Esteban Cortazar celebra la tradición y el talento colombiano en Colette

Fue hace un año cuando el diseñador Esteban Cortazar se enteró de que en 2017 Francia celebraría el año de Colombia, una invitación que pretende reforzar las relaciones bilaterales por medio de iniciativas culturales y artísticas, tal y como se llevó a cabo anteriormente con Vietnam y Corea.

El diseñador Esteban Cortazar, fotografiado por Jaime Rubiano

« En aquel momento supe que tenía que hacer algo para celebrar mi país y la comunidad de talento colombiana… Y traerlos a un contexto que les diera otra luz », comenta el diseñador en pleno viaje relámpago a Cartagena. Así, la alianza con Colette, afamada concept-store parisina en la que presenta sus colecciones desde hace ya dos años, fue absolutamente inevitable. Y al escuchar la propuesta de Cortazar, Sarah Andelman, fundadora y directora creativa de la tienda, aceptó sin dudarlo.

De esta forma, del 10 al 22 de julio,  Esteban Cortazar presentará en Colette una cuidada selección de productos colombianos que incluirán desde artesanía tradicional a libros de arte, pasando por dulces típicos o accesorios. Asimismo, los escaparates de la tienda recrearán la estética de la « tiendita » de pueblo colombiano durante la primera semana, con materiales traídos expresamente para la ocasión; y será posible descubrir los sabores del país gracias al menú creado por el chef colombiano Carlos Peñarredonda, del restaurante parisino Candelaria.

Una de las piezas de la colección Esteban Cortazar x Colette - Colette

Además, el proyecto contará con una colección de alrededor de 15 piezas de Esteban Cortazar, así como con la presentación de su primera incursión en el sportswear con una línea « made in Colombia », en colaboración con la marca SevenSeven. Entre los elementos más emblemáticos destacarán los bolsos de tela decorados con ilustraciones del padre del diseñador, el artista Valentino Cortazar; un libro de edición limitada de Botero, publicado por Assouline; los accesorios hechos a mano por comunidades indígenas Wayuu y Kuna; la decoración, con las sillas de Ramón Laserna; los pendientes de Mercedes Salazar y de Casa Chiqui o la selección musical del cantante J Balvin. Igualmente, Cortazar ha invitado a artistas residentes en París, como la diseñadora de joyas Yaz Bukey y la marca de skateboards We Dare Paris para reinterpretar sus creaciones con pinceladas de Colombia.

En un contexto en el que impera la fugacidad y en el que el « see-now, buy now » parece dictar los ritmos del calendario de la moda, Esteban Cortazar se detiene y saborea el dulzor de la tradición, de la artesanía y del « savoir-faire » de sus compatriotas. Así, lo que podría parecer una presentación efímera irá más allá. « Lo lindo del proyecto es el carácter pop up, cargado de alternativas y posibilidades. Nos permite la creación de un concepto atemporal que pueda viajar, abriendo nuevos mercados y exponiéndolo en diferentes países », comenta Cortazar, afirmando que ya se trabaja en dicha idea, debido al enorme interés que ha suscitado en Japón. « Se trata de productos que siempre han estado ahí y solo necesitaban otro espacio para cobrar otra luz », concluye.

« Lo que empezó como algo pequeño se ha convertido en el proyecto más grande de mi carrera », afirma Esteban Cortazar, desbordante de ilusión ante la oportunidad de poder trabajar con marcas en las que cree y apoya, promover el turismo de la mano de Procolombia y, al mismo tiempo, colaborar con Colette. Y es que “Colombia no es solo artesanía y café”, sentencia el creador, defendiendo la evolución de su país y el momento de efervescencia que vive la creación de moda desde hace algunos años. Bastará con acercarse a Colette para comprobarlo.


 

Copyright © 2017 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Moda - Prêt-à-porterModa - ComplementosLujo - Prêt-à-porterLujo - ComplementosDiseñoColección