×
Publicado el
5 nov. 2020
Tiempo de lectura
4 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

El futuro de las fashion weeks, a debate entre sus máximos responsables

Publicado el
5 nov. 2020

Hace tan solo unos meses, pocos habrían imaginado que el formato híbrido podría llegar a multiplicar por 6 el impacto mediático de los desfiles durante las semanas de la moda. Tal y como reflejan los datos del último estudio publicado por Launchmetrics, los resultados positivos aún son posibles en la nueva realidad provocada por la pandemia. Es cuestión de adaptación y rápida capacidad de reacción para sacar lo máximo del contexto. Una necesidad más que conocida por los máximos representantes de las 4 grandes semanas de la moda: Pascal Morand, presidente ejecutivo de la Fédération de la Haute Couture et de la Mode; Steven Kolb, consejero delegado del CFDA; Carlo Capasa, presidente de la Camera Nazionale della Moda Italiana y Caroline Rush, CEO del British Fashion Council, a los que Launchmetrics ha dado cita en la celebración de su primer "summit" digital.


Los responsables de las principales fashion weeks participan en la conversación organizada por Launchmetrics - DR



"La fashion week es un terreno fantástico para la innovación. En el último año, hemos experimentado una increíble aceleración sobre aspectos que normalmente habrían llevado 10 años", se felicita Pascal Morand sobre el reciente impulso de la digitalización de la Semana de la Moda de París como respuesta al contexto provocado por la pandemia. Una idea que comparte su homólogo italiano, Carlo Capasa. "Ha sido un maravilloso experimento con el que que tenemos que seguir trabajando en el futuro. Ha dado la oportunidad de que la gente común tenga acceso a los desfiles de moda, nos estamos abriendo a la democratización", asegura el presidente de la Camera Nazionale della Moda Italiana, pese al sentimiento agridulce de que "la moda está hecha para tocar y sentir y aún resulta difícil mezclar físico y digital".

Opiniones sobre los nuevos formatos que se unen a la visión optimista de Caroline Rush. "Este periodo está dando lugar a una mayor libertad y una apertura de la creatividad", responde la consejera delegada del British Fashion Council a la periodista de moda Jessica Michault, encargada de moderar la conversación. Y añade, comparando con los formatos físicos precedentes: "Las fashion weeks digitales dan a las marcas mayor libertad creativa. Los negocios más pequeños se están concentrando en cómo orientarse en la construcción de un negocio directo al consumidor (D2C) y en la idea de mayor inclusividad y sostenibilidad en la industria de la moda. Espero que estas influencias permanezcan".

Por su parte, el consejero delegado del CFDA, Steven Kolb, también se muestra satisfecho de los primeros pasos de la Semana de la Moda de Nueva York en la era de los shows híbridos. "Sabíamos que la temporada sería todo un reto y que necesitaría que tomáramos decisiones en tiempo real", afirma el responsable, citando las reacciones positivas de público y profesionales del sector. Pese a que, al final, las marcas "tienen que hacer lo que sea mejor para ellas", Kolb defiende el papel de las semanas de la moda.

Flexibilidad, creatividad e innovación, claves para el futuro



"Son una narrativa en sí misma, con un propio mensaje cultural. Son el punto de encuentro para los profesionales e impulsan los negocios del sector y la economía de las ciudades", afirma, defendiendo que las semanas de la moda seguirán ahí, aunque al paralelamente se abra la puerta a las marcas a presentar en otro momento. "Evidentemente, hay un reto en el presupuesto. No es lo mismo una marca del grupo LVMH que un creador americano independiente", reconoce el CEO, concluyendo que "la cuestión es cómo mantener el marco de la fashion week aportando flexibilidad a los diferentes actores".

Para los responsables de los eventos, esta adaptación puede pasar por las presentaciones mixtas, como en Nueva York ya hicieron en su día Ralph Lauren o Michael Kors. Un formato que, para Steven Kolb, puede permitir "contar la historia global de la marca". Por su parte, Carlo Capasa defiende que "Italia cuenta con potente industria de la moda masculina que necesita que los desfiles se realicen en otro momento", además de marcas que presentan colecciones tanto para hombre como para mujer a las que "no resulta posible producir las dos al mismo tiempo". Un horizonte complejo y de necesidades específicas ante el que el presidente de la CNMI quiere "ser flexible, manteniendo temporadas separadas, pero dando la posibilidad de que las marcas se organicen", presentando colecciones femeninas durante la semana masculina o apostando por propuestas "genderless", por ejemplo.

Así, si los factores externos no lo impiden, la fashion week milanesa será fiel a sus citas de enero y febrero por separado. Un compromiso que Pascal Morand también mantiene para sus semanas dedicadas al menswear, womenswear y la Alta Costura, que volverán a celebrarse en formato híbrido. "Las presentaciones digitales nunca reemplazarán a los desfiles físicos, pero estamos en el principio de un proceso en el que la digitalización ha ampliado la creatividad y las artes visuales", comenta el presidente ejecutivo francés, subrayando la importancia de establecer colaboraciones y plantear una plataforma de vídeo con un magazine propio que funcione como algo "divertido, útil para los profesionales y vinculado a las marcas". Sobre la transición que implican estas iniciativas, para Pascal Morand el cambio ya está en marcha. "Continuaremos innovando y no volveremos al pasado", concluye.

Copyright © 2020 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.