Ralph Lauren hace un llamamiento por un sueño americano más inclusivo en su 50 aniversario

Ralph Lauren ha marcado un home run. Es la única conclusión posible tras ver el desfile de su quincuagésimo aniversario, celebrado en Central Park.

Ver desfile
Ralph Lauren – Primavera-Verano 2019 – Mujer – NuevaYork - © PixelFormula

El desfile también fue la ocasión oportuna para hacer un llamamiento en favor de la acogida y la inclusión: aceptar la migración y respetar todas las culturas, un discurso enarbolado por quien es sin duda el diseñador más importante de Norteamérica.

Vestido con un clásico blazer de estilo americano y unos vaqueros gastados,  conteniendo sus lágrimas, Ralph prácticamente tuvo que luchar para avanzar por la pasarela para saludar de mano a un joven negro con rastas, mientras el público lo rodeaba por más de cinco minutos continuos de ovación.

Ha sido un desfile espectacular, al que Hillary Clinton ha acudido para rendir homenaje. Mientras que Oprah Winfrey ha ofrecido un brindis maravilloso e ingenioso, muchas estrellas de cine y personalidades como Bruce Springsteen posaban junto con Ralph, Jessica Chastain tomaba una copa con Imogen Poots, y Tom Hiddleston charlaba con Pierce Brosnan. Hillary Clinton, por su parte, conversaba con Tony Bennett.

"Hola, mi nombre es Oprah. Me gustaría brindar por Ralph Lauren. Qué triunfo es poder sintetizar 50 años de moda extraordinaria en media hora. La verdadera razón por la que todos estamos aquí no es el desfile: es para celebrar a Ralph Lauren, por esos 50 años que ha pasado imaginando nuestros sueños, 50 años estimulando nuestras ambiciones y 50 años de crear e infundir valores y significado en el glamur. Tu historia también es la historia de todos nosotros. ¡El hecho de que tú, un niño del Bronx, hayas sido capaz de idear las maxicorbatas, y no dejar que te las ganara Bloomingdale’s! ¡Y de convertirlas en una compañía gigantesca que extienda sus tentáculos por todo el mundo!”, Dijo Oprah Winfrey, entre risas y aplausos.

El desfile fue presentado en la increíble Bethesda Terrace y sus famosos azulejos, en el corazón de Central Park. Un tramo de arcos neoclásicos y una pasarela con una alfombra gastada, en perfecta armonía con los leitmotivs que forman el ADN de Ralph Lauren: nobleza difuminada y elegancia desaliñada.

El programa ha iniciado con una creación que por sí sola encarnaba su diseño de moda triunfante: el optimismo estadounidense, que abarca tanto sus diversas raíces como sus inmigrantes recientes. Una camisa del oeste a cuadros grandes, un poco gastada, con un vestido atractivo de plata, cortado por un cinturón de vaquero de Nuevo México; el conjunto terminaba con un guiño a Manhattan, con botas de imitación de leopardo.

Solo en Ralph Lauren puedes encontrar un vestido de terciopelo ajustado con un cárdigan de gran tamaño y una gorra. O hermosas faldas de mosaico de terciopelo con sombreros de campana de guerrero Sioux. Ningún otro diseñador podría imitar la combinación única de opulencia y relajación, piezas étnicas y estilo patricio propuesta por Ralph.

Para los hombres, abrigos de mosaico con pantalones de motorista de cuero, o chaquetas y abrigos de cuadros, complementados con zapatos deportivos o de terciopelo para una cena elegante. Muchos pantalones y chaquetas para correr con el logotipo Class of 67, en referencia al año en que vendió su primera colección de corbatas.

Ralph Lauren también integró sus líneas Polo y Ralph Lauren Sport en el desfile. A medida que éste aumentaba de ritmo, aparecieron muchos modelos acompañados por niños, a veces sus propio hijos, a veces niños de otras razas, raíces u orígenes.

Sin duda, este elenco (jóvenes, viejos, negros, blancos, latinos, asiáticos, africanos, ancianos y otros halos de todas las edades posibles) fue una decisión muy política, una respuesta inclusiva a la ridícula vulgaridad que prevalece hoy en Washington. El actual presidente no fue mencionado una vez, como si su nombre fuera un improperio.

El desfile contó con literalmente un cuello de botella de diseñadores: Calvin Klein, Tommy Hilfiger, Diane Von Furstenberg, Tory Burch, Michael Kors, Donna Karan y John Varvatos.

"No es solo ropa, es un discurso que era importante adoptar", dijo Diane Von Furstenberg, a lo que Tommy Hilfiger agregó: "Una colección espléndida, y me gustaron todas las piezas. Y estoy de acuerdo con lo que Ralph ha expresado muy claramente con este desfile". Un día después de que Barack Obama se expresara para denunciar la "política de miedo y resentimiento", el desfile fue una magnífica manifestación visual, a través de la moda, a favor de un mundo más inclusivo.

Incluso la banda sonora decía mucho, de She Belongs to Me de Bob Dylan a The Jazz Singer de Neil Diamonds, incluyendo una mezcla de Secret Garden de Bruce Springsteen, que aparecía en la banda sonora de la película Jerry Maguire en 1996. Todas estas canciones expresan perfectamente el deseo, el amor y el realismo brutalmente honesto de la música estadounidense.

Después del desfile, casi 500 invitados pudieron cenar en mesas cubiertas de flores, velas, porcelana fina y vasos de cristal, mientras llovía sobre el famoso parque.

La moda puede ser solo una historia de ropa, pero todas estas aventuras creativas son también una expresión de nuestros tiempos. Y Ralph Lauren, sin haber hecho una declaración política directa, resumió el ambiente de la metrópolis de Nueva York, donde se considera que crear divisiones y buscar chivos expiatorios para los problemas actuales no es un comportamiento adecuado.

En pocas palabras, este desfile ha encarnado con nobleza el sueño americano, en todo su optimismo. Como si de alguna manera la Semana de la Moda de Nueva York hiciera eco del reciente funeral de John McCain en Washington, donde la gente buena se puso de pie para hacer lo correcto.

"Central Park es Nueva York. Es donde vivo y me encanta. Pensé, eso es lo que hago. Esa es la vida de la que amo formar parte", dijo Ralph Lauren a FashionNetwork.com. "Tenía algo que decir sobre Estados Unidos. No se trata de ropa, sino de espíritu, tal como lo siento", agregó el diseñador, al opinar sobre su carrera. "Nunca tuve un plan trazado. Solo sabía que tenía que trabajar duro. Quería hacer lo mío y ganarme la vida para poder formar una familia. Es todo. No hice planes. He tenido suerte. Soy modesto, pero arrogante. Tal vez no arrogante; digamos que tengo confianza en mí mismo. ¡Disfruten de la fiesta!".

Traducido por Hernández Moya Sebastián

Copyright © 2018 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Lujo - Prêt-à-porterDesfiles
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER