Saint Laurent-Celine, un rompecabezas para los compradores

Después de las controversias que siguieron al tan esperado primer desfile de Hedi Slimane en Celine, los negocios se reanudaron y los compradores cerraron sus presupuestos. ¿Cómo organizaron sus compras entre la colección Saint Laurent, firmada por Anthony Vaccarello, y la de Celine por Hedi Slimane, pero también entre dos casas en competencia, la primera del grupo Kering y la segunda de su rival LVMH? Una elección delicada de cara a dos colecciones que ofrecen la misma estética rock, black, ultra corta.
 
El pequeño mini vestido negro, un indispensable para las dos casas - PixelFormula

“Es muy simple, compramos la sastrería en Celine y las camisas y vestidos en Saint Laurent”, resume Massimiliano Nardiello, gerente de compras de la parte femenina de la multimarca milanesa Antonia, que no oculta su consternación. “Obviamente, los responsables de ventas en cada casa no estaban contentos. Pero para nosotros fue terrible. El mismo día, fuimos a Celine y luego a Saint Laurent. Tuvimos la impresión de ver la pre-colección por la mañana y la colección por la tarde, o viceversa”.
 
De una forma general, tras el fenómeno del sportswear que invadió las pasarelas estas últimas temporadas, los compradores han visto un retorno al glamour ofrecido por la mayoría de firmas del mercado. Pero como observan algunos, “en ciertas marcas, esta tendencia está presente de una forma un poco repetitiva”, haciendo los pedidos más complicados.
 
“Todo ese negro y brillo... La moda femenina que vendemos no puede reducirse a eso. Es internacional, tiene una actividad profesional. Viene a vestirnos todos los días con ropa elegante de alta gama en la que se siente bien. La Celine de Phoebe Philo reunía a este público. No tener sus productos en la tienda es una gran pérdida para nosotros”, lamentaba Massimiliano Nardiello.

Está claro que Hedi Slimane no puede salir de su estilo rock, con su característica silueta delgada y oscura. A partir de ahí, no pueden aplicar en Celine la misma receta exitosa probada en Saint Laurent, que guió la creación y la imagen de 2012 a 2016.


El smoking llevado en ambos casos con una sexy camisa blanca. - PixelFormula


El jefe de LVMH, Bernard Arnault, hizo bien cuando apostó por diseñador estrella para repetir la hazaña lograda en Saint Laurent, cuya facturación aumentó un 75% hasta alcanzar los 974 millones de euros en 2015. Así como es comprensible que Anthony Vaccarello haya continuado e impulsado este efecto "rock-glam", que resultó tan rentable en Saint Laurent. En otras palabras, la situación era predecible.
 
De todos modos, para algunas empresas, como el grupo ruso Mercury, que distribuye las marcas más grandes de la región, incluyendo Celine y Saint Laurent, no existe ningún problema. Seguirán comprando de una y de la otra. Riccardo Tortato, director de e-commerce y moda masculina en los grandes almacenes Tsum, propiedad de Mercury, se niega incluso a hablar de similitudes entre las dos marcas porque “las siluetas y los volúmenes son diferentes de una colección a la otra”.
 
“A excepción de algunos productos, por ejemplo los jeans negros, no hemos visto una superposición particular entre las dos colecciones. Es cierto que Saint Laurent muestra el fondo de Hedi Slimane, pero Anthony Vaccarello lo ha hecho evolucionar. Su colección femenina es menos grunge y californiana. Es más sexy y joven. La ropa es más fluida y suelta. En Celine, por otro lado, hay un volumen mínimo y más ajustado. Durante el desfile, también hubo muchos vestidos de noche. No debemos olvidar que Celine presentó para la ocasión 7 u 8 modelos de alta costura, mientras que en la showroom había muchas piezas que no vimos durante el show, especialmente muchos trajes de hombre, así como abrigos y piezas con mangas para la mujer”, indicó.
 
“Ciertamente, Celine ha cambiado totalmente el estilo. Pero recuerden que cuando Alessandro Michele se hizo cargo de Frida Giannini en Gucci, él causó la misma protesta. ¡No solo la marca ha sobrevivido, sino que sus ventas se han disparado! Debemos acostumbrarnos, la Celine de los últimos años está muerta y enterrada. Esto no quita el hecho de que esta casa, como Saint Laurent, son dos historias muy hermosas con el conocimiento propio de cada una. Algunos productos se venderán mejor en la primera, otros mejor en la segunda. Al final es el cliente el que juzgará”, señala el director de moda, al tiempo que recuerda “que hay tres marcas en el mundo que la moda femenina no abandonará jamás: Chanel, Louis Vuitton y Saint Laurent”.


El mini vestido dorádo es casi idéntico en una marca y la otra- PixelFormula

“Saint Laureant es única. Sigue siendo una de las marcas más bellas de la historia de la moda, agrega Beppe Angiolini, titular de las tiendas Sugar en Arezzo y nuevo director artístico de la concept store de lujo Excelsior. Es cierto que su producto ahora es bastante similar al de Celine, especialmente en mujeres. Dicho esto, Anthony Vaccarello ha evolucionado el estilo Hedi Slimane con un estilo muy lujoso, pero extremadamente femenino, más orientado hacia la noche. Encontré que incluso había un toque étnico en la última colección”.

En cuanto a los accesorios, la mayoría de los compradores esperan ver la oferta de las próximas temporadas, Hedi Slimane solo ha propuesto por el momento algunos modelos. Sobre todo porque los equipos han cambiado. Según un conocedor del sector, que desea permanecer en el anonimato, LVMH habría trasladado el equipo creativo, que realizó los bolsos de Celine, a Loewe, otra marca del grupo, habiendo repatriado a su propio equipo Hedi Slimane.

“En Celine, Hedi Slimane continúa su historia. Quería confirmar su identidad. Su primer show para Saint Laurent también fue muy controvertido, no reflejó el trabajo posterior en la marca. A partir de la próxima temporada probablemente va a evolucionar. Creo que es una colección masculina muy interesante, muy diferente de lo que el diseñador estaba haciendo en Dior Homme. Lo que me sorprendió fue que no había una camiseta, ni un suéter, ni un solo par de zapatillas. Esta es una señal importante que ha enviado al mercado”, continua Beppe Angiolini.
 
Este nuevo menswear de Celine fue unánime entre los compradores. "En los hombres, Celine es totalmente diferente a Saint Laurent. Hay muchas menos superposiciones. El producto es muy bonito, de una gran calidad y, sobre todo, la oferta ya está completa. Especialmente, hay una gran propuesta de ropa formal”, describía Riccardo Tortato, encantado de estar entre los afortunados elegidos para poder distribuir la colección. "Se lo dieron a muy pocas marcas, 30 a 40 puntos de venta en el mundo", dijo.
 
Línea masculina de Celine - © PixelFormula

Con el lanzamiento de la línea masculina, Celine quiere claramente dar un doble golpe en las marcas. La facturación de la casa, que cuenta con casi 140 tiendas, se estima en más o menos 1.000 millones le euros. El objetivo es duplicar las ventas en cinco años.

Para este lanzamiento, la compañía no escatimó en los medios, convirtiendo la enorme marquesina detrás de Invalides para el primer show firmado por Hedi Slimane en una gigantesca showroom, que presentó tantas piezas masculinas como femeninas. La marca tiene la intención de capitalizar, por supuesto, la locura que el creador original italiano-tunecino puede despertar alrededor de su persona, con la esperanza de atraer a los fanáticos de Slimane, estancados anteriormente en Saint Laurent. Pero no solo eso, la marca también se apoya en las líneas masculinas.

“Este nuevo Celine se centrará un poco más en las líneas masculinas que en las femeninas. Hedi Slimane es innegablemente más auténtico en la parte masculina, mientras que a Anthony Vaccarello se le da peor el menswear", decía Massimilano Nardiello. “En esta fase, Celine tiene un potencial increíble en la parte masculina. Han hecho un trabajo muy inteligente”, analiza a su vez Silvano Vangi, responsable de compras para la parte femenina de Luisaviaroma. Celine no dejará de seducir a una nueva clientela masculina. Pero es un hecho que la desaparición de la parte femenina de Celine de Phoebe Philo constituye un déficit para las multimarcas.

Esta pérdida ha creado innegablemente un vacío en el mercado, más allá de la ola de nostalgia que se ha extendido especialmente en las redes sociales, como lo demuestran las cuentas de Instagram en las últimas semanas para mantener viva la memoria y el trabajo de la diseñadora británica durante sus 10 años en Céline (2008-2018), como @oldceline que ha alcanzado los 97,000 seguidores en dos meses o @phoebesceline más recientemente. Esto también se demuestra con la explosión de ventas de modelos antiguos de bolsos de Celine en sitios online de segunda mano. Los "Philophilos", como son apodados, no están a punto de desaparecer.

“Phoebe Philo pudo crear un lenguaje de vestimenta que hablaba a las mujeres con un producto más suave y femenino. Estaba dirigido a las consumidoras que querían un vestuario para el día de una clase alta, pero fácil al mismo tiempo”, subraya Silvano Vangi. “Una mujer con un gusto muy preciso, que trabaja y que se sentía perfecta cuando vestía de Celine”, le hizo eco Massimiliano Nardiello.


Los mismos volúmenes en los hombros en Celine y Saint Laurent. - PixelFormula

Ahora se tendrá que buscar a este tipo de moda femenina en otra parte. Entre las posibles pistas, Chloé o Givenchy fueron mencionadas para ciertas piezas. Por su estilo atemporal y la calidad de su ropa, la diseñadora Gabriela Hearst, originaria de Uruguay y Estados Unidos, también convenció a algunos compradores. Así como The Row, otra marca de lujo americana, llevada desde su lanzamiento en 2007 por las hermanas Ashley y Mary-Kate Olsen.

Pero la casa de lujo que podría desmarcarse en este complicado rompecabezas estaría más bien del lado de los establos de Kering. De hecho, se ha creado una gran expectación alrededor de Bottega Veneta tras la salida de Tomas Maier en junio pasado, después de 17 años de buenos y leales servicios. Este último ha sido reemplazado por Daniel Lee. Diplomado en el Central Saint Martins College, el joven diseñador británico de 32 años ha trabajado, entre otros sitios, en Maison Margiela, Balenciaga y Donna Karan, antes de llegar a Céline en 2012. Con él se ha trasladado a Bottega Veneta buena parte del equipo, que antes rodeaba a Phoebe Philo.

La marca no ha desfilado esta temporada. Sin embargo, presentó algunos primeros modelos en su showroom de Milán. “Con los primeros looks que hemos podido ver se entiende rápidamente que hay un deseo de ir en esta dirección ", dejaba caer un comprador italiano.

Traducido por Rocío Alonso Lopez

Copyright © 2018 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Lujo - OtroColección
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER