La colección crucero de Koché rinde homenaje a la fusión cultural de Marsella

Tras semanas de colecciones cruceros fue muy instructivo asistir al desfile de Koché en Marsella, celebrado en la noche del martes en un auténtico crucero, aunque no en uno de lujo.


Ver desfile
Koché Resort 2019 - Spring-Summer2018 - Cruise Collection - Paris - Pixel Formula

La temporada comenzó hace seis semanas en París con Chanel a bordo de La Pausa, un enorme transatlántico construido en el interior del Grand Palais; y terminó este martes por la noche, tras excursiones a Chantilly, Saint Paul de Vence y Arles, cortesía de Dior, Vuitton y Gucci respectivamente, con un desfile en el Danielle Casanova, un ferry que va de Marsella a Córcega, Argelia y Túnez.

Esta colección mixta rinde homenaje al crisol de razas y culturas único  marsellés; una apuesta por la renovación de la ciudad portuaria de Marsella y una afirmación de la moda. Christelle Kocher, fundadora y diseñadora de Koché, fue la tercera diseñadora invitada por Open My Med, un programa creado por la Maison Mode Méditerranée (MMM), la ambiciosa escuela de moda local. Y gran parte de su colección elegante, atlética, divertida y funky hace referencia a Marsella y la mezcla única de culturas de la ciudad, donde armenios y africanos, Provenza y París se codean.

“El crucero consiste en viajar. Quería evocar la idea de un viaje a Marsella y su fusión de razas tan especial. Referencias étnicas como una chilaba de artex que aún feminidad y mafia. Se supone que la moda debe enviar un mensaje, ¿no?", declaró Kocher.

Un desfile lleno de vida, en el que los modelos desfilaron sobre la cubierta de la planta once del barco con magníficos vestidos de chifón y camisetas bordadas con cuentas de espejo, siguiendo el patrón de los diseños de henna marroquíes. Después del desfile, artistas árabes ofrecieron a los turistas los mismos patrones de tinta de henna bien pasada la medianoche, en el animado Puerto Viejo de la ciudad. El resultado fue de lo más poético: túnicas florales muy femeninas que revoloteaban con la brisa de la tarde, trajes de color turquesa con aplicaciones de encaje, vestidos provenzales subidos de tono, pantalones de chándal para un fin de semana exótico y el abrigo kimono de la casa en lana Merino. Para los chicos, sudaderas en las que podía leerse "Le Sud Bébé", trajes de mafioso de estilo rudo y máscaras con patrones de henna.

“Quería un país imaginario, no demasiado literal. También quería un elenco que reflejase la mezcla de esta ciudad: el norte de África, moros, artistas locales, artistas callejeros e incluso el capitán del barco", sonrió Kocher, mientras la puesta de sol iluminaba el lejano Chateau d'If, famosa cárcel del conde de Montecristo, que se alzaba tras ella.


Ver desfile
Koché Resort 2019 - Spring-Summer2018 - Cruise Collection - Paris

Como parte de Open My Med, Koché invitó a un grupo de artistas a crear obras de arte en tiendas en desuso de la rue de la République, y dentro de J1, un nuevo y dinámico espacio de arte situado en un antiguo almacén en los muelles de la ciudad. Una tienda se convirtió en una obra pop-up virtual, otra contaba con su propio papel pintado en el que podía leerse  "Live dangerously until the end!". Una clara referencia a la salvaje reputación de la ciudad como centro internacional para el comercio de drogas, desde que Gene Hackman rodase aquí French Connection 2 en 1975.

Sin embargo, Marsella ofrece hoy una imagen distinta, con tranvías limpios, el legendario club de natación Cercle des Nageurs, donde Kocher organizó un almuerzo, y el nuevo museo MUCEM, que inauguró una brillante exposición de Ai Wei Wei esta semana. Sorprendentemente, el padre del artista chino, el poeta Ai Qing, navegó de Shanghai a Marsella en la década de 1920, yendo a París para trabajar como barnizador y descubrir la vida literaria y artística de la capital.

“Marsella adora la moda y Marsella es moda,” declaró Didier Parakian, alcalde de la ciudad, cuyo padre emigró a Marsella desde Armenia hace un siglo.

Es sin duda ambicioso para una firma incipiente como Koché presentar una colección crucero, teniendo en cuenta que sus competidores crucero son casas multimillonarias como Vuitton y Chanel.

“La invitación que me hizo Marsella es única. Un papel en blanco para hacer lo que quisiera y estoy muy agradecido por ello. Con cada desfile que hago quiero lanzar un fuerte mensaje. Es por esto que he llevado a cabo un verdadero casting, desde artistas a equipos del crucero. Era importante para mí lanzar una imagen positiva de esta genial ciudad", sonrió Kocher.

Este desfile de Koché fue el tercero del proyecto Open My Mind, en el que han participado diseñadores como Yacine Aouadi y Jacquemus. Este último estará de vuelta en la ciudad el lunes 25 de junio para presentar el debut de su colección masculina. Ambos desfiles han estado apoyados por Woolmark, que también ha ayudado a financiar los vídeos de los desfiles de Jacquemus y Koché en el Strand Bookstore de Nueva York.

Koché está presente actualmente en 65 retailers, aunque sus mejores clientes siguen siendo las plataformas de ecommerce como Net-a-Porter, según ha explicado el director general de la firma, Jean René Bouton.

Traducido por Ana Ibáñez

Copyright © 2018 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Moda - Prêt-à-porterDesfiles
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER