×
195
Fashion Jobs
keyboard_arrow_left
keyboard_arrow_right

El "Fashion Pact" presenta sus 16 objetivos en torno al desarrollo sostenible

Traducido por
Hernández Moya Sebastián
Publicado el
today 28 ago. 2019
Tiempo de lectura
access_time 6 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Las 32 empresas signatarias del “Fashion Pact”, presentado el 26 de agosto en Biarritz ante los líderes del G7, han establecido los 16 objetivos de la iniciativa. Según sus diferentes criterios, esta lista vuelve a resaltar el impacto ambiental de una industria que, incluso si ha sido señalada erróneamente como la segunda más contaminante del mundo, no deja de ser un actor importante en la destrucción del medioambiente.


Shutterstock


El "Fashion Pact", que podría sumar nuevos objetivos a futuro, se divide en tres conjuntos de compromisos, que se relacionan respectivamente con la preservación del clima, la biodiversidad y los océanos, y alrededor de los cuales se unen empresas como Kering, Inditex, H&M, Nike, Chanel y muchas otras.

Por lo tanto, en el frente climático, el pacto pretende establecer objetivos que tengan una base científica y sean compatibles con el Acuerdo de París, cuyo objetivo es limitar el calentamiento global a 1,5 °C. En este contexto, la misión principal del Pacto es apoyar la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (Cmnucc).

El segundo capítulo es, después de tomar "todas las medidas posibles para reducir y evitar las emisiones de carbono", compensar las emisiones de los signatarios a través de programas verificables (Redd+ se da como ejemplo), con miras a lograr cero emisiones netas para 2050. Luego viene el deseo de recurrir a suministros de materias primas sostenibles. Finalmente, el "Fashion Pact" pretende alcanzar un 100 % de energía renovable en las operaciones de los signatarios para 2030, y en el proceso alentar el uso de energías renovables en toda la cadena de suministro.


La biodiversidad y los océanos bajo la lupa

Del lado de la biodiversidad, el pacto establece seis objetivos. Comenzando con la adopción de enfoques regenerativos de la agricultura para restaurar suelos y campos, y optimizar la biodiversidad de las granjas. Esta medida se enfoca en particular en el algodón, mientras que la siguiente se enfoca en la industria del cuero, a través de la eliminación del abastecimiento de las granjas que utilizan la cría intensiva por engorde, a favor de las granjas que favorecen el pastoreo natural. El tercer objetivo es fomentar el desarrollo de materiales y procesos innovadores que no tengan impacto en los animales y el ecosistema. También se brindará apoyo a las acciones en torno a la cadena de suministro para restaurar el ecosistema y proteger especies clave. El punto final es enfocarse en prácticas respetuosas con la vida silvestre en la agricultura, la silvicultura y la minería.

Finalmente, con respecto a los océanos, nuevamente se detallan seis temas. El primero es eliminar para 2030 los plásticos de un solo uso en la industria de la moda. El pacto también quiere apoyar la innovación en términos de materiales para limitar la propagación de microfibras plásticas provenientes del lavado de prendas sintéticas. Paralelamente, los signatarios quieren privilegiar un suministro proveniente de producciones mineras y agrícolas que no contaminen los ríos. El cuarto objetivo es educar a los consumidores en términos del mantenimiento de la ropa, para limitar la liberación de microplásticos. También se brindará apoyo para la investigación de tecnologías que limiten la contaminación de los ríos a lo largo de la cadena de producción. Finalmente, el pacto pretende apoyar la implementación de pautas basadas en las mejores prácticas para controlar la liberación de gránulos de plástico, materia prima de las fibras de plástico y los envases.


La realidad de una industria contaminante

La moda no es la segunda industria más contaminante del mundo. Como señaló el New York Times en diciembre de 2018, esta afirmación ampliamente publicada surgió en Copenhague durante la Global Fashion Agenda (Agenda Global de la Moda) sobre la base de un informe de Deloitte de 2012, que ya no se encuentra disponible. No obstante, es innegable que la industria de la confección es uno de los principales contribuyentes a la contaminación del aire y el agua. El "Fashion Pact", en su documentación, deja en claro esta triste realidad de esta industria global.

El pacto concluye que el sector es responsable de al menos un 20 % de las emisiones de aguas residuales y del 10 % de las emisiones de carbono (cifras de la Comisión Económica de las Naciones Unidas para Europa). La producción de algodón, por su parte, es responsable del 22,5 % del uso global de pesticidas, mientras que el teñido y el tratamiento de los textiles generan del 17 % al 20 % de la contaminación de agua de origen industrial (según la UICN, Unión internacional para la conservación de la naturaleza).

En el frente climático, la industria de la moda emite 1200 millones de toneladas de gases de efecto invernadero cada año y estas emisiones podrían aumentar drásticamente en un 60 % para 2030 si el sector no cambia su funcionamiento, según la Fundación Ellen MacArthur (2017). Finalmente, del lado de los océanos, la moda juega un papel clave en la contaminación con microplásticos, ya que unas 500 000 toneladas de microfibras resultantes de los ciclos de lavado terminan cada año en los océanos.


Cada año, alrededor de 500000 toneladas de microfibras provenientes del lavado de textiles terminan en los océanos - Shutterstock


El "Fashion Pact" también menciona otros datos coyunturales para resaltar la urgencia de actuar. Se recuerda que el 60 % de las especies animales y las funcionalidades de nuestro ecosistema ya han desaparecido. También ha desaparecido no menos del 90 % de los peces grandes, mientras que la supervivencia de los arrecifes de coral y los caladeros no está asegurada. Hacia el final del documento, se afirma que quedan 11 años para detener el cambio climático antes de que sea irreversible.

Un pacto con iniciativa francesa

El "Fashion Pact" se forjó a pedido del presidente francés Emmanuel Macron, quien confió el diseño inicial a François-Henri Pinault, líder del gigante del lujo Kering. El esquema está en línea con la cumbre One Planet Summit, lanzada en 2017 por Francia después de que Estados Unidos anunciara su retiro del Acuerdo de París. Según funcionarios del Gobierno francés, la industria de la moda solo ha llegado recientemente a los radares del Ministerio de Transición Ecológica.

"Este es un campo industrial del que el ministerio sabía muy poco hasta entonces; habíamos definido muy poco los impactos ambientales", dijo Baptiste Perrission-Fabert, director del gabinete de Brune Poirson, Secretario de Estado del Ministro de la Transición Ecológica y Solidaria.

"Pero es una industria que opera con objetos cotidianos, en la encrucijada de los desafíos en términos de clima, biodiversidad y protección de los océanos, lo que inmediatamente presenta una buena ilustración de las metas de la One Planet Summit", añadió.

Uno de los principales desafíos presentados por la Presidencia francesa a este pacto es, en última instancia, "poner un poco de orden en las iniciativas dispersas" que ya existen en el sector. El documento proporcionado a la prensa cita varias de ellas: Apparel Impact Institute, C&A Foundation, Ellen MacArthur Foundation, Fair Fashion Center, Fashion for Good, Sustainable Apparel Coalition, Textile Exchange, CMNUCC, OIT/Better Work y ZDHC Foundation.

Queda por ver qué forma podrían tomar las conversaciones futuras con las iniciativas que, para algunos, dependen de ONG y mecanismos de monitoreo independientes. Mientras que el "Fashion Pact" favorece un enfoque voluntario y declarativo, sin imponer restricciones, lo que inmediatamente provocó cautela y críticas en su contra de parte de organizaciones en la vanguardia de la defensa del medioambiente y la biodiversidad.

Copyright © 2019 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.