×
Traducido por
Hernandez Sebastian
Publicado el
11 mar. 2022
Tiempo de lectura
7 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Amber Valletta lanza una nueva colección con Karl Lagerfeld y explica sus metas como embajadora de sostenibilidad

Traducido por
Hernandez Sebastian
Publicado el
11 mar. 2022

Pocos íconos de la moda han tenido carreras tan impresionantes como Amber Valletta, superestrella de las pasarelas, portada de Vogue, actriz y embajadora de sostenibilidad de Karl Lagerfeld, donde ahora lanza una nueva colección cápsula.


Imagen de la segunda campaña de Valletta para la marca - Foto: Mit freundlicher Genehmigung von Karl Lagerfeld


Esta semana, la casa reveló su segunda colección para Karl Lagerfeld, una cápsula concisa que se suma a los exitosos bolsos de cuero vegano de cactus de su cápsula debut del otoño pasado.
 
Aunque la mitad está hecha en crudo y beige, y no en el amado expresionismo en blanco y negro de Karl, tiene un aire muy Lagerfeld. Como con la elegante y minimalista chaqueta negra de motociclista en cuero vegano de cactus, el clásico blazer negro bien ajustado con falda a juego o la delgada camisa blanca de popelina de algodón. Hasta las camisetas de tirantes blancas o negras hechas de algodón orgánico y lyocell, una forma de rayón de fibra de celulosa.

Después de 16 portadas de Vogue estadounidense, la primera a los 18 años, y apariciones en megadesfiles, a menudo con el mejor look individual para grandes nombres como como Versace, Louis Vuitton, Chanel, Karl Lagerfeld, Prada, Valentino y, quizás lo más espectacular, Helmut Lang, Valletta ha disfrutado de una segunda carrera como actriz.
 
Es una de esas mujeres estadounidenses cuya herencia mixta (italiana, portuguesa, inglesa y cheroqui) produjo una belleza verdaderamente única, bendecida con ojos verdes y mucho ingenio. Desde que era niña en la América rural, Valletta ha tenido una misión: el concepto de que la humanidad debe ser administradora y defensora de nuestro planeta, algo que ella aprendió desde temprano.
 
Nos reunimos con la efervescente Valletta en la casa de la sede mundial de Karl Lagerfeld, la mansión de un antiguo banquero justo en el canal más elegante de la ciudad de Ámsterdam, el Herengracht. Fue un día que comenzó con una presentación de sus más recientes ideas para Karl Lagerfeld x Amber Valletta, donde el director ejecutivo, Pier Paolo Righi, la elogió por impulsar con fuerza nuevas ideas en sostenibilidad, incluso si eso la hacía "dura".
 
Cuando se le preguntó al respecto, más adelante, Valletta respondió: “No sé si soy difícil. Tal vez, pero desafiante en el buen sentido”. Antes de preguntar riendo a Caroline Lebar, la mano derecha de Karl desde hace mucho tiempo: "¿Soy difícil?" A lo que Lebar respondió: “En francés decimos 'exigeant', exigente, pero de una manera justa”.


Foto: cortesía de Karl Lagerfeld - Foto: Mit freundlicher Genehmigung von Karl Lagerfeld


¿Cuándo se convirtió la sostenibilidad en una pasión?
 
“Crecí en la naturaleza. Mis abuelos tenían una granja en Tulsa, Oklahoma, con animales y tierra y un arroyo natural. Entonces, nos decían que saliéramos a jugar todo el tiempo. Mi mamá era soltera, por lo que no podía darse el lujo de tener una niñera. Entonces, era 'salir y jugar'. Entonces, ese fue el primer amor y donde me sentí segura”, recuerda.
 
Mientras aún modelaba, Valletta comenzó a estudiar política medioambiental en la Universidad de Nueva York y fue influenciada por el curso de ecología de Al Gore.
 
“Mi generación son hijos de los boomers, y eran hippies, así que cuando hablo con mis contemporáneos, pensamos de manera similar. ¡Todos somos un poco terrenales!”, dice sonriendo.

“Después de tomarme un tiempo para criar a mi hijo (Auden) y actuar, regresé y quería aportar mis valores a todo lo que estaba haciendo en la moda”, explica Valletta, quien ha vivido en Los Ángeles durante los últimos 20 años, donde ha llevado a cabo su segunda carrera, acumulando papeles en más de 15 películas.
 
Conoció a Karl por primera vez cuando tenía 18 años, antes de alejarse de la moda para actuar y, luego, se reencontraron en un desfile de aniversario de Chanel. Posteriormente, cuando Valletta desarrolló su propia tienda en línea, titulada Master & Muse, para vender moda y accesorios hechos de manera responsable, Lagerfeld fue el primer diseñador al que se acercó.
 
“Eso fue hace unos ocho años. Pero mi socio en ese momento, Yoox, y también Karl Lagerfeld no estaban listos para producir de manera sostenible, incluso si todos estaban en teoría a favor. En ese entonces, la gente no sabía muy bien cómo producir de manera sostenible”, recuerda.
 
Sin embargo, todo cambió cuando la casa de Lagerfeld firmó el Pacto de la Moda, lo que trajo un nuevo ímpetu, que fue cuando el director ejecutivo Righi volvió a ponerse en contacto con Valletta y decidieron actuar. Su primera colección fue una pequeña serie de bolsos K/Kushion, basada en un cojín de la infancia que Karl llevaba consigo cuando viajaba. Amber lo reinventó en cuero vegano de cactus. Obtenido por una empresa en México, este es un material a base de plantas que no requieren riego y, por lo tanto, ayuda a la flora y fauna local a regenerarse.
 
“Lo que espero que logremos como equipo es que demostremos que la moda puede ser sostenible y deseable. Que podemos hacer cambios realmente grandes. Ya sabes, es como cuando mueves un bote, incluso una pulgada, luego cambia completamente de dirección. Y ya ha cambiado de dirección, así que espero que la marca asuma un papel de liderazgo”, explicó Amber, vestida para el día con un traje masculino de algodón beige con pantalones anchos y top de algodón negro, ambos de la colección, con unas zapatillas Off-White.


Hun Kim, director creativo de Karl Lagerfeld - Foto: cortesía de Karl Lagerfeld - Foto: Mit freundlicher Genehmigung von Karl Lagerfeld


¿Qué enseñanzas de su tiempo en el modelaje ha podido infundir en esta colección?
 
“En última instancia, la sostenibilidad tiene que ser atractiva, ya que prosperamos con la belleza en cualquier forma, desde la magnificencia de la naturaleza, una gran puesta de sol o una gran prenda de moda. Karl me enseñó a traer eso a cada colección. si la ropa no es deseable, entonces solo estamos desperdiciando el tiempo de las personas, los recursos naturales y su dinero”, asegura.

Los precios no son excesivos: las chaquetas moteras cuestan 545 euros; los blazers 395 euros; los pantalones 295 euros y las camisetas de tirantes de algodón 89 euros.

Cuando se le pide que defina su estilo y el de Karl, responde: “¿El mío? Juvenil, roquero, chic y atemporal. ¿El de Karl? Roquero, atemporal y chic.”

Un recorrido por la sede central de cinco pisos, con una sala de meditación en la azotea, muestra avances significativos en la sostenibilidad. Toda la iluminación es LED; toda la energía proviene del viento; mientras que un sistema de climatización recicla el calor corporal del personal, así como el de los ordenadores y los electrodomésticos.

Valletta confiesa tener “algunos objetivos bastante elevados… Creo que el más grande es realmente adoptar la circularidad. Que nuestra huella de carbono sea cero antes de 2050. Y que podamos recuperar lo que estamos creando. Verificamos dos veces la certificación de nuestra tela y nos aseguramos de que todas sean de materiales naturales. En este momento, el final de la vida útil es de vital importancia para una prenda. Entonces, si no es biodegradable, no trabajaremos con él”.


Una habitación en la oficina de la marca en Ámsterdam - Foto: cortesía de Karl Lagerfeld - Foto: Mit freundlicher Genehmigung von Karl Lagerfeld


“Hicimos planes para venir a Ámsterdam, pero cancelaron tres vuelos, así que hicimos muchas reuniones por Zoom. Pero también somos conscientes de no hacer demasiados viajes”, advierte.

La ropa se hace conscientemente para evitar el transporte adicional, por lo que las telas de algodón provienen de Portugal, donde se fabricaron las prendas.

Dados los informes cada vez más alarmantes sobre el cambio climático, ¿piensa que ya hemos pasado el punto de inflexión?

“Bueno, sin duda ya estamos en la crisis climática. Pero tenemos que ser optimistas, de lo contrario debería ir y sentarme en un rincón y llorar. A veces me siento extremadamente frustrada, pero creo que el único propósito que tengo personalmente es hacer este trabajo. Pero al ver todas las personas con las que colaboro, de las que aprendo o con las que hablo, también creo que hay muchísima innovación. Colectivamente, hay tantas grandes mentes, ONG e individuos trabajando en este tema, que no puedo dejar de sentirme esperanzada. Pero mi responsabilidad como figura pública, con algún tipo de voz dentro de mi industria, es realmente ayudar a cambiar la forma en que pensamos sobre los negocios. No soy una experta, pero tengo la capacidad de hacer que la gente se siente y que el público escuche. Ese es mi trabajo. No puedo pensar en que ya es demasiado tarde, de lo contrario, ¿cuál es el punto?”

Aunque su hijo Auden ahora tiene 21 años, su llegada ha tenido un impacto en su nueva carrera como diseñadora.

“Claro, piensas en el mundo que les vas a dejar a tus hijos. No quiero que vivan en un futuro en el que las ciudades tengan burbujas para evitar la entrada de aire sucio. O donde no pueden ver la naturaleza, como todavía tenemos la suerte de hacer. Es un privilegio estar en este viaje de la vida y aprovechar todas las grandes cosas. La vida ya es bastante difícil si simplemente hacemos lo más simple, solo vivir, respirar, morir. La cantidad de cosas que creamos para perpetuar más el sufrimiento es alucinante. Entonces, incluso cuando era muy pequeña, sentí la necesidad de servir a un propósito mayor”, concluye.

Copyright © 2022 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.