Givenchy Couture hace sonar Moon River en le Marais

Ninguna casa de moda está tan vinculada a una leyenda de Hollywood como lo está Givenchy a Audrey Hepburn, el leit motiv de una colección muy cuidada presentada el domingo por la noche en París por la directora creativa de la marca, Clare Waight Keller.


Ver desfile
Givenchy - Fall-Winter2018 - Haute Couture - Paris - © PixelFormula

"Audrey es una gran parte de Givenchy y está presente en casi todo", afirmó Waight Keller, que entregó a todos los invitados un cuidado programa con retratos y bocetos de Hubert, junto a imágenes de algunas de las mejores creaciones del diseñador, que falleció el 10 de marzo de este año.
 
"Me pidió que fuera fuerte, creía en la elegancia y en la moda. Y sentí que tenía que ser respetuosa con su visión de la mujer en esta colección", añadió Waight Keller, que se reunió con Givenchy poco antes de su muerte.
 
Una expresión clara de la pureza de la moda, desde las faldas de falla plateadas y las capas-levitas esbeltas a las capas románticas de plumas y los fabulosos vestidos sujetos por correas de cuero en el cuello. 
 
Waight Keller tiene el control absoluto de su atelier; lo vemos especialmente en sus increíbles vestidos de pluma, en tonos degradados. En un bonito gesto deportivo, la diseñadora británica salió a saludar acompañada de doce miembros de su atelier, respetando una antigua tradición de Hubert. 
 
Hepburn se presentó para su primera prueba con Huber siendo una cándida actriz, el diseñador esperaba encontrarse a la gran Katherine Hepburn y no a una desconocida Audrey. Sin embargo, acabó por convertirse en una de las mujeres más de moda del planeta, que es lo que se captura en esta colección. No hay rastro de la rigidez que uno asocia con las colecciones de alta costura, sino que más bien encontramos la elegancia desenfadada que siempre ha caracterizado a Audrey.
 
Para el final, los altavoces subieron de tono con Moon River de Henry Mancini, la canción de Desayuno con Diamantes, en la que Givenchy vistió a Hepburn en su papel más importante, el de Holly Golightly.
 
Un desfile mixto en el que Waight Keller acompañó a sus mujeres modernas de roqueros de aires dandi, la mayoría de ellos con capas de lana gris y lentejuelas brillantes. Una silueta de hombros anchos compartida también por las mujeres. Todos ellos caminando orgullosos sobre la pasarela gigante de espejo colocada en el interior de los Archivos Nacionales, en le Marais.


Givenchy Otoño 2018 Couture - Photo: PixelFormula

"Al bucear en los archivos me di cuenta de que Hubert había creado estos hombros anchos que aportan un fantástico toque masculino. Forma parte del lenguaje que estoy creando", sonrió Waight Keller. 
 
El desfile fue el primero de Givenchy desde que Waight Keller se anotase la victoria de moda del año al vestir a Meghan Markle para su boda con el Príncipe Harry.
 
Tradicionalmente era Atelier Versace quien abría la semana de la moda parisina, desde la época dorada de la marca italiana, cuando Gianni reinventó la alta costura, alejando a los ricos clientes ociosos de la primera fila para acoger con los brazos abiertos a Madonna o Prince.
 
Hoy es mucho más Givenchy, a pesar de que Miu Miu, Sonia Rykiel, Hermès y Vetements desfilasen antes que Waight Keller en este fin de semana de la moda. Sin embargo, Givenchy era el desfile que París necesitaba para arrancar la temporada de moda.

Copyright © 2018 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Moda - Prêt-à-porterModa - OtroLujo - Prêt-à-porterLujo - OtroDesfiles
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER