Ralph Toledano confirma su salida de Grupo Puig a FashionNetwork

Ralph Toledano ha dejado su cargo como presidente de la división de moda del Grupo Puig, así como la presidencia de Nina Ricci y Jean-Paul Gaultier. Considerado uno de los ejecutivos más respetados en la industria francesa de la moda y el lujo, Toledano permanecerá presidente de la Chambre Syndicale, el órgano de gobierno de la moda francesa, y cuya posición ha ocupado desde 2014.
Ralph Toledano - Puig

“Realmente salí a finales de enero. Me fui porque había hecho lo que tenía que hacer en términos de poner a Jean-Paul Gaultier en el camino correcto e introducir todos los ingredientes para el éxito en Nina Ricci; con el último show de Guillaume Henry presentado este mes”, ha afirmado Toledano a FashionNetwork.com. Su puesto será ocupado por José Manuel Albesa el próximo 3 de abril.
 
Toledano es conocido desde hace mucho tiempo como un brillante cazador de talentos. A finales de los noventa, en Guy Laroche descubrió y contrató a Alber Elbaz, encendiendo una de las carreras más emocionantes en la moda en las últimas dos décadas. Toledano también contrató a Guillaume Henry para Nina Ricci y a Julien Dossena para Paco Rabanne– dos jóvenes diseñadores franceses aclamados por la crítica.
 
"Había hecho mi trabajo y llegado el momento de seguir adelante. Realmente disfruté esos cinco años, especialmente trabajando con los equipos que formé. Ahora hay grandes personas en el lugar", agregó Toledano. El ahora ex presidente de la división de moda de Puig reveló a FashionNetwork.com que volverá a una posición ejecutiva ya identificada este otoño, después de tomarse un merecido descanso.
 
En Nina Ricci, Toledano nombró a Sophie Templier como nueva directora general de la casa. “Sophie ha trabajado conmigo durante 15 años y yo la había estado preparando para que se hiciera cargo", añadió Toledano, quien también designó a Sophie Waintraub como nueva directora general de Gaultier.

En Gaultier, estuvo al cargo de la reducción del departamento del diseñador, encofrando su pérdida al realizar el negocio ready-to-wear, al mismo tiempo que mantenía el negocio de alta costura. La división de perfumes de Gaultier, que alguna vez perteneció a la empresa japonesa Shiseido, ha sido altamente rentable y estuvo bajo el control de Puig el año pasado.
 
Durante los últimos dos años, Kering ha cambiado a más de la mitad de los CEOs en su grupo de compañías de lujo; mientras que Burberry contrató a un nuevo CEO de Céline, Marco Gobbetti; y Ralph Lauren despidió a su director ejecutivo, Stefan Larsson. Cuando se le preguntó si pensaba que su partida era una expresión de agitación en la alta dirección de la moda, Toledano rechazó la idea.
 
"Yo diría que en Kering hemos presenciado el final de la pandilla de Tom Ford del grupo Gucci original, y que tomó casi una década para formarse", dijo Toledano, refiriéndose al diseñador estadounidense que junto con el CEO de Gucci, Domenico De Sole, compró una gran cantidad de marcas, en particular, Bottega Veneta, Stella McCartney, Balenciaga y Alexander McQueen, en una adquisición a principios de siglo para el grupo que posteriormente se convertiría en Kering.

En cuanto a Burberry, Toledano argumentó que la empresa  "simplemente se dio cuenta de que era una mala idea tener a un diseñador (Christopher Bailey) también como CEO, y después de dos años contrató a un ejecutivo de alto rango, Gobbetti, para corregir esto. Y recuerdo que Marco había estado en LVMH por cerca de una década. En Ralph Lauren, diría que era la historia clásica de la dificultad de traer un nuevo gerente a un negocio controlado por la familia".
 
Sin embargo, admitió: "Hay un sistema de chivos expiatorios. Si las cosas no van bien, se culpa al CEO o al diseñador. Y, en realidad, actualmente el mercado es difícil".
 
Con sede en Barcelona, el Grupo Puig es uno de los diez grupos de lujo más grandes de Europa, obteniendo la mayor parte de sus ingresos de su negocio de perfumería, principalmente por las cuatro casas de moda que posee —Carolina Herrera y Paco Rabanne, además de Ricci y Gaultier—. El grupo familiar también crea bajo licencia los perfumes de Valentino, Prada y Comme des Garçons.

Mientras que los Puig han convertido sus intereses en perfumería en un negocio substancial, con una facturación de alrededor 1.500 millones euros anualmente; sus inversiones en moda han sido menos espectaculares. Hay una percepción de que cierta actitud del propio grupo —que de alguna manera se equipara a la posición que el FC Barcelona tiene en el fútbol— ha hecho a los directivos de Puig dependientes de conceder a los diseñadores sensibles independencia creativa y respaldo económico.

Traducido por Francelia Rodriguez Ceballos

Copyright © 2018 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Business
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER