×
200
Fashion Jobs
keyboard_arrow_left
keyboard_arrow_right

Elegida por primera vez una mujer para dirigir una gran asociación de indumentaria en Bangladesh

Por
Reuters
Traducido por
Diana León Banda
Publicado el
today 10 abr. 2019
Tiempo de lectura
access_time 3 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

La primera mujer en ser elegida a la cabeza de una de las asociaciones más grandes de prendas de vestir en Bangladesh dijo este martes que impulsará el liderazgo femenino teniendo en cuenta que la mayoría de los trabajadores en las fábricas son mujeres, en medio de preocupaciones sobre la seguridad.


Rubana Huq es directora general del grupo Mohammadi


Rubana Huq, de 55 años, es la directora general de Mohammadi Group, propietario de fábricas que proveen a marcas como H&M y Primark en Bangladesh, el segundo país exportador de ropa en el mundo y que emplea a cuatro millones de personas.

“Creo que en una industria en la que más del 80 % de los trabajadores son mujeres, ellas deberían tener una mayor oportunidad de expresar sus intereses”, afirmó Huq, la nueva presidenta de la Asociación de Manufactureros y Exportadores de Indumentaria de Bangladesh.

“Hoy en día, la fuerza de trabajo proviene en su gran mayoría de las mujeres, pero las personas en los niveles gerenciales son mayoritariamente hombres. Eso necesita cambiar”, agregó.
 
En las 4500 fábricas de Bangladesh, las mujeres han tenido tradicionalmente que negociar con los gerentes hombres sus salarios, la seguridad en el lugar de trabajo y el respeto, un factor que Huq quiere cambiar.

Su elección llega en un momento en que la Corte Suprema de Bangladesh está deliberando si cerrar un mecanismo de inspección de fábricas que fue establecido por las marcas europeas de moda después del colapso del Rana Plaza en 2013, donde fallecieron 1100 personas.

Huq ha señalado que los manufactureros necesitan la fuerza de sus propios mecanismos de monitoreo para ayudar al Gobierno a hacerse cargo del Acuerdo de Bangladesh, firmado por unas 200 grandes marcas.

La magnate textil, que fue elegida sin que haya oposiciones, dijo que su decisión de representar a manufactureros y exportadores fue una extensión natural de su carrera de dos décadas en la industria, donde ella es una de las pocas altas ejecutivas.

“Como mujer, siempre hay una dificultad y una mentalidad que cambiar”, declaró a la Fundación Thomson Reuters de Dhaka.

“Pero ahora estoy aquí, siendo mujer creo que mi actitud hacia los retos que enfrentan las mujeres trabajadoras será diferente y más empática”, enfatizó.

Huq indicó que planea educar a las trabajadoras para que aseguren sus futuros e intensificar su presencia en los niveles gerenciales intermedios en las fábricas.

“Me gustaría tener un programa de liderazgo basado en el género que asegure que más mujeres son empoderadas para asumir esos roles”, manifestó Huq, quien es además una reconocida poeta y columnista.

Ella ha desestimado las acusaciones de abuso laboral en la industria como “prácticas negativas isoladas”.

“El hecho de que 80 % de nuestras mujeres son libres de trabajar y contribuyen a la economía es un relato mucho más amplio”, aseveró.


Un poco de escepticismo

Los activistas por los derechos laborales dijeron que si bien Huq había roto el techo de cristal para las mujeres, su lealtad como jefa del grupo Mohammadi era más para las empresas que para los trabajadores.

"Su elección es buena, pero no estoy segura de cuánto impacto tendrá en una organización que aún está dominada por hombres", aseguró Nazma Akter, extrabajadora infantil y fundadora de la Fundación Awaj, que hace campaña por los derechos laborales.

"Me gustaría que ella viera las cuestiones de salarios dignos, la salud de los trabajadores, los beneficios de maternidad y la violencia en las fábricas", concluyó.

© Thomson Reuters 2019 All rights reserved.