×
225
Fashion Jobs
Traducido por
Rocío ALONSO LOPEZ
Publicado el
23 sept. 2022
Tiempo de lectura
4 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Act N°1, Moschino y Boss ofrecen un gran espectáculo en Milán

Traducido por
Rocío ALONSO LOPEZ
Publicado el
23 sept. 2022

De una punta a otra de la capital lombarda, los desfiles y las presentaciones se sucedieron, acumulando cada día un poco más de retraso. Para este gran regreso a las pasarelas, tras dos años de pandemia, las casas han querido ir a por todas, y organizar un espectáculo especial requiere más tiempo. El jueves, concretamente, prepararon desfiles atrayentes e insólitos, con un registro teatral en Act N°1, lúdico en Moschino y acrobático en Boss.
 

La ópera tradicional china fue el hilo conductor del desfile de la marca - Act N°1


Act N°1 ofreció un desfile de gran impacto para primavera-verano 2023, inspirado en la ópera tradicional china. Las primeras siluetas, todas de negro, avanzaban al ritmo constante de la percusión, con el rostro oculto por una máscara pintada o por grandes gafas oscuras. Las chicas con interminables trenzas llevaban largos guantes glamurosos, posados en sandalias de plataforma adornadas con cadenas de metal, mientras que los hombres iban vestidos con chaquetas y pantalones cubiertos con grandes bolsillos cuadrados de parche. Este uniforme está disponible en looks totales de denim, algodón (blanco o camel), organza (negra o rosa) o tul azul cielo.
 
El diseñador Luca Lin, hijo de inmigrantes chinos que se instalaron en Italia, y su socio, el azerí Galib Gassanoff, criado en Georgia, reelaboraron sus grandes clásicos: corsetería, seda pintada con suntuosos conjuntos con diseños orientales, gabardinas reinterpretadas (en versión de hombros descubiertos esta temporada), y prendas híbridas, donde el tul aparece como gran protagonista, en capuchas gigantes, vestidos con colas interminables, abrazando el torso como un abanico sobredimensionado, o incluso como una capa blanca que envuelve un traje de pantalón.
 
La colección también incluye una serie de piezas de armadura hechas con correas de reloj de metal vintage. En primera fila estaba Pierpaolo Piccioli, director artístico de Valentino, que apoya a la joven marca esta temporada.

"Con esta iniciativa, volvemos a poner la creatividad en el centro. Estos jóvenes necesitan visibilidad y es justo apoyarlos. Los elegimos porque compartimos los mismos valores y tienen talento en la forma de contarlo", aseguró.

 
Moschino tiene un estilo diferente, lanzándose al vacío con una colección deliciosamente regresiva centrada en el tema del flotador. El director creativo, Jeremy Scott, se burla una vez más del mundo de la moda con un vestuario jubiloso, salpicando ingeniosamente su elegante alta costura de sabor retro con divertidos detalles inflables.
 
Hay flotadores por todas partes y de todo tipo. En formato mini, llevados como pulseras alrededor de las muñecas. Flotadores bicolor a modo de salvavidas, colocados en la cabeza o deslizados en la cintura sobre un microtraje con botones dorados o sobre un vestido con rayas de tumbona. Los flotadores infantiles de colores, con cabezas de pato o de flamenco rosa, se apoderan alegremente de los cuerpos.
 

La moda inflada de Jeremy Scott - Moschino


La idea lúdica del diseñador estadounidense es exagerar el efecto hinchable. Así, los escotes y los bordes de la ropa se hinchan por todas partes como si fueran protuberancias. Las chaquetas de plástico rosas o amarillas están llenas de aire para conseguir un efecto de mascota Michelín, las mangas de un vestido de noche adoptan la forma de dos delfines de goma de colores que saltan fuera del agua, desde las muñecas hasta los hombros. Plegada, la cama de playa hinchable se convierte en una preciosa estola o en una cola. Del mismo modo, la bolsa de playa amarilla parece más bien un chaleco salvavidas.
 
En otros lugares, cuando se inflan al máximo, los flotadores de plástico se convierten en cuellos, solapas o botones en forma de corazones rojos en pequeños vestidos negros. Se enrollan alrededor de los cuellos, las caderas, los brazos e incluso las piernas para recoger los vestidos, impidiendo a veces el movimiento. En el departamento de accesorios, el balde y la pelota de playa completan la panoplia como bolsos.
 
Boss terminó el día llevando a su público al velódromo Vigorelli, que transformó en una pista galáctica con fondo de rascacielos iluminados. Como decorado, había gigantescos globos de malla metálica que serían tomados al final del show por acróbatas sobre dos ruedas.
 
Ya lista para su venta, la colección principal de la casa alemana Hugo Boss está compuesta principalmente por trajes y capotes pesados de sábanas de lana y tejidos masculinos en cincuenta (o más) tonos de gris (pero también beige, blanco y negro), usados tanto por hombres como por mujeres. El traje puede ser muy sexy, sobre todo cuando lo lleva ajustado una Naomi Campbell muy en forma, que abrió el espectáculo con el crepitar de los teléfonos. Gran éxito también para el tiktoker senegalés afincado en Italia, Khaby Lame, imagen de la marca, en su paso con un traje blanco.
 
Un toque deportivo, inspirado en el mundo de las motos, se introdujo en este vestuario aparentemente clásico, para hacerlo más dinámico a través de conjuntos más técnicos, con chaquetas y pantalones de cuero con protecciones, mientras que el casco de tela a juego se convirtió en el accesorio chic de la temporada.

 

Copyright © 2022 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.