×
219
Fashion Jobs
Traducido por
Ana Ibáñez
Publicado el
25 oct. 2022
Tiempo de lectura
6 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Jonathan Siboni (Luxurynsight): "Con la política Cero Covid en China muchos directivos se fueron"

Traducido por
Ana Ibáñez
Publicado el
25 oct. 2022

Los últimos resultados financieros de los grupos de lujo lo confirman. Desde hace meses, China, que ha permitido el repunte de las empresas, ha sufrido una desaceleración. Si bien es cierto que la política de Cero Covid ha bloqueado algunas ciudades y regiones importantes, la incertidumbre se debe principalmente a la espera del Congreso del Partido Comunista, que concluyó el 22 de octubre. Tras la reelección de Xi Jinping, y la recomposición del Comité del Buró del partido, se definirán de nuevo las líneas de política económica nacional e internacional. Aunque los clientes chinos han impulsado el negocio de los gigantes del lujo durante los últimos trimestres, los próximos pasos se observarán inevitablemente con gran atención. Jonathan Siboni, experto en lujo y distribución en China, que trabaja en este país para muchas marcas de lujo, moda y belleza mediante su empresa Luxurynsight y que lleva dos años desplegando la marca china Miniso en Europa, aporta su visión experta sobre la transformación de estas actividades en el país asiático.


Jonathan Siboni, CEO de Luxurynsight - Luxurynsight


FashionNetwork.com: En sus resultados financieros, los grandes grupos han mostrado una desaceleración de su actividad en China durante los últimos meses. ¿Es culpa del coronavirus?

Jonathan Siboni (Luxurynsight) China aplica una política de Cero Covid. La conclusión es sencilla: tienen que hacer frente a un riesgo permanente en un territorio 2,5 veces mayor que el de los 27 países europeos, y con una población 2,5 veces mayor. Ante semejante reto, decidieron cerrar. Esto funcionó bien durante dos años, y fue China la que permitió la recuperación del sector del lujo. La mayor preocupación a la que las autoridades han tenido que hacer frente en las últimas oleadas está quizá más relacionada con una organización muy jerarquizada y con un respeto absoluto por el orden, y el orden jerárquico. Es un poder de lo múltiple. Cuando todo va bien, los resultados son increíbles. Cuando la situación se complica, todo corre el riesgo de bloquearse, sobre todo la economía.

FNW:  También establece el vínculo con el contexto político local.

JS: Sí, porque además del Covid-19, China ya tenía sus propios retos. En concreto, este vigésimo congreso del Partido Comunista. Era una elección muy importante para el futuro del país y, por tanto, del mundo. El partido cuenta con 80 millones de afiliados, un número que supera a la población de Francia. Hay visiones diferentes que chocan y generan tensiones políticas.
 
FNW: ¿Pero la espera del congreso ha congelado la actividad?

JS: Lo que hay que entender es que la política y la economía están intrínsecamente relacionadas en China. Uno no puede triunfar solo en China, si es que lo hace en otros lugares. Los grandes empresarios participan en la política para contribuir a una mejor convivencia global. Los dos mayores grupos minoristas del país, Wangfujing y Bailian, con casi 100 grandes almacenes entre ambos, son empresas estatales. Mientras hubo incertidumbre sobre las elecciones y los posibles cambios de líderes, todo quedó en suspenso. "Primero tenemos que fortalecernos y cuidarnos". La tendencia era resolver la situación de forma interna antes de buscar la solución en el exterior. Se trataba de cambiar las herramientas de regulación, trabajar en cuestiones de monopolio, en internet y en otros aspectos, una gran tarea de transformación. Desde hace 10 años, el motor económico intenta hacer la transición del sector inmobiliario y las exportaciones al consumo interno. Estamos viviendo un cambio de modelo, y una revolución en la venta minorista, que está afectando al sector del lujo. Un lujo que antes se adquiría fuera de China llega ahora a las 120 ciudades de un millón de habitantes, con conceptos superinnovadores como Luxemporium. En pocos años, los centros comerciales han transformado las grandes ciudades.
 
FNW: Sin embargo, cree que los grupos occidentales se enfrentan a un gran reto en China. ¿Por qué?

JS: En primer lugar porque aunque la cuota del mercado chino ha pasado del 10 al 22 % de la actividad de los grupos de lujo en 2 años, el consumo de los clientes chinos a nivel mundial no ha recuperado los niveles de antes de la crisis. En segundo lugar, porque la situación ha tenido un impacto significativo sobre los extranjeros que residen en China. Antes de la crisis, había más de 20 000 franceses viviendo en Shanghái, pero actualmente la cifra no alcanza los 4000. La China de 2022 me recuerda mucho a la China de 2002, cuando apenas había extranjeros y los negocios eran muy locales.

El resultado es que, con menos equipos internacionales in situ, hay mucho menos control del negocio a nivel de grupo. Los grupos ya no controlan tanto la actividad y la distribución. La política Cero Covid, fue muy dura para los equipos, y muchos directivos se fueron. Donde antes había una veintena de europeos en la filial, ahora solo queda el director general, que probablemente acabe marchándose este año. Al pasar a una gestión remota, la persona local queda abandonada a su suerte y tiene que hacer muchos informes. Quedan los últimos mohicanos, pero también nuevas generaciones de directivos ambiciosos que aceptan este reto. Antes, dirigir un negocio en EE.UU. era un requisito previo para convertirse en director de un gran grupo. Muchos apuestan porque dentro de unos 10 años tendrán que haber dirigido un negocio en China. ¡Son aventureros!

FNW: ¿No es sorprendente que se pierda la conexión con los equipos sobre el terreno en China?

JS: El mejor momento para arreglar el tejado es cuando hace buen tiempo. Antes de la pandemia, pensábamos que teníamos que establecer vínculos comerciales más fuertes con China y no depender únicamente de los turistas que venían a París. Durante la pandemia de coronavirus, todo el mundo sentía que algo tenía que cambiar, pero en realidad no cambió mucho. La resiliencia del sector del lujo es extraordinaria. Pero dos años después, aunque se han acelerado ciertos cambios (digital, sostenibilidad, etc.), los grupos suelen hacer el mismo trabajo con los mismos organigramas. Desde hace 10 años, cada vez hay más jóvenes que acuden al lujo. Ha habido mucha inspiración para obtener estos resultados, pero poca transformación real.

El lujo fue creado por grandes visionarios, personalidades increíbles como Jean-Louis Dumas o Yves Carcelle. Salieron al campo y recogieron información sobre el terreno. Había una relación muy directa con los equipos y los mercados. Los directores de las marcas de lujo viajaban todo el tiempo. Pero se vivió un gran crecimiento en la industria junto con la aceleración del ritmo de producción y el ritmo de lanzamiento de productos. En su época, el mundo estaba "centrado en las marcas". Después se centró en el cliente y eso, naturalmente, acabó repercutiendo, e inspirando, al lujo. Crecí en un mundo en el que nos enseñaron que no había nuevos jugadores en el sector del lujo. Hoy en día, las nuevas marcas impulsadas por los datos están cambiando el juego. Como Kylie Cosmetics, o Florasis (HuaXiZi) en cosmética. Si las marcas más grandes han tendido a ampliar la brecha en los últimos años, es en parte porque utilizan cada vez más herramientas basadas en datos para seguir dominando los mercados y obtener grandes resultados. Son activos que se utilizarán cada vez más para mantenerse en la cima en 2035.
 

Copyright © 2022 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.