×
225
Fashion Jobs
Traducido por
Ana Ibáñez
Publicado el
9 sept. 2022
Tiempo de lectura
7 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Anna Wintour y el CFDA celebran la Semana de la Moda de Nueva York en la Gracie Mansion con el alcalde Eric Adams

Traducido por
Ana Ibáñez
Publicado el
9 sept. 2022

El alcalde de Nueva York reconoció la importancia de la industria de la moda el jueves por la noche en el arranque de la Fashion Week de Nueva York (NYFW) con un discurso inaugural en la Gracie Mansion. "Ahora mismo, Nueva York es lo más cool que puede ser en con toda esta maravillosa gente del mundo de la moda paseándose en la Gracie Mansion", dijo el alcalde Eric Adams en su residencia oficial.


El alcalde de Nueva York, Eric Adams - Foto: Shutterstock


En efecto, el acto inaugural de la NYFW, organizado por Anna Wintour y el CFDA, atrajo a los diseñadores, personalidades, minoristas, directores ejecutivos y miembros de la prensa más influyentes de Nueva York, que forman parte de la industria de la moda estadounidense.
 
"Son la impronta de lo que somos como ciudad, y no se los puedo agradecer lo suficiente; honran la Gracie Mansion con su presencia", continuó el alcalde deshaciéndose en elogios.

"Ven su negocio como simple moda. Yo veo algo más. Veo ese vestido de boda que diseñaste para esa persona que iniciaba una vida. Veo esa corbata que tú diseñaste con tal perfección que alguien es capaz de bordar una entrevista porque le hace sentirse bien consigo mismo. Lo veo cuando salimos a ver a mujeres que son víctimas de la violencia doméstica para asegurarnos de que tienen ropa con la que vestirse. O cuando vamos a un centro de acogida para personas sin hogar, tenemos personas que no tienen ropa para su día a día y les da vergüenza ir a la escuela porque no tienen una muda. Algunos de vosotros donáis ropa para ellos", opinó.
 
El alcalde se ha ganado la reputación de ser un hombre elegante que ama la moda (asistió al desfile de Michael Kors en febrero) y compartió una anécdota de haber ayudado a un joven a comprar varias corbatas. Es consciente de la importancia de sentirse bien con una buena imagen.
 
También comprende la importancia de los mensajes a través de la ropa y cómo contribuye a ello la creatividad de los diseñadores.

"Cuando quiero hacer hincapié en el fin de la violencia con armas de fuego, un diseñador acude a mí para diseñarme un esmoquin con el lema 'End Gun Violence' (Fin de la violencia con armas de fuego) en la parte de atrás, dibujado sobre toda la red de metro, para transmitir que tenemos que estar seguros en nuestra ciudad", subrayó.


Steven Kolb, director general del CFDA


Después, agradeció a Anna Wintour su incansable defensa de la moda neoyorquina y de la propia ciudad.

"Ninguna persona encarna el espíritu y la energía como Anna, el ángel que viste de Prada", indicó.

"Su amor por esta ciudad es extraordinario. Su dedicación, su compromiso y su forma de hablar de lo que será esta ciudad", añadió.
 
El alcalde Adams también es muy consciente de que la moda es algo serio. "Esta semana, la moda es un gigante que mueve más de 600 millones de dólares en una sola semana. Es el doble de lo que ganaríamos si tuviéramos el Superbowl. Ustedes refuerzan la economía de la ciudad con 100 000 empleos, 100 millones de dólares de ingresos fiscales; reforzáis el carácter, la postura y la posición de esta ciudad; sois el signo de exclamación de NY", sostuvo.

"¡Nueva York ha vuelto! Volvemos al directo; traeremos la energía artística y la diversidad que nos caracteriza. Convertiremos esto en un acontecimiento emblemático cada año que sea alcalde", declaró en medio de un fuerte aplauso.
 
La dedicación de Anna Wintour fue evidente, ya que la dama británica lució con orgullo la medalla que le otorgó la difunta reina Isabel II. Ni siquiera la muerte de la querida monarca durante 70 años pudo apartar a la Sra. Wintour de sus obligaciones como principal animadora de la moda estadounidense.

El reciente objetivo de hacer que la industria sea más equitativa y diversa era evidente. La directora artística de Condé Nast y directora editorial internacional de Vogue señaló que "siempre hay más cosas por hacer, pero si miramos en esta habitación esta noche, creo que está claro que Nueva York tiene una comunidad de la moda muy diversa".
 
Steven Kolb, director general del CFDA, también se mostró bastante satisfecho con la gestión de la nueva administración en el sector de la moda.

"Me encanta que haya abierto la Gracie Mansion. El alcalde Di Blasio lo hizo hace ocho años, pero esto es distinto. Apoyó las iniciativas de fabricación y desarrollo económico; lo vio, lo elevó y colaboró en ello. El alcalde Adams también lo ve, pero también aprecia la creatividad. Entiende la seriedad de la moda, pero también su magia", manifestó mientras los invitados seguían mezclándose por las distintas salas o disfrutando del aire fresco de septiembre en el porche.  


Anna Wintour en los CFDA Fashion Awards de 2019 - Foto: Shutterstock


El diseñador Wes Gordon dio una versión del sueño neoyorquino antes del discurso del alcalde. Contó cómo soñaba con Nueva York cuando era pequeño y vivía en Atlanta, dibujando vestidos entre sus deberes de matemáticas y ahora estar allí presentando al alcalde de Nueva York le parecía algo "surrealista".
 
"Ser diseñador de moda era un sueño y Nueva York un hogar de ensueño.
Es un lugar mágico. Para mí, era la 7ª Avenida, Barney's, Vogue, Saks, Bryant Park, Bergdorf Goodman; una versión cinematográfica de los sueños de un extraño en el mundo de la moda", dijo.
 
Habló de sus inicios humildes, de pedir dinero prestado para empezar un negocio y de desinflar un colchón de aire para tener espacio para diseñar una colección en un pequeño taller, viajando en metro entre el bajo Manhattan y el Garment District en busca de telas, adornos y fabricantes de muestras. Su sueño era convertirse en el próximo "Ralph, Tom o Calvin".
 
Tras hacer una presentación en la Semana de la Moda con muy poco presupuesto durante una tormenta de nieve en la que su catering costó más que cualquiera de sus producciones, Gordon vivió uno de esos "momentos mágicos de la moda".
 
"Fue un éxito, y ocurrió lo imposible; fue un milagro de la moda en Nueva York. Acudió el equipo de Bergdorf, Kirna Zabete y Harrods. Conseguí pedidos suficientes para hacer una segunda temporada", recordó.

"Unas temporadas después, participé en el Vogue Fashion Fund, y fue increíble. Me llevó a hacer un examen de conciencia como diseñador y me empujó a responder preguntas sobre mi trabajo que de otro modo nunca me habría planteado", agregó.
 
Otro momento surrealista fue cuando Anna Wintour y la entonces presidenta del CFDA, Diane Von Furstenberg, visitaron su pequeño taller en persona. "El resto de vecinos del edificio probablemente aún no se hayan recuperado de encontrarse a esos dos iconos en el ascensor", dijo.
 
El nombramiento para suceder a Carolina Herrera, la reina de la elegancia según Gordon (y muchos otros), fue "un sueño hecho realidad, un sueño tan grande que ni siquiera me atrevía a soñar", concluyó, demostrando humildad y gratitud por pertenecer a un grupo de profesionales de la moda con tanto talento.
 
Otros profesionales llenos de talento que estaban presentes en el acto fueron Tommy Hilfiger, Michael Kors, Thom Browne, Tory Burch, Vera Wang, Stan Herman, Andrew Bolton, Victor Glemaud, Karlie Kloss, Aurora James, Emily Ratajkowski, Cynthia Rowley, Rebecca Minkoff, Stacy Bendet, Lauren Santo Domingo, Derek Blasberg, Willy Chavarria, Dee Ocleppo, Bach Mai y Carly Cushnie, entre otros.
 
Enfundado en su característico traje gris de pantalón corto, Thom Browne destacó la importancia de un evento como este.

"Creo que es importante ver el apoyo continuo como parte de la economía y la cultura de la ciudad para que la gente ajena al mundo de la moda vea lo que estamos haciendo. Y lo reconozca como en el resto de las ciudades del mundo", insistió.
 
Tommy Hilfiger, que convierte la moda en un asunto de familia con su esposa Dee Ocleppo y su hija Elizabeth Hilfiger, diseñadora de Foo and Foo, dijo que era estupendo recibir el reconocimiento de los alcaldes de Nueva York, aunque no solía ser mediante una invitación a la Gracie Mansion. Se mostró entusiasmado de cara a la próxima semana.

"Es algo emocionante y lleno de energía, y tiene carácter internacional. No es como antes; está cambiando y evolucionando, pero para nosotros es genial volver a casa", aseguró. El último desfile se celebró en Londres antes de la pandemia.
 
Victor Glemaud también tenía muchas esperanzas puestas en la semana. "Estamos de vuelta y abiertos. Va a ser una Semana de la Moda completa, potente y divertida, como no lo ha sido desde la pandemia". También puso de manifiesto el continuo apoyo de los diseñadores de color a todos los niveles; venta minorista, mayorista, finanzas y marketing. "No puede ser solo una cosa pasajera".
 

Copyright © 2022 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.