Transparencias oníricas de Chanel

Este martes, justo cuando se podía pensar que la casa Chanel se había quedado sin ideas para sus desfiles, Karl Lagerfeld ha dejado en shock a la audiencia con su impresionante puesta en escena y su remarcable colección.


Ver desfile
Chanel - primavera-verano 2018 - mujer- París - © PixelFormula

Inspirada por el Gorges du Verdon, el río entre los acantilados de Verdon en el sur de Francia, Lagerfeld y Chanel han construído una serie de cascadas en el interior del Grand Palais. El agua caía desde 30 metros de altura hasta un río, en cuya riviera desfilaron las modelos sobre una plataforma de madera que se adentraba en un bosque. Ni el propio productor de cine Cecil B DeMille hubiera podido imaginar una puesta en escena más espectacular.

En oposición, el diseñador yuxtapuso este decorado puramente natural a una colección cuyo material principal fue el plástico transparente. Flexible, técnico y sexy, el plástico estuvo presente en semi-gabardinas, botas hasta la rodilla, guantes, sombreros e impermeables para muchos de los bolsos. “Si supieras cuánto cobramos por uno de estos bolsos, entenderías por qué necesitan protección”, declaró Lagerfeld en su salón privado del backstage.

Bajo o sobre todo este plástico hubo también algunas prendas tremendamente elegantes, desde vestidos de cóctel a cuadros rosas y azules, remarcables tops de tweed a cuadros y chaquetas terminadas en flecos, hasta vestidos sin mangas y hombros futuristas y chaquetas de cuello alto o de tartán de angora atados a la cintura con cinturones con cristales incrustados. Todos los diseños estuvieron acompañados de botas transparentes con el clásico contraste de color de Chanel en la punta y el logo de la doble C en el tacón.

“¿Por qué plástico? Yo no hago preguntas. Si fuera pretencioso te diría que sólo trato de buscar respuestas. Yo sueño con las ideas y tu escribes sobre ellas. No me gusta explicar y filosofar sobre la moda. Yo no he visto el desfile, tú sí. No soy Spinoza”, señaló el diseñador sonriendo a un editor en relación al filósofo holandés.


Decorado del desfile primavera-verano 2018 - Chanel

Tanto el plástico, que también envolvió las invitaciones y el programa, como el resto de materiales utilizados, fueron fabricados por Chanel, añadiendo así el toque de exclusividad. “El plástico es un material magnífico. Es algo que no existía hace 40 años y su calidad es muy buena. Después de todo es mejor que las aburridas telas francesas”, señaló Lagerfeld tras hacer mostrar abrigos de tweed inmaculado y vestidos de princesa de las nieves envueltas en plástico.

El diseñador reveló que había hecho modificar las invitaciones hace sólamente una semana tras despertarse de un sueño en el que había visto a la mujer Chanel de hoy con grandes aros por pendientes y con un sombrero cloche. “Las mejores ideas me llegan mientras duermo. He de ser un poco sonámbulo”, afirmó el diseñador alemán entre bastidores bajo un enorme andamio que sostenía la sorprendente catarata.

“No hay vida en el mundo sin agua, por lo que, para mí, una catarata es algo muy, muy, muy saludable”, añadió Lagerfeld. Podría parecer que los dioses de la moda también apreciaron el espectáculo ya que a mitad del desfile un arcoíris apareció por encima del tejado de cristales del Grand Palais.
 

Traducido por Natalia Carrazon

Copyright © 2017 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Lujo - OtroDesfiles