La elegancia autoindulgente de J.W. Anderson

La mente contemporánea más productiva de la moda londinense, Jonathan Anderson, se expuso en una noble, y algo escasa, colección presentada el miércoles por el diseñador británico.


J.W. Anderson - Primavera/verano 2020

 
Una colección cortada, agujereada y tallada, una idea inspirada en su hermana adolescente que solía cortar camisetas en su juventud.

"En aquel entonces, se podían comprar kits con abalorios de plástico para hacerlo", rió Anderson después del show.

El resultado fueron unos tops de punto reducidos a 20 tiras de tela con forma de tallarines para los hombres, o para chicas, en este show mixto, tops de seda con agujeros del tamaño de una bola de baseball con cristales. Otros chicos llevaban cardiganes de patchwork de ganchillo, con shorts a juego, como “mosaicos explosivos”, en las palabras del diseñador.

“Prendas que parecían pasadas de moda. La modernidad en lo incorrecto”, dijo Anderson tras el show, organizado en el espacio de arte de las Galeries Lafayette en Le Marais. En su centro, un maravilloso gallinero artístico de metal de Heath Robinson con piezas móviles.

La mitad del elenco llevaba diademas de punto al estilo de Otello. Los zuecos de fieltro y chanclas de guirnaldas parecían éxitos seguros, al igual que el oro y la plata en los totes metálicos. De hecho, todo el éxito reciente de Anderson se ha basado en una capacidad extraordinaria para crear accesorios prácticos y extravagantes. Los cuales abundaron en este show.

Incluso cuando cubría las cosas, con una serie de chaquetas de esmoquin de corte exagerado, ligeramente con las proporciones de Cristo, Jonathan seguía revelando mucha piel. Vestidos mañaneros sin mangas o esmóquines blancos con mangas jesuitas.

“Tras el show femenino en Londres, con 40 siluetas y proporciones infladas, quería hacer lo mismo con el masculino. Aunque esta vez quiero hacerlo muy directo. Una propuesta de moda, no de estilo”, expuso Anderson, que presentará su próximo show para la marca española del conglomerado de lujo LVMH, Loewe, el sábado en la UNESCO.

El show de hoy atrajo no solo a uno, sino a tres presidentes de LVMH: la misma CEO de Anderson, Jenny Galimberti, Serge Brunschwig, de Fendi, y el jefe del grupo de moda, Sidney Toledano. Un cumplido a la posición de Anderson en el grupo.

Dicho esto, todo el show pareció muy experimental, incluso un poco autoindulgente por parte de Anderson. Ropa inteligente pero no muy ponible, de un diseñador del que, como se puede observar fácilmente, nunca lleva ninguna de su ropa de pasarela cuando sale a saludar. Que se lo digan a Giorgio Armani, Tom Ford, Yohji Yamamoto o Ralph Lauren.

Traducido por Rocío Alonso Lopez

Copyright © 2019 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Moda - Prêt-à-porterDesfiles
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER