Furla confirma que el lujo asequible no para de crecer

El fabricante italiano de bolsos Furla registró un aumento del 23% en sus ventas anuales, confirmando el creciente apetito de los consumidores por las marcas de lujo asequible, mientras que la demanda por las marcas más caras sigue cayendo.  


Furla, Londres - Furla

Según afirmó Furla el pasado martes, su volumen de facturación se ha doblado en 5 años, impulsado por las nuevas aperturas, hasta los 339 millones de euros ($378.7 millones de dólares); tan solo el año pasado, aumentó un 30% a tasa de cambio corriente.

La francesa Longchamp, que opera en la misma categoría de precios (de entre 200 y 500 euros por un bolso de cuero), también registró un sólido crecimiento el año pasado, con un aumento del 10% en las ventas a tasa de cambio constante hasta los 566 millones de euros; en 2014, el aumento fue del 8%.

"Creo que hay una cierta fatiga hacia el lujo y los clientes se vuelven más inteligentes", dijo el presidente ejecutivo de Furla Eraldo Poletto a Reuters. El segmento de lujo accesible "tiene un gran potencial porque la gente quiere un equilibrio entre el precio que pagan por un producto y la calidad que reciben".

Furla, que fabrica la mayoría de sus productos en Italia, cuenta con 415 tiendas en todo el mundo, incluyendo 190 tiendas propias.

La marca tuvo un fuerte crecimiento en Japón, impulsado por los turistas chinos, y un crecimiento a doble dígito de las ventas en China continental, donde la mayoría de grandes marcas de lujo, como Gucci, Burberry, Prada y Louis Vuitton, pasan por dificultades.

"El rápido crecimiento de Furla es un testimonio del continuo desarrollo del lujo accesible, tanto de bienes de cuero como de ropa", dijo el analista de Exane BNP Paribas Luca Solca.

El crecimiento en el sector de bienes de lujo se ha reducido a un solo dígito, tras crecer más de 10% hace cuatro años, porque los clientes buscan gangas y favorecen las marcas más asequibles como Furla, Longchamp y Kate Spade en los Estados Unidos.

Varias marcas importantes como Chanel, Louis Vuitton, Prada y Gucci han elevado sus precios en la zona euro en los últimos años, lo que ha alejado a los consumidores locales y turistas, que cuestionan el valor añadido de los productos ofrecidos por estas marcas.

Aunque no brinda ningún nombre específico, Consultancy Bain & Co estima que el precio de algunos de los bolsos más vendidos ha aumentado entre 30 y 50 por ciento en los últimos tres o cuatro años en la zona euro.

De acuerdo con un estudio realizado por el Boston Consulting Group, los precios de lujo han aumentado a una tasa media anual acumulada del 14% entre 2002 y 2012, mientras que la tasa de inflación anual fue de sólo el 2,5%.

Las marcas de lujo dijeron que tenían que subir los precios para cerrar la brecha con los precios más altos en China; también citaron otras razones como el aumento en los precios de las pieles.

Sin embargo, según los analistas, los aumentos de precios, que no significaron mejoras significativas para los productos, han alienado a los consumidores locales.

"Creo que fue demasiado aumento en muy poco tiempo", dijo Claudia d'Arpizio, socia de Bain & Co. "Estaba claro que en los últimos tres a cinco años las marcas de lujo occidentales se enfocaban mucho en China…dejando de lado la base de clientes locales, que ahora se siente traicionada por estos aumentos de precio".

D’Arpizio estima que los outlets en donde las marcas de lujo venden los productos de temporadas pasadas con grandes descuentos a las afueras de las grandes ciudades ahora representan más del 10% del total de ventas de lujo a nivel mundial; en 2012, representaban solo el 5%.

$1 = 0.8952 euros

© Thomson Reuters 2018 All rights reserved.

Business