La Alta Costura, más ajetreada que nunca, arranca este fin de semana

Pierre Bergé, pareja de Yves Saint Laurent, que falleció el pasado otoño, debe de estar revolviéndose en su tumba. Después de que Yves se retirara en 2002, pasó la siguiente década prediciendo la muerte de la alta costura, pero ésta, al contrario, muestra un perfecto estado de salud.


Ver desfile
Valentino - Spring-Summer2018 - Haute Couture - Paris - © PixelFormula

Este fin de semana, se abre la temporada de otoño-invierno 2018-2019 durante cinco días, en los que se presentarán las más elaboradas y curiosas prendas. Cientos de clientes volarán en sus jets privados para observar lo nuevo de su diseñador favorito. Además, la semana de la costura continúa ejerciendo un magnético poder, atrayendo a todo tipo de marcas de moda y talentos incipientes para organizar eventos en París.

Esta temporada se celebra también el 150 aniversario de la Federación de la Alta Costura y de la Moda (FHCM, en francés), el gobierno de la moda francesa y una organización que tiene sus raíces en 1868, cuando el padre de la alta costura, Charles Frederick Worth vistió a la Emperatriz Eugenia.

El calendario official cuenta con 35 desfiles de pasarela (aunque hay dos marcas que hacen doblete, Chanel y Giorgio Armani Privé). Y hay casi el mismo número de desfiles fuera del cartel official en embajadas, hoteles suizos, clásicos palacios y múltiples hoteles particulares. Se podría argumentar que solo un puñado de casas tienen de verdad clientes de alta costura. Serían los Siete Magníficos, compuestos por Givenchy, Christian Dior, Chanel, Giorgio Armani, Elie Saab, Jean Paul Gaultier y Valentino. Este septeto arranca con Givenchy en los Archivos Nacionales, en Le Marais, aunque el calendario comenzará en la mañana del domingo con RVDK, la colección de costura del holandés Ronald van der Kemp, subrayando cómo París es un punto destacado a nivel internacional.
 
Dicho esto, el momento más novedoso del domingo será el debut de L’Atelier, la nueva colección de la casa de Sonia Rykiel, dentro de la escuela de Bellas Artes Cour du Mûrier, nombrada así por la antigua morera que hay en su corazón.
 
Sin embargo, los editores andarán ocupados la tarde de antes. La habilidad de la semana de la alta costura para atraer centenadres de marcas permanece inalterable. En esta ocasión, a efectos prácticos, la semana comienza el sábado por la noche con una presentación de la colección crucero y una cena organizadas por Miu Miu en el interior del Hôtel Reginal, un hotel clásico donde han sido grabadas nada menos que 14 películas.
 
Todo el mundo es un escenario y todos los hombres y mujeres son actores, pero no hay teatro de la moda tan internacional como la semana de la alta costura. El domingo será el turno de Agonovich by Nana Agonovich, nacida en Belgrado, y Brooke Taylor, nacida en Montecarlo; el lunes, Gyunel, un azerbaiyano afincado en Londres; el martes, Ulyana Sergeenko, rusa nacida en Kazajstán y el miércoles Galia Lahav, una rusa establecida en Tel Aviv.


Ver desfile
Fendi - Fall-Winter2017 - Haute Couture - Paris - © PixelFormula

Y no hay semana de la Alta Costura que no esté completa sin la aparición de Vetements, la firma asentada en Ginebra y aclamada en París por su rupturismo que fue creada por el diseñador Georgiano Demna Gvasalia. Su desfile será el domingo y su invitación es en pan de jegibre de Lebkuchenherzen.

Ha habido también algunas salidas, como la de A.F. Vandevorst, que salió de la semana de la Alta Costura y que desfilará en la de septiembre de París. Después de haber llegado con gran pompa el año pasado desde América, tanto Proenza Schouler como Rodarte han decidido ahora regresar a Nueva York.

A las 15.30 del domingo, no habrá uno, sino tres desfiles fuera del cartel oficial. Serán los de Eva Minge de Polonia, la marca de calle ANDI.KP y Hermès, que desvelará su última precolección en el interior de su histórica flagship en Faubourg St Honoré.

Los visitants de París también podrán acudir a exposiciones reseñables, que van desde Margiela – Galliera hasta ‘La alquimia secreta de una colección’, el último desfile de la fundación Alaia.

La temporada también será testigo de otro desfile, el celebrado por Fendi Couture, rebautizado ahora, pues antes se llamaba Fendi Fourrure, en un guiño a que solo se mostrarían pieles. La casa también ha cambiado la localización y ha pasado del Teatro de la Avenue Montaigne al Palais Brongniart, la antigua Bolsa de París. Esto, dados algunos de los precios de los bolsos de Fendi, podría tener sentido. Fendi es uno de los cinco miembros, junto con Girogio Armani Privé, Elie Saab, Victor & Rolf y Valentino aprobados por la FHCM.

Como marca la tradición cada mes de julio, la FHMC celebrará el fin de la semana con una fiesta por todo lo alto, en el interior del Petit Palais en la noche del miércoles. Pero la semana aún conserva un último día dedicado a otra industria dominante en París, la alta joyería. Alrededor de la Place Vendôme, diez marcas presentarán sus últimas propuestas. Entre ellas figurarán Boucheron, Chopard, De Beers, Dior Joaillerie y Louis Vuitton. Y, una vez más, casi el doble de los joyeros con mucha ambición han enviado invitaciones para presentaciones rivales.
 
La alta costura, en resumen, sigue siendo el bote de miel más pegajoso de la moda, atrayendo a un buen puñado de marcas cada temporada. Irónicamente, la casa más famosa que estará ausente es Yves Saint Laurent, que no celebra un desfile de alta costura desde 2005. Ese fue el único y último desfile de Hedi Slimane para la casa. Alguien tenía que respaldar a Bergé.

Copyright © 2018 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Lujo - Prêt-à-porterJoyeríaLujo - OtroDesfiles
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER