×
195
Fashion Jobs
keyboard_arrow_left
keyboard_arrow_right

Kering Eyewear se aproxima a los 500 millones de euros en ventas en solo 5 años

Traducido por
Hernández Moya Sebastián
Publicado el
today 7 oct. 2019
Tiempo de lectura
access_time 6 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

"No, no estamos interesados en Safilo", dijo el director ejecutivo de Kering Eyewear, Roberto Vedovotto, para negar rotundamente los rumores de que el grupo de lujo francés tiene intenciones de hacerse con la compañía italiana de gafas controlada por el fondo holandés Hal. "Nos hemos salido del modelo comercial de las licencias y no tenemos la intención de regresar", afirmó el jueves durante una reunión con medios seleccionados, a la que asistió FashionNetwork.com. El grupo también ha anunciado la renovación de su contrato de producción con Safilo para Gucci, que finalizaba a finales de 2020 y se ha extendido por tres años más, hasta finales de 2023.


El nuevo centro logístico de Kering Eyewear, construido en 2018 en Vescovana, Véneto - Kering Eyewear

 
"Hemos revolucionado el mercado al abandonar la estrategia de las licencias e interiorizar la producción de gafas. No pensamos dar marcha atrás. No nos interesa tener fábricas. Preferimos mantener nuestra flexibilidad contactando a diferentes proveedores. Recibimos muchas solicitudes para administrar colecciones con licencia. Pero queremos centrarnos únicamente en las marcas de nuestros accionistas", señaló el fundador y verdadera alma de esta "start-up”.

En solo tres años tras su lanzamiento, la empresa ya se había vuelto rentable y, para 2018, alcanzó una facturación de 495 millones de euros, con un aumento del 45 % en comparación con 2017, mientras que solo en el primer semestre de 2019 sus ventas han sido de 320,8 millones de euros. "Actualmente somos el segundo grupo en la industria de gafas de lujo después de Luxottica", manifestó Roberto Vedovotto.

Kering Eyewear se estableció desde un comienzo en el corazón del distrito italiano de las gafas, en la región de Venecia, estableciendo su sede y estudio creativo en Villa Zaguri, una mansión histórica en las afueras de Padua. "Cuando llegamos aquí en octubre de 2014, no había nada, ni mesas, ni sillas. Éramos cuatro personas", recordó Vedovotto, quien explica lo difícil que fue "luchar contra el escepticismo general.

"Nadie creía en nosotros, excepto François-Henri Pinault, quien junto con su grupo Kering ha invertido mucho en el proyecto", resaltó.

Hoy Kering Eyewear es propiedad mayoritaria de Kering (63 %). Los gerentes del comité ejecutivo cuentan con una participación minoritaria (7 %), mientras que en marzo de 2017, Richemont compró una participación del 30 %. En esa ocasión, la Manufacture Cartier Lunettes de Sucy-en-Brie, Francia, se sumó a Kering Eyewear convirtiéndose en su fábrica dedicada a las gafas de "joyería", a la vez que la empresa empezó a gestionar las colecciones de gafas Cartier, y después las de Alaïa y Montblanc, otras dos marcas del grupo de lujo suizo.

La compañía también cuenta en su cartera con las 10 marcas de Kering (Gucci, Saint Laurent, Balenciaga, Bottega Veneta, Alexander McQueen, MCQ, Courrèges, Brioni, Boucheron y Pomellato), además de Puma y Stella McCartney, que no hacen parte del segmento de lujo del grupo, pero cuyos segmentos de gafas siguen estando en manos de Kering Eyewear. Gucci lidera las ventas del segmento, seguida por Cartier.

En la actualidad, la empresa emplea a cerca de 1300 personas entre su sede en Padua, su sede principal en Milán, enfocada en las comunicaciones, ventas y marketing, y sus diseñadores internacionales con sede en Londres, Hong Kong y Seúl. La compañía también cuenta con una extensa red de distribución con la que llega a más de 16 000 clientes y 30 000 puntos de venta en aproximadamente 100 países.

La producción ha sido confiada a 40 socios subcontratistas, 65 % de los cuales se encuentra en Italia, como máximo a una hora de la sede de Padua, mientras que el resto está en Japón, China y Francia.


Uno de los proyectos creativos de la empresa - Kering Eyewear


La logística, que antes era administrada por los centros regionales, se ha interiorizado y centralizado completamente no lejos de la sede de Padua, en Vescovana. Para esto, el año pasado se ha construido un enorme almacén de 15 000 metros cuadrados, con la posibilidad de construir otros 7500, con capacidad para 5 millones de unidades, desde donde se expiden 35 000 piezas diariamente. El control de calidad también se lleva a cabo en las instalaciones. La estructura permite "controlar todo el proceso, con un estándar de calidad más alto, ser más rápidos y más flexibles, y ofrecer más servicios con entregas personalizadas", explicaron los líderes de esta plataforma logística.

Una de las principales fortalezas de Kering Eyewear radica en su fuerza laboral, con un equipo extremadamente motivado y comprometido, pero también y sobre todo en el estudio creativo y el centro de creación de prototipos en Padua, en los que trabajan 48 personas bajo el liderazgo de Nadia Rossi, directora de desarrollo de productos, y los directores creativos Massimo Zuccarelli y Nicola Bonaventura. De hecho, los equipos están cada vez más integrados en el proceso de creación de las marcas, lo que permite que cada temporada se creen colecciones de gafas totalmente en línea con la visión estética de las marcas, con una oferta más rica y relevante. Esta estrecha colaboración entre el estudio, la comercialización y las campañas publicitarias también permite una mejor coordinación, especialmente en vista de los desfiles.

"Es esta conexión la que marca la diferencia. Somos parte de la misma familia, con los mismos objetivos. Entonces, la motivación es mucho más fuerte. Esta es una lógica totalmente diferente en comparación con el modelo de licencias", sostuvieron los ejecutivos de Kering Eyewear.

"Nuestras gafas reflejan exactamente el espíritu de la colección de ropa de la marcas y responden a las necesidades reales del mercado, ya que también ofrecemos una amplia gama de precios", añadieron.

"El diseño está en el centro de nuestra estructura. Este modelo es innovador porque es completamente interno, lo que significa una relación completamente diferente con las marcas, como si fuéramos colegas, actuando con un mismo objetivo. Por ejemplo, tenemos un diseñador en Roma para seguir directamente a Gucci, otro en París para Saint Laurent, diseñadores en Asia para ofrecer productos adaptados a estos mercados, etc.", señaló Vedovotto.

Esta proximidad ha permitido que la empresa reduzca significativamente el tiempo de fabricación hasta unas 10 semanas entre las primeras sesiones informativas y la salida al mercado, frente a unas 20 en el pasado.

"La proximidad a las marcas también nos ha permitido tener una mejor colaboración en la comunicación, el frente digital y el marketing. Además, una de las otras ventajas de este nuevo modelo de negocio es que ya no dependemos de un contrato a plazo fijo. Ya no estamos a merced de un cambio repentino por parte de las marcas, como es común en el sistema de licencias", detalló el gerente.


Roberto Vedovotto - Kering Eyewear


Kering Eyewear también ha rediseñado por completo la red de distribución, que ha simplificado con una selección de distribuidores más selectiva y segmentada que ofrece a sus clientes asociados, en función de su posicionamiento, diferentes partes de las colecciones y los materiales y herramientas de marketing apropiados.

"El resultado de esta estrategia es que nuestros productos se venden en mejores tiendas, que se han vuelto mucho más rentables. Hemos reducido el número de tiendas en un 30 %. El canal de ópticas sigue siendo el más grande, seguido de tiendas multimarca, boutiques y grandes almacenes", mencionó Vedovotto. Al ser administradas directamente, las colecciones de gafas del grupo Kering registran fuertes crecimientos en las ventas.

Los mercados de Kering Eyewear están bastante equilibrados. Su principal mercado es Europa (40-45 % de las ventas totales), seguido de Estados Unidos (30-35 %) y Asia. Las ventas se dividen entre un 70 % de gafas de sol y un 30 % de gafas oftálmicas. Las mujeres representan el 55 % de los clientes finales.

Desde el punto de vista del desarrollo sostenible, la empresa está trabajando, entre otras cosas, en los empaques. De igual forma, en 2017 se asoció a la empresa italiana Bio-on, especializada en el sector de los plásticos ecológicos, para crear nuevos materiales plásticos innovadores y biodegradables. Por último, está trabajando en un proyecto relacionado con la cadena de bloques que permitirá a todos sus proveedores hacer que cada producto sea rastreable, así como los materiales que los componen, a lo largo de toda la cadena de producción.

Copyright © 2019 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.