El jefe de Gucci describe el “suéter de cara negra” como una experiencia de aprendizaje

Marco Bizzarri, jefe de Gucci, reconoció este miércoles que el “suéter de cara negra” de la firma fue un error. La marca italiana de moda fue presionada en febrero pasado para sacar de circulación el pasamontañas con cuello de tortuga con grandes labios rojos, con un costo de 900 dólares, después de causar una espiral de protesta fuera de control en las redes sociales.


La modelo Naomi Campbell en la conferencia de lujo de Condé Nast

La modelo Naomi Campbell fue una de las personas sorprendidas por la controversia, pero este miércoles apoyó públicamente a Gucci después de que la marca manifestar que aprendió una lección tras este desafortunado incidente.
 
Gucci se vio envuelto en un desastre de relaciones públicas después de publicar fotos del suéter cuello de tortuga, que muchos en las redes sociales lo asociaron con “las caras negras” del pasado, cuando las personas blancas imitaban los atributos físicos de las personas negras con traje o maquillaje, un acto que se percibe como una expresión de racismo.

"Fue un error…. Y para mí ha sido una gran experiencia de aprendizaje", dijo Bizzarri este miércoles en la conferencia de lujo de Conde Nast en Ciudad del Cabo, en Sudáfrica.
 
“Era algo que no esperábamos. Mucha gente en la compañía no vio que pudiera interpretarse como una cara negra", explicó.

Bizzarri dijo que le tomó varios días entender de qué se trataba todo esto. "En unas pocas horas, estaba en todas partes en las redes sociales y en dos periódicos, y nos preguntaban por qué Gucci no reaccionaba a ello”, aseguró.


Una captura de pantalla del suéter ofensivo

Gucci finalmente se disculpó y dijo que el artículo había sido retirado de todas sus tiendas físicas y en línea.

"La diversidad es parte de lo que hacemos", agregó Bizzarri. "Para Alessandro (Michele, el diseñador de Gucci), es parte de su vida", enfatizó.

"Fue un error y no me gustó el extremo de a dónde fue y lo que la gente estaba haciendo con el artículo", dijo Campbell en la conferencia. Ella acababa de volar a Ciudad del Cabo desde Nueva York para abordar públicamente el problema con Bizzarri, en lo que parecía ser un movimiento de relaciones públicas bien orquestado para ayudar a Gucci a poner fin al problema.

Campbell afirmó que estaba contenta de escuchar que la controversia había llevado a Gucci a intensificar las iniciativas para respaldar la moda africana y promover la inclusión. La marca ha anunciado recientemente un programa de patrocinio para jóvenes diseñadores africanos en cuatro ciudades africanas: Ciudad del Cabo; Nairobi, en Kenia; Lagos, en Nigeria y Accra, en Ghana.

Gucci es una de las muchas marcas de moda que ahora están haciendo todo lo posible para promover públicamente la diversidad y la inclusión después de publicar artículos o campañas publicitarias que se percibían como culturalmente insensibles. Prada también sufrió un desastre similar en relaciones públicas el año pasado después de vender una baratija similar a un mono. El director del cine Spike Lee llamó a un boicot contra Prada y Gucci en reacción a los hechos. Dolce & Gabbana también recibió una buena cantidad de críticas por los videos que muestran a las mujeres chinas como incapaces de comer comida italiana con palillos. El último incidente abrió un agujero significativo en los ingresos de la marca italiana, ya que muchos retailers chinos dejaron de representar a Dolce&Gabbana en respuesta a la indignación pública.

Traducido por Diana León Banda

Copyright © 2019 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Lujo - Prêt-à-porterLujo - ComplementosLujo - OtroIndustria
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER