La elegancia desgarrada de Alexander McQueen en París

Una oda a un jardín inglés con giros punk rock fue el tema de la sensacional colección de Sarah Burton para la casa Alexander McQueen, presentada este lunes en París.


Ver desfile
Alexander McQueen - primavera-verano 2018 - mujer - París - © PixelFormula

Inspirado por el famoso jardín inglés Great Dixter, la colección se presentó en el interior de la antigua Orangerie de los jardines de Luxemburgo en París, en la que se instaló una pasarela de ladrillos rojos y una serie de estructuras cubiertas con gigantes sábanas de algodón bordadas con delicados lirios, amapolas, orquídeas, rojas bocas de dragón y coloricas furcraeas. Exactamente como en los jardines Great Dixet.

El casting desfiló en una serie de vestidos desaliñados y el pelo en jirones. Para el día, gabardinas deconstruidas con fracciones de seda que imitan un colchón y vestidos de cuero palabra de honor de princesa del punk repletos de tachuelas y acabados en volantes, negro o rojo encendido.

Para la noche, preciosos vestidos de satén flamenco cortados y torcidos por uno de los lados. La absoluta belleza de todo el concepto llegó a su clímax en un brillante final de diseños de tafetán blanco en un cruce entre ‘slip dress’ y vestido de gala. Todos ellos desgarrados y acabados en delicadas flores de verano.

Esta ha sido una temporada con un evidente romanticismo, pero uno basado en una cierta elegancia callejera dura. Este fue también el caso de McQueen, en cuyo desfile las mujeres desfilaron con botas de combate con tachuelas doradas, estampados florales o mini guitarras y saxofones de lentejuelas con tacones de plexiglás con flores en el interior.

Una visión de la moda particularmente bella, concebida por una diseñadora reconocida por su disonante estética y su atrevido sentido de la feminidad.
 

Traducido por Natalia Carrazon

Copyright © 2017 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Moda - Prêt-à-porterDesfiles