×
53
Fashion Jobs
Traducido por
Hernández Moya Sebastián
Publicado el
7 sept. 2020
Tiempo de lectura
4 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Dolce & Gabbana marca el Renacimiento en Florencia con su colección de Alta Moda

Traducido por
Hernández Moya Sebastián
Publicado el
7 sept. 2020

Nostalgia de una era más inocente, en la que Italia emergía de otro gran drama. Ese fue el tema del desfile de Alta Moda de Dolce & Gabbana en la noche del jueves en Florencia, el primer desfile de una colección femenina de una gran casa de modas desde el inicio de la pandemia en la primavera.


Domenico Dolce y Stefano Gabbana - Dolce & Gabbana - Alta Moda – Florencia - Dolce & Gabbana


En concreto, cierta nostalgia por un evento transcurrido en Florencia en 1951, cuando el empresario Giovanni Battista Giorgini organizó la Primera Temporada de Alta Moda Italiana en su villa privada, marcando la primera temporada de prêt-à-porter femenino en Europa. Esta fue la chispa inicial en el desarrollo de la industria de la moda italiana y, de hecho, del resurgimiento de la nación de la oscuridad de la Segunda Guerra Mundial.

Domenico Dolce & Stefano Gabbana llamaron a esta colección Rinascita, o renacimiento, en yuxtaposición deliberada a Renaissance, el título de la colección de ropa masculina a medida de la noche anterior, presentada en el ayuntamiento de Florencia.

En febrero de 1951, esa primera pequeña "temporada", con 10 pequeños diseñadores de moda locales, con nombres como Emilio Pucci, Emilio Schuberth y Sorelle Fontana, atrajo solo a seis compradores, pero fue un evento excepcional que hizo que la prensa internacional y las revistas de moda hablaran de la Moda italiana. Además, así como el astuto Giorgini pidió a los artesanos locales que presentaran sus mejores ideas a los compradores estadounidenses a los que convenció para que fueran a Florencia, esta semana, Dolce & Gabbana, con sede en Milán, logró que unas tres docenas de empresas de pequeños artesanos colaboraran en su glamorosa invasión de Florencia.

El resultado final fue una exhibición constantemente brillante de ímpetu y optimismo italianos, aunque realizados en siluetas retro que recordaba esa época más amable.


Dolce & Gabbana - Alta Moda - Florencia Dolce & Gabbana - Dolce & Gabbana


Mientras caía el crepúsculo sobre la capital del Renacimiento, las primeras modelos desfilaron por las escaleras del jardín de Villa Bardini, que llegan espectacularmente al río Arno. Una impresionante crinolina con una maravillosa ilustración del Duomo, complementada con un collar de rubíes de varios millones de euros y un encantador sombrero en forma de iris, debutó el espectáculo. Todo se llenó de suntuosa elegancia, desde los vestidos de gala de satén con un estampado del Palazzo Vecchio coronado por un tanque de plumas negro azabache que relucía con cristales, hasta un abrigo de seda que fluía con una imagen en acuarela del Ponte Vecchio.

Hacia el final del espectáculo, Domenico y Stefano llevaron su impulso al máximo, con un trío de vestidos de paja gloriosamente dorada, corpiños y chaquetas que recordaban los principios de los años cincuenta con un vestido de ave del paraíso hecho de decenas de plumas de gallo amarillo canario.

Después del espectáculo, los invitados cenaron al aire libre en mesas bellamente dispuestas con magníficos centros de mesa plateados cortesía de Pampaloni, con diseños que datan del siglo XVI. Una cena teñida de dorado, en la que cada plato estaba terminado con pan de oro comestible cortesía de Giusto Manetti, incluido un plato principal de filetto di manzo bañado en oro. Estos fueron dos de los artesanos locales que contribuyeron a los tres días de eventos de Dolce & Gabbana, incluida una sala de exposición de alta joyería, un espectáculo de moda masculina y una degustación de vinos a medida con el productor de vino de mayor calidad de Italia, Antinori.


Dolce & Gabbana - Alta Moda - FlorenciaDolce & Gabbana - Dolce & Gabbana


 “La imagen de la moda hoy en día es muy grande: desfiles gigantes, boutiques enormes y alcance masivo en las redes sociales, pero los artesanos tienen negocios diminutos. Literalmente, cuando los visitas, sus estudios son muy pequeños. ¡Estás cara a cara con ellos tan pronto como entras por la puerta!", dijo riendo entre dientes Domenico Dolce, quien visitó Florencia ocho veces este año para conocer personalmente a cada uno de los artesanos.

Después de caminar hasta el final de la escalera y volver a subir, las modelos posaron ante un enorme conjunto de rosas gigantes y buganvillas carmesí. La atención al detalle fue impecable, ya fuera en un abrigo de encaje semitransparente terminado con lirios amarillos y adornado con armiño o en un vestido de cóctel de tul blanco deslumbrante con pequeños capullos florales hechos a mano.

El dúo salió a saludar al público al son de un dueto de Pavarotti y Joan Sutherland de Libiamo Ne’lieti Calici, y un espectáculo de fuegos artificiales dorados, ante un telón de fondo de la basílica neogótica de Santa Croce, donde están enterrados Miguel Ángel y Galileo.

Una exhibición final de parte de los diseñadores de lo que es Dolce & Gabbana y de su interminable oda de amor a su propio país.

"Eso es lo que hacemos. Nuestra profesión es crear moda italiana. Y eso es lo que la gente espera cuando viene a ver Dolce & Gabbana - Italia”, concluyó Dolce.

Copyright © 2020 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.