Max Mara y el renacimiento de un logo

Max Mara ha presentado una estricta declaración sobre el minimalismo contemporáneo y un recordatorio sobre el placer del total look, en un desfile en el que el logo original de la marca fue el protagonista.


Max Mara

Al mismo tiempo, la colección sirvió como un muy adecuado recordatorio de que, en un momento en el que la moda está dominada por la disparatada mezcla de Gucci,  una visión limpia, depurada y contenida, también puede dar muy buen resultado.

La colección se presentó en un gigantesco patio en el que la pasarela, color arena de playa, estaba decorada con logos de Max Mara de 1950 en letras latinas. “Es exáctamente el logo utilizado por mi padre en 1951, cuando lanzó la primera colección Max Mara. Únicamente dos abrigos y un traje”, explicó orgulloso el PDG Luigi Maramotti, cuya familia es la dueña de la firma.

Su padre, Achille, desfiló por primera vez en su ciudad natal Reggio Emilia, después de que su madre (que había creado una escuela de costura) diera los primeros diseños a sus tres mejores estudiantes de costura. Esta tradición sigue presente en Max Mara, reputada por la impecable calidad y acabado perfecto de sus prendas. Actualmente, su imperio comercial cuenta con más de 2.600 puntos de venta en el mundo, un verdadero gigante de la moda en relación a la mayoría de la marcas que desfilan en las pasarelas europeas. Sólo en París, Max Mara posee seis tiendas, entre las que se encuentra su flagship de avenue Montaigne, así como sus espacios en Le Bon Marché y las galerías Printemps.

Para la próxima primavera, Max Mara imagina mujeres en organza de color beige o blanco, en entallados impermeables o gabardinas cortadas a la mitad para crear una falda. Los estampados del logo estuvieron presentes en abrigos, faldas, bolsos y zapatos; además de una fantástica serie de estampados florales para crear una atmósfera de lo más fresca.

Para terminar, Max Mara presentó una serie de frescos chaquetones, monos, chaquetas y pantalones en denim con una vuelta de veinte centímetros. Una de las modelos desfiló con una cazadora en denim y una hijab, al igual que muchas de las mujeres sentadas en la primera fila del desfile. A ojos de todos, el momento denim en Milán recordó al último revival de Helmut Lang.

“Trabajar con y no en contra de la naturaleza”, citaba el programa al gran jardinero francés Gilles Clément, en la línea de la colección. Papá Achille estaría orgulloso.
 

Traducido por Natalia Carrazon

Copyright © 2017 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Moda - Prêt-à-porterModa - ComplementosLujo - Prêt-à-porterLujo - ComplementosDesfiles