Ermenegildo Zegna llena de belleza la Bocconi

Nadie aúna arquitectura y moda como los italianos. Y pocos italianos consiguen esta conexión tan fácilmente como Alessandro Sartori, cuya nueva colección de otoño 2018 para la línea masculina de Ermenegildo Zegna parecía haber sido diseñada al mismo tiempo que el escenario del desfile.


Lo natural se aúna con lo técnico y el interior con el exterior en el desfile de Ermenegildo Zegna

El escenario fue el nuevo edificio de la facultad de económicas de la famosa universidad  Luigi Bocconi. Desde el primer economista, un ahorrador escocés llamado Adam Smith, la economía se conoce también como la ciencia lúgubre. Pero no había nada de triste en estas prendas arquitectónicas y opulentas, ni en este edificio minimalista y brutalista al mismo tiempo, creado por el magnífico estudio de arquitectura irlandés Grafton Architects, con el diseño del dúo formado por Yvonne Farrell y Shelley McNamara.
 
Como la estructura que utiliza elementos modernistas italianos clásicos de piedra y hormigón armado trastornando el lenguaje visual con un patrón de cristales contundente. El nombre del edificio está estampado con letras de un metro de alto bajo un arco de cemento armado.
 
Esa mezcla de austeridad y opulencia se reflejó en la pasarela, un auditorio convertido en un escenario invernal, en el que copos de nieve artificiales caían sobre los invitados y los modelos desfilaban sobre la nieve.
 
Salían jóvenes en gris cemento, tarjes e pana apagados, abrigos entallados con corte de gabardina en tonos turbios y solapas anchas, emulando la estructura moldeada del nuevo edificio de la Bocconi. Aunque la imagen destacada fue un traje de pata de gallo en tonos negros y blancos de alpaca mohair. Incluso estos trajes nuevos, de corte cruzado, sacaban provecho de los niveles superpuestos de este singular edificio.
 
Sartori iba de un lado para otro, alternando ropa deportiva urbana y trajes, cabe destacar las chaquetas entalladas con mangas en contrate y paneles de piel de cordero, fieltro y piel acolchada.
 
También añadió una inyección de alta costura con un par de abrigos excepcionales; desde un abrigo azul marino con bordados de cristal rojos y dorados a un fabuloso abrigo de alpaca jacquard tipo albornoz de Oasi Zegna, la fuente de tejidos de alta calidad de la casa, donde los tejidos se tiñen con hojas, hierbas y raíces.
 
"Es una conversación entre lo natural y lo técnico; creada para este bonito espacio" explica Sartori a FashionNetwork.com.
 
Su inspiración inicial fue el suizo alemán Thomas Fletchner, que dedicó siete años a preparar una serie de "fotos surrealistas, inmaculadas y fantásticas" de paisajes congelados, señala el diseñador. Sartori, maestro de los detalles sutiles, cubrió montones de botas ergonómicas y mochilas con piel repujada con un motivo de triple X, imitando una costura a mano.
 
El desfile sufrió por una banda sonora fúnebre y rara, que no restó a nada a esta colección contemporánea que nos recuerda el talento especial de Sartori para reinventar la moda masculina. Y continúa con la mayor historia de amor de Italia, la unión de la arquitectura con la ropa elegante y a la moda.

Traducido por Ana Ibáñez

Copyright © 2018 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

ModaLujoDesfiles
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER