Giambattista Valli, Alta Costura al encuentro de la juventud

Alta Costura en mayúsculas, en el desfile del creador italiano Giambattista Valli, que presentó su última colección en el parisino Pavillon Gabriel, situado en el corazón de los jardines de los Campos Elíseos. Diseños con el reconocible sello de la casa, con un trabajo de los volúmenes y de las texturas, que apelan a un público joven consumidor de ‘couture’.


Ver desfile
Giambattista Valli - Fall-Winter2018 - Haute Couture - Paris - © PixelFormula

Giambattista Valli, convertido en cita ineludible con la Alta Costura desde su estreno en julio de 2011, citó a sus invitados en un bucólico marco. Las salas acristaladas del pabellón se vestían de impoluto blanco, donde las únicas notas de color las protagonizaban las flores de lavanda que decoraban el lugar con su intenso perfume. Entre los invitados estrella que ocupaban el front row se encontraban el también diseñador Olivier Rousteing, la editora de moda Carine Roitfeld o las influencers de la era blog Chiara Ferragni y Olivia Palermo, quien lucía un mini vestido del mismo tono que las flores.

El look encargado de abrir el desfile fue toda una declaración de intenciones, con un pantalón bombacho y un top palabra de honor en forma de lazo, ambos de un sobrio negro. En sus diferentes versiones, los pantalones completaron diferentes looks de una Alta Costura más urbana y moderna, que no deja de ser una obra de arte. Los diseños, que jugaron con la combinación de crop tops contemporáneos con faldas bordadas y se inspiraron en el trabajo dadaísta del artista Francis Picabia, presentaron exquisitos tejidos como el tul y la seda, hasta acabados de plumas, también presentes en el calzado, que no eclipsaron las joyas de la casa Chopard.

Los volúmenes que caracterizan las propuestas del diseñador romano jugaron un papel protagonista en gran parte de la colección. De mangas abullonadas a imponentes yuxtaposiciones de tul creando un efecto de volantes. Los vestidos estructurales de formas majestuosas fueron el hilo conductor de la parte final del desfile, en la que destacaron dos imponentes diseños de tul, en tonos azul cielo y rosa flúor. Las colas y las capas reforzaron varias creaciones, creando un estético efecto paracaídas.

“La idea de la juventud es muy importante para mí”, afirmaba Giambattista Valli en el backstage, tras su aplaudido desfile. Y añadía a su alegato: “Tengo clientes muy jóvenes que otorgan una nueva actitud a la Alta Costura. No tienen complejos, pueden llevar piezas de Alta Costura tal y como llevan camiseta y vaqueros”. No obstante, el diseñador no quiso confundir su punto de vista con una defensa de los millennials. “Todo el mundo está obsesionado con ellos, pero la juventud no es una cuestión de edad, sino una forma de ser”, concluía.

Hace algunas semanas, Giambattista Valli inauguraba su flagship londinense, ubicada en el 29 Sloane Street, la cual sigue a las aperturas de Seúl y Pekín. A finales del mes pasado, Artémis, el holding de la familia Pinault, se hacía con una participación minoritaria de la casa de costura Giambattista Valli, con el objetivo de contribuir al crecimiento de la misma.

Copyright © 2018 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Lujo - Prêt-à-porterDesfiles
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER