La aristocracia de Palomo Spain reina en París

Después de haberse impuesto en las pasarelas de Nueva York y de Madrid, la firma andaluza aterrizaba en París con la responsabilidad de abrir la Semana de la Moda masculina de París, siendo la única marca de origen español del exigente calendario, en una jornada marcada por las presentaciones de los talentos emergentes.


Palomo Spain, colección otoño-invierno 2018

Al igual que Almodóvar hizo en su día, proponiendo al público un cine de autor transgresor con acento manchego, Palomo Spain se ha propuesto colocar en el mapa de la moda a Posadas, una pequeña localidad de Córdoba, desde la que el disenador viajó en furgoneta hasta París, con sus prendas listas para el desfile. Y es que el valor fundamental de la firma, que tan solo cuenta con tres años de vida, no es otro que el de fusionar la tradición y los aspectos mas profundos de la España castiza y rural con una estética moderna e irreverente, que subraya la libertad, eliminando cualquier prejuicio o frontera de género.

Con el universo de la caza como telón de fondo en la parisina Place des Vosges, Palomo Spain presentó una colección otoño-invierno 2018 más sobria que en anteriores ocasiones. Así, buscó su inspiración en la estética de las monterías de su Andalucía de origen, al encuentro de los aires ‘british’, posiblemente adquiridos a lo largo de su formacion en el London College of Fashion, que se reflejaron en el uso de tejidos como el tweed, el tartan o diferentes tipos de lana.

Una aristocracia trasnochada, de efebos recién salidos de la corte de Felipe IV o de un fresco de Velázquez, que lucieron pantalones cargo de reminiscencias bucólicas, faldas y corsets al servicio de los volúmenes sello de la casa, abrigos largos, vestidos de terciopelo, capas o conjuntos brocados, con clara presencia de los detalles de piel y de los pantalones deconstruidos que desafian al público más clásico, dejando poco a la imaginación.


Palomo Spain, colección otoño-invierno 2018

Mención especial merecen los accesorios de piel, con imponentes bolsos XXL de flecos, o más pequeños en su versión con cuernos de ciervo, carteras de mano o cinturones desafiantes; así como un calzado variado que exploró los tacones, las botas de montar hasta la rodilla o los zuecos y mocasines. Asimismo, la firma colaboró con la sevillana Tolentino para crear sus sombreros de estilo napoleónico con plumas infinitas, auténticas piezas de artesanía.

Si bien en la última presentacion del Hotel Palomo en Madrid, la participación de la actriz Rossy de Palma en el show acaparó gran parte de los flashes, en esta ocasión lo hizo su ultimo diseño. Un look de larga capa blanca bordada y plumas que lució el catalán Pol Roig, pareja e inspiración del diseñador, haciendo las veces del traje de novia que cierra los desfiles de Alta Costura.

El diseñador, que será el responsable de cerrar la Mercedes Benz Fashion Week el próximo 28 de enero, se sacudía los nervios entre bambalinas, una vez concluido el desfile. Aún resonaban los aplausos de la sala en las paredes vestidas de bosque para la puesta de gala de la firma cuando Alejandro Gomez Palomo recogía las felicitaciones de los asistentes. ¿El próximo reto? “Aún no lo sé”, confesaba, “lo tengo que pensar mañana”. Y es que no debe ser fácil creerse que, tras Miley Cyrus y Beyoncé, Palomo también ha conquistado París.

Copyright © 2019 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Moda - Prêt-à-porterDesfiles
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER