Alexander McQueen: un desfile excepcional y una gran ausencia

La primera pregunta que todos se hicieron en el último desfile de Alexander McQueen, la noche del viernes en París, fue sobre la ausencia del director del grupo. ¿Dónde estaba François-Henri Pinault, cuyo grupo de lujo Kering controla la marca británica? No se le vio sentado en su puesto habitual de la primera fila.

Alexander McQueen – primavera-verano 2019 – prêt-à-porter, hombre - Photo: PixelFormula
 
Una pregunta legítima, especialmente porque Kering se está deshaciendo de sus marcas británicas al mismo ritmo que los bancos internacionales cuando huyeron de Londres antes del Brexit.

Apenas 24 horas antes, el grupo francés había anunciado que vendería su participación mayoritaria en otra marca británica, Christopher Kane, al diseñador epónimo. Además, hace solo dos meses había renunciado a su participación del 50% en Stella McCartney.

Oficialmente, Pinault se encontraba cumpliendo con sus obligaciones familiares, asistiendo a la inauguración de una importante exposición orquestada por su padre, François Pinault, en su ciudad natal de Rennes. El padre de Pinault es, después de todo, el mayor coleccionista de arte contemporáneo en Europa. Y según un portavoz de Alexander McQueen, Kering "apoya por completo la casa y tienen la intención de aumentar significativamente su inversión".

En última instancia, ha sido François-Henri Pinault quien se ha perdido de una excepcional colección, creada por la directora creativa de la casa, Sarah Burton, inspirada por dos artistas bohemios del Swinging London de la década de 1960, el fotógrafo y columnista John Deakin, y el legendario pintor anglo-irlandés Francis Bacon.

Las pinturas audaces, espectacular y fotográficas de Bacon hicieron una aparición casi literal en la pasarela, sobre un modelo vestido solo con pantalones y botas, con el pecho y la cara completamente cubiertos de las formas borrosas típicas del artista.

Pero el corazón de este desfile ha sido el arte de la diseñadora: maravillosos trajes a rayas con pantalones ajustados, con chalecos a rayas delgadas y chaquetas a rayas de tiza.

Después, toda una serie de conjuntos dignos de portadas de revistas: una gabardina de cuero azul eléctrico, con un corte quirúrgico y pantalones a juego; abrigos de dos tonos: beige o rojo debajo de la cintura, negro ensordecedor arriba. La figura general era delgada, inquietante, vagamente amenazadora, hasta las increíbles chaquetas Perfecto pintadas a mano.

Lo más destacado del espectáculo ha sido un magnífico traje de hombre, estrecho, metálico, oscuro y bordado, y el abrigo a juego, absolutamente perfecto.

Parecía que a los modelos les gustaban sus atuendos y caminaban rápidamente dentro de la ubicación preferida de Sarah Burton en París, la Orangerie del Jardin du Luxembourg, frente a casi 300 invitados.

"El artista, vulnerable pero poderoso", había mencionado Sarah Burton en su programa, antes de salir a saludar a la audiencia, recibiendo un gran aplauso.

Traducido por Hernández Moya Sebastián

Copyright © 2018 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Lujo - Prêt-à-porterLujo - OtroDesfiles
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER