuración de las cadenas de suministro internacionales a favor de los países más cercanos a Europa”, señala el estudio.

Así, el saldo positivo de la balanza comercial, previsto en 34 400 millones de euros para 2021, debería alcanzar y superar el nivel de 2019, año en el que había alcanzado los 32 200 millones de euros. “Es importante, porque también da testimonio de una nueva tendencia de reubicación de la producción a la Península”, concluye Carlo Capasa.


 

Copyright © 2022 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.