Reportaje: Descubrimos los entresijos del diseño de los modelos del desfile Etam Live Show

Entre veinte y veinticinco, ese es el número de piezas que hacen falta de media para crear un sujetador. Un trabajo casi de orfebrería que el grupo Etam lleva a cabo en su Tech Center, un sitio de I+D completamente nuevo situado en Marcq-en-Barœul, al norte del país galo, desde 2017. La marca creada en 1916 abraza también el ritmo de la fast-fashion, pero aún conserva un taller de diseño en Francia. FashionNetwork.com ha podido entrar en exclusiva e sus locales y descubrir la otra cara de la moneda a pocas semanas del gran acontecimiento anual de la marca de lencería, el Etam Live Show, que se celebrará el 25 de septiembre de 2018 en la Escuela de Bellas Artes de París. El desfile (que se retransmite en directo) ha conseguido hacerse un hueco el día de la inauguración de la Fashion Week parisina, aunque fuera del calendario oficial.


La primera planta del Tech Center - FashionNetwork

El año pasado, los trabajadores del departamento de estudios técnicos abandonaron la sede histórica de Mouvaux (una comuna limítrofe a Marcq-en-Barœul) fundada en los años 30 por Martin Milchior, el abuelo del actual codirector del grupo, Laurent Milchior. Un edificio de ladrillo anticuado y poco apropiado, cuya única unidad de producción cesó su actividad en 2001. Ubicado ahora en una isla de vegetación con un pequeño estanque, en medio de una zona de actividad, el Tech Center de Etam progresa a 2 km de allí, en un rectángulo depurado de 1 700 metros cuadrados con paredes de cristal.


Corte de patrón - FashionNetwork

61 trabajadores y un centenar de máquinas (máquinas de coser, sobreorilladoras, recubridoras...) coexisten y aportan cada día su experiencia en corsetería y prototipado. Estas máquinas están ahí no para producir en masa, sino para desarrollar técnicamente los productos y después transmitir estas instrucciones a los fabricantes, ubicados en Asia o el Magreb principalmente.

La agitación es palpable a solo unas semanas del duodécimo desfile de la marca. Sobre la pasarela desfilarán una mezcla de modelos de la colección clásica, que se venderán en tiendas, y de prendas exclusivas. "Nos esforzamos mucho en lo que hacemos a diario, mejorando ciertos productos con perlas, plumas ... y añadiendo accesorios", dice Stéphane Laporte, director del centro técnico Etam Lingerie, cuyo trabajo en el desfile comenzó la primavera pasada. "Después del desfile recibimos tal demanda de estos modelos personalizados que incluso estamos pensando en poner en marcha un servicio a medida en Etam".


Montaje de piezas de plástico y corte de tela - FashionNetwork

Este año, algunas prendas del desfile estarán confeccionadas con piel e incluso con PVC. Este material, poco habitual en la ropa interior, fue un quebradero de cabeza para los compradores de textiles, instalados en la planta baja: era necesario encontrar un material plástico irisado y que fuera suficientemente flexible, ya que uno de los cinco temas del desfile tiene un gran componente futurista. Pero no sabemos nada sobre el resto de inspiraciones, porque el secreto aquí está muy bien guardado, como en las casas de moda.

"La elaboración de los modelos solo es posible gracias al constante intercambio con los estilistas de Etam, ubicados en la sede de Clichy (cerca de París), y comienza con la búsqueda de los materiales, que no tiene barreras fijadas", explica Stéphane Laporte. "Hacemos muchas idas y venidas, y mantenemos conversaciones gracias a una pantalla con ruedas para realizar videoconferencias desde la sala de pruebas, o incluso frente a una máquina de coser".


Marie-Claire, modelista - FashionNetwork

Una prenda del desfile puede necesitar hasta 30 horas de trabajo para un solo bordado, y hay más de cien modelos. Etam tiene que mostrar en un cuarto de hora todo lo que puede hacer: lencería, baño, pero también ropa de casa y prendas deportivas. "Cuando recibes el dibujo de un estilista, muchas veces te preguntas ¿cómo vamos a hacerlo? ", sonríe Marie-Claire, diseñadora desde hace 15 años en Etam, mientras se esfuerza por dar cuerpo a una manga muy voluminosa, sentada frente a su pantalla en un espacio bañado por la luz, casi inmerso en la vegetación. No es su primera prueba: hay que probar distintas soluciones para obtener el tamaño deseado, descoser, volver a ensamblar... antes de probar la pieza en una modelo de verdad.

"Comienzo con una tela para crear los pliegues de la manga" explica con el metro firme en una mano y las gafas apoyadas sobre la nariz. "Cuando trabajamos en los modelos del desfile, nos dejamos llevar y nos divertimos. Es una oportunidad. Vengo del mundo del mundo del prêt-à-porter, y puedo decir que muchas empresas del sector no crean sus productos en Francia". Para el desfile, que volverá a celebrarse en la Escuela de Bellas Artes, muchos trabajadores se desplazarán a París, además de cinco máquinas de coser, para poder llevar a cabo los últimos retoques. Es muy habitual tener que coser algunas lentejuelas en el último segundo, entre bambalinas. 

"Estamos constantemente poniéndonos a prueba", dice humildemente Maria, mientras intenta coser dos materiales que reaccionan de forma muy diferente. "Llevo más de 20 años trabajando e Etam, y aún estoy aprendiendo".

El espacio dedicado a la fabricación de modelos cuenta con veinte personas que trabajan como en una colmena, las oficinas están llenas, hay ordenadores, carpetas, muestras de telas, patrones, y los maniquís permanecen en los pasillos En uno de ellos toma forma una falda de plástico, fabricada con tiras de bolsa de basura para una primera prueba. Estos especialistas en interpretación tridimensional de bocetos, crean entre 1000 y 1200 prendas al año, lo que requiere entre 5 y 6000 prototipos para Etam, pero también para otras marcas del grupo, como Undiz y Livio.

La zona de prototipado, donde cada uno cuenta con su propia "mesa" - FashionNetwork

En cuanto al prototipado (ensamblaje del producto), la organización recuerda más a una oficina que a un sitio técnico: las máquinas de coser se agrupan en grupos de seis y cada empleado tiene la suya, como en un espacio abierto convencional, y puede decorarlo con fotos, amuletos o poner una radio para escuchar los últimos éxitos del momento... "Había que crear la menor contaminación visual posible, por eso los cables de electricidad y aire comprimido vienen por el suelo y no por el aire como en los talleres industriales clásicos", explica Stéphane Laporte.


Etam forma en sus instalaciones entre 3 y 5 personas en modelismo y prototipado cada año. - FashionNetwork

En su puesto, una discreta joven, France, retoca un traje de baño plateado con volantes. "Acabamos de anunciarle, al igual que a Justine y Mélissa, tres jóvenes (de entre 23 y 28 años) que estaban en prácticas, que seguirán con nosotros con un contrato fijo", dice orgullosa la responsable técnica del equipo, Alexiane, con 34 años de antigüedad en Etam. Como ella, muchos trabajadores cuentan con una sólida experiencia e la empresa, hasta 43 años en el caso de una operaria que se jubiló el año pasado. "A veces, los jubilados, vienen a echar una mano en momentos de apuro", confiesa Stéphane Laporte.

Casi todos se sienten como una gran familia. Pero "las competencias en corsetería son poco habituales, son oficios que se están perdiendo", lamenta el director del departamento, que hace cinco años puso en marcha un proceso interno de formación. "Dos operarias con experiencia han aprendido a formar". Hacía mucha falta, porque la media de edad de los trabajadores del taller (hoy de 50 años) no dejaba de subir. 


Stéphane Laporte presenta el encaje 102, realizado con poliamida y elastano, que se incluirá en un mono-pantalón que se pondrá a la venta tras el desfile. - FashionNetwork

En el recibidor del Tech center, nos cruzamos por sorpresa con Sébastien Bento Soarès, el nuevo director general adjunto de Noyon Dentelle. Un vecino del norte que colabora estrechamente con la empresa de lencería, sobre todo desde que esta última adquiriera el año pasado una parte minoritaria del capital del fabricante de encaje que atravesaba dificultades. Noyon ha creado para el desfile de la marca un motivo exclusivo denominado "dentelle 102". Las dos empresas colaboran también en otros temas, de forma más intensa que antes. "Si no compartimos nuestro conocimiento, habrá complicaciones en el futuro", dice Sebastien Bento Soares.


La máquina de smocks, y la entrada del Tech Center, una combinación de tradición y modernidad. - FashionNetwork

Para adaptarse el frenesí de algunas marcas minoristas, el ritmo de las colecciones se aceleró durante los últimos años en Etam, que generó alrededor de 1300 millones de euros en ingresos en 2017: "Los actores tradicionales del sector de la lencería trabajan entre seis meses y un año antes de la temporada, aquí diseñamos nuevos productos sin parar, con una capacidad de respuesta de pocas semanas", dice Stéphane Laporte, antes de insistir en mostrarnos dos máquinas históricas de la compañía, guardadas celosamente detrás de dos puertas cerradas: se trata de una máquina de smocks muy rara (con 45 agujas) que solo dos empleados de Etam (gemelos, por cierto) saben cómo regular, y una máquina para hacer 'spaghetti', tirantes sin costuras sobre la piel. En conclusión, Etam busca mantener el equilibrio entre la artesanía y la producción en masa, entre los desfiles deslumbrantes y los precios asequibles.

Copyright © 2018 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

LenceríaIndustriaDesfiles
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER