Paris Fashion Week: feminista y multicultural

Este año, el Día Internacional de la Mujer está dedicado a las “Mujeres en el cambiante mundo laboral: 50-50 para 2030”, un objetivo ideal para la moda, una industria liderada cada vez más por mujeres. Con un nuevo récord de participación de diseñadoras, 34 de las 82 presentaciones del calendario oficial de la Chambre Syndical fueron diseñadas por mujeres. 
Bleu de Travail, para el Día Internacional de la Mujer, Christian Dior – otoño-invierno 2017 – Mujer – París - © PixelFormula

Así, en Christian Dior, el emblemático gris de la casa fue desterrado de la pasarela y reemplazado por 50 tonos de azul, en donde el color predominante fue lo que los franceses llaman bleu de travail. La temporada pasada, la directora creativa de Dior, Maria Grazia Chiuri, presentó una camiseta con la leyenda "We Should All Be Feminists" (todos deberíamos ser feministas) y esta temporada cuatro de sus modelos llevaban pantalones y chaquetas de trabajo.

En lo que la mayoría de la gente consideró como el espectáculo destacado de la temporada, el show de Balenciaga, el diseñador Demna Gvasalia presentó modelos en abrigos de hombre, con cortes asimétricos, como si estuvieran abrochados incorrectamente. Parkas, lonas, abrigos abiertos a cuadros y gabardinas: la nueva definición de la sofisticación de vanguardia para una mujer creativa.

Feminismo romántico

Súper heroína galáctica de Star Trek, realizada por el capitán Karl Lagerfeld para Chanel – otoño-invierno 2017 – Mujer – París - © PixelFormula

En Miu Miu, Miuccia Prada presentó un exotismo moderno, con collares gigantes de chal, amplias Parkas para después de esquiar y abrigos de piel falsa en tonos pastel, todo cubierto de diamantes de imitación y cristales, ya que muchas mujeres quieren que su feminismo sea glamoroso. Mientras que en Chanel, el “Capitán Kirk Lagerfeld” de Star Trek le devolvió la esencia sublime al futuro, con súper heroínas de la era espacial en vestidos de cóctel brillantes como estrellas en la noche y chaquetas plateadas en lana shearling.

En Valentino, la visión de Pierpaolo Piccioli del romanticismo feminista mezcló la reserva victoriana con los colores del Pop Art del movimiento de diseño italiano Memphis en magníficos caftanes, vestidos y abrigos largos.

A través de la ciudad, las colecciones marcaron el regreso de las hombreras de los años 80, como en el gran espectáculo inaugural de la temporada, Saint Laurent Paris. El director creativo Anthony Vaccarello mostró un romanticismo brutal con los escotados vestidos de cóctel en cuero patentado; esmóquines alargados con hombros de malla metálica y guantes de un metro de largo de lana shearling que sobresalían por encima del hombro. Nada de sumisión para estas mujeres. Sin embargo, hacia el final de la semana la autoridad publicitaria francesa exigía que esta casa retirara última campaña publicitaria "porno chic", que muestra a una mujer en medias de malla con la entrepierna abierta, alegando que se trata de una "representación degradante y humillante de una persona".

En otros lugares, sin embargo, la tendencia dominante fue un enfoque colorido y romántico sobre el feminismo. De los enormes abrigos envolventes de combinaciones de colores florales y étnicos de Dries Van Noten, un compendio mundial de estampados con un elenco de modelos de primera y que abarcó múltiples etnias, a los masculinos redingotes de lana emparejados con blusas de encaje de Lanvin que fueron asertivos pero femeninos. Las ideas de los deportes atléticos pulularon, sobre todo en el show que más empoderó a las mujeres en la semana, Fenty x Puma, la colección de colaboración de Rihanna con el gigante alemán de la ropa deportiva. La artista hizo que sus modelos desfilaran literalmente encima de las mesas de la Biblioteca Nacional de Francia en la rue de Richelieu, arrancando las hojas de libros en el final del desfile. ¡Solo se puede adivinar lo que habría pensado el cardenal!

El desfile de Fenty x Puma de Rihanna empoderó a todas las mujeres – otoño-invierno 2017 – Mujer – París - © PixelFormula

A lo largo de la semana se vio una tendencia folclórica: suéteres de Aran en Saint Laurent y Sonia Rykiel, y vestidos de tartán áspero o chaquetas bomber en pieles trabajadas por tribus norteamericanas en Louis Vuitton, aunque todo mezclado en conjuntos urbanos modernos para la mujer profesional y creativa.

Seguridad reforzada

A raíz de los atentados terroristas en Francia, la Chambre Syndicale, órgano a cargo de la moda en Francia, trabajó en estrecha colaboración con la Prefectura de la Policía de París para disipar los temores de cualquier ataque contra una industria tan prominente como es la moda. Todos los desfiles contaron con las más estrictas medidas de seguridad, incluso los eventos más pequeños, como el 30 aniversario de APC, donde más de una docena de policías armados estuvieron presentes en la calle Madame. Mientras que en los más grandes, se podía ver grupos de detectives mezclados con los asistentes afuera y adentro de los recintos.

Por otra parte, si bien la asistencia de las principales revistas, compradores de tiendas por departamento e influenciadores de redes sociales pareció alta, muchas salas de exposición registraron un tráfico mucho más reducido de propietarios de boutiques internacionales.

Polémico trato a modelos

Ninguna semana de la moda está completa sin una polémica y ésta fue dominada por las acusaciones del director de casting James Scully de que modelos adolescentes fueron obligadas a esperar en una escalera fría y oscura mientras que el director de casting de Balenciaga fue a almorzar durante tres horas; y de que Lanvin habría hecho llamadas a tres agencias de modelos solicitando que no enviaran ninguna modelo de color para su show.

Debido a esto, Balenciaga despidió a su directora de casting Maida Gregori Boina, a pesar de que ella alegó con vehemencia su inocencia. Además, la acusación enojó mucho al director creativo de Lanvin, Bouchra Jarrar. El miércoles 1 de marzo, después de su show en el Ayuntamiento de París, dijo a FashionNetwork.com: "¿Cómo alguien puede sugerir seriamente que haríamos eso? ¡Acusar a nuestra casa de racismo! Creo que todos somos lo suficientemente inteligentes como para saber que un diseñador en París nunca haría eso”. Por cierto, su show contó con la participación de la estrella puertorriqueña Joan Smalls.

Joan Smalls desfilando en el Ayuntamiento para Lanvin – otoño-Invierno 2017 – Mujer – París - © PixelFormula

En la mañana del domingo 5 de marzo, un pequeño grupo de manifestantes se reunió afuera del desfile de Balenciaga, denunciando la supuesta ausencia de modelos de color en los grandes desfiles de París. Irónicamente, la veterana supermodelo sudanesa Alek Wek desfiló para Balenciaga, increíblemente hermosa en un vestido de terciopelo negro con un enorme lazo de tafetán. Incluso posó para Instagram bajo la lluvia (llovió toda la semana en París) al exterior del espectáculo, con un ramo de flores que Balenciaga entregó a cada miembro de su elenco.

A favor de la inmigración

No hay duda, esta fue una temporada parisina marcada por la inclusión, en la que los diseñadores denunciaron públicamente el jingoísmo y el bloqueo fronterizo de Donald Trump. Durante la entrega del LVMH Prize en la sede principal del conglomerado de lujo, una de las diseñadoras concursantes, Maria Jahnkoy, nacida en Siberia pero con sede en Crown Heights, Nueva York, dijo a los oyentes desde su estudio, a través de Skype en su iPad: "¡Tenía mucho miedo de dejar Nueva York para ir a París en caso de que no me dejaron entrar de nuevo!".

MariaJahnkoy, diseñadora nacida en Rusia pero con sede en Nueva York, quien teme por el control fronterizo impuesto por Trump, habla con los jurados de LVMH a través de Skype - Godfrey Deeny
 
Nicolas Ghesquière de Louis Vuitton, la mayor marca de LVMH, presentó todo un manifiesto visual a favor de la inclusión y de la inmigración dentro del Cour Marly del Louvre, en el primer desfile jamás organizado dentro del más grandioso museo del mundo.

Su espectáculo rompió las fronteras entre los géneros, entre la ciudad y el campo, y entre la ropa para la noche y el día, antes de decirle a los editores entre bastidores: "Quería mostrar a través de la moda que la inmigración siempre ha sido increíblemente importante para la evolución de la civilización”. Su desfile Vuitton contó con cinco modelos de origen asiático y seis jóvenes modelos de color. Sus nombres son: Janaye Furman, Theresa Hayes, Shelby Hayes, Manuela Sánchez, Selena Forrest y Elibeidy Danis.

Copyright © 2018 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Desfiles
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER