Chanel invierte en la curtiduría italiana Samanta

Chanel continúa reforzando su línea de producción. La lujosa casa francesa se ha hecho con una participación en Conceria Samanta, una curtiduría con sede en la Toscana que ha sido su proveedor de pieles impresas y grabadas durante muchos años. El grupo ha confirmado la transacción sin dar detalles sobre el monto de la misma, ni sobre el alcance de su participación.


Pieles realizadas por Conceria Samanta - samanta.com
 
Según el diario Milano Finanza, que reveló la información, Chanel habría adquirido una participación mayoritaria, en un acuerdo logrado tras una negociación que duró un año. La marca prefiere presentar una asociación entre las dos partes, como se destaca en una declaración.

"En un mercado de lujo y una industria del cuero que cambian rápidamente, las dos compañías han decidido colaborar estrechamente para que Samanta pueda continuar desarrollando su oferta única, reconocida por los nombres más importantes de la industria del lujo. Para Chanel, la experiencia y el saber técnico de Samanta son un verdadero valor agregado para la industria del cuero en general. Su experiencia única en el estampado de patrones en pieles complementa la experiencia de nuestros otros socios. Es por esto que el grupo ha buscado apoyar el desarrollo de esta curtiduría".

"Chanel y Conceria Samanta comparten la misma visión del negocio; esta fusión permitirá el desarrollo de sinergias entre los jugadores de la industria del cuero. En línea con la estrategia de Chanel en este tipo de operaciones, Conceria Samanta continuará colaborando con todos sus clientes. Este enfoque de múltiples clientes permite el desarrollo continuo de los conocimientos y las capacidades de innovación de la empresa", dice la marca.

Fundada en la década de 1970 por Attilio Gronchi, quien murió en 2013, la curtiduría ahora es dirigida por sus hijos, Iacopo y Azzurra Gronchi. Ubicada en Ponte a Egola, cerca de San Miniato, en la región de Santa Croce, líder mundial en curtiduría cerca de Pisa, emplea a unas 40 personas y es una referencia para el cuero estampado y en relieve, especialmente en la reproducción de pieles exóticas.

Para finales de 2018, Chanel había anunciado que ya no usaría pieles exóticas para sus colecciones debido a que asegurar un suministro ético se había vuelto demasiado complicado. Esta nueva transacción se da en este contexto, después de que el grupo realizara otras adquisiciones o inversiones en varios actores de su cadena de suministro durante el año pasado, como fue el caso del fabricante de relojes suizo Kenissi y del fabricante finlandés de materiales biodegradables Sulapac, o la compra de otra curtiduría, esta vez española, Colomer.

El gigante de lujo propiedad de los hermanos Wertheimer, que logró en 2018 una facturación de 11 120 millones de dólares (9910 millones de euros), con un aumento del 10,5 % a tipos de cambio constantes, aumentó a más del doble sus inversiones, hasta los 1000 millones de dólares (un alza del 129 %), el año pasado. Con motivo de la publicación de los resultados anuales en junio, el director de Finanzas, Philippe Blondiaux, había indicado que, para el año en curso, Chanel debería continuar sus inversiones "a un ritmo similar al de 2018".

Traducido por Hernández Moya Sebastián

Copyright © 2019 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Lujo - Prêt-à-porterLujo - OtroIndustria
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER