El streetwear a la italiana hace chispas en la Milan Fashion Week

Todos sueñan con ser el nuevo Gosha Rubchinskiy. Pero, lejos del estilo austero cercano a la estética postsoviética del diseñador ruso, preconizan un streetwear más divertido y soleado, con un toque sartorial para algunos. Esta es la filosofía de Malibu 1992, Palm Angels y GCDS. Tres nuevas marcas del podio milanés made in Italy que han animado el último día de la Fashion Week lombarda. Cada uno con una colección mixta para hombre y mujer.

Primeros pasos de GCDS en la pasarela de Milán - FashionNetwork.com (ph DM)

GCDS abrió el baile la mañana del lunes, con un vestuario estival fresco y energético, una mezcla de ropa deportiva en colores ácidos (verde manzana, rosa, amarillo) y tenues para la playa (en bermudas, camisetas, suéters, cortavientos) con tintes más clásicos (rojo, azul marino, blanco). No hay que olvidar la multitud de accesorios: mochilas, bolsos-pulsera, gafas, chanclas de piscina, gorras, etc.

“Lanzamos la marca en 2015, pero es la primera vez que hemos desfilado. Nacimos del lienzo. Es un proyecto viral que, gracias al apoyo de amigos como Chiara Ferragni (presente en el desfile) y algunas celebridades, se ha constituido como una comunidad. Un grupo de fieles que nos ha seguido las últimas cinco temporadas sin parar de crecer. Las ventas se han disparado hasta llegar a los 5 millones de euros actuales” explica Giuliano Calza de 28 años, que se lanzó a la aventura con su hermano Giordano de 32 años y Matteo Carraturo de 25 años, otro diseñador del grupo.

Giuliano Calza, el diseñador de GCDS en el backstage - FashionNetwork.com (photo DM)

El joven recorrió un largo camino antes de meter la cabeza en la moda. Tras estudiar relaciones internacionales en Nápoles, su ciudad natal, obtuvo una beca para estudiar un año en la universidad de Shanghai para extranjeros. Tras esta experiencia, Giuliano siguió sus con estudios en márketing y comunicación en la prestigiosa universidad milanesa Bocconi y trabajó en la agencia de prensa de Blumarine, donde se ocupó de la comunicación online de diferentes marcas. Después de tres años en China gestionando la imagen de la cadena de restaurantes Mylk, volvió a Italia y se lanzó a la moda.

“GCDS es streetwear moderno, muy diferente al oscuro que actualmente está en voga. Un poco a la italiana con un toque irónico”, añade el napolitano, quien adora revisar el logo de su marca cada temporada y hacer juegos de palabras como “sea riously” recogido en su última colección. Todo está producido en Italia.

Un look de la marca de Francesco Ragazzi - Palm Angels

Las otras dos marcas, que ya debutaron en las pasarelas la temporada anterior, desfilaron a primera hora de la tarde. Palm Angels se lanzó en enero de 2015 y ya cuenta más de 165 puntos de venta multimarcas en el mundo, entre Asia, Estados Unidos y Europa.

Los amplios pantalones multibolsillos, emblemas en nylon, largas correas en modo cinturón o capuchas con cuello estilo pasamontañas, llegan directamente del mundo del skate, de donde la marca recoge la inspiración.

PMás exactamente, se inspira en los skaters de Los Ángeles que Francesco Ragazzi (de 32 años), a cargo de la imagen de Moncler como director artístico y también fotógrafo, captó y publicó en el libro llamado Palm Angels en 2014, recogiendo toda la atmósfera y luz dorada de California.

Malibu 1992, primavera-verano 2018 - milanomodauomo.it

“Soy un americano en Italia” sonríe el milanés cuyo corazón permanece al otro lado del Atlántico. “He querido reinterpretar la cultura americana con mi propia visión, partiendo de la ropa deportiva Ivy League (en referencia a la élite de las universidades americanas), para llegar al mundo laboral”, resume el diseñador, quien ha fundado la firma con el empresario Davide De Giglio y también cuenta en su equipo con Off-White y Marcelo Burlon.

El creador de Malibu 1992 está obsesionado con el imaginario californiano de los años del clubbing, “me encantaría volver a la energía de esta época de los años 90”, apunta. Dorian Gray, como se conoce en escena al DJ Dorian Stefano Tarantini de 35 años, ha puesto la música a los desfiles y ha hecho bailar a los fiesteros de la music house.

Es este el ambiente y la estética de la vida nocturna que el diseñador trata de trasladar a una colección de contornos netos con detalles precisos, un sexto sentido para el corte y una visión muy gráfica.
 
“Ya he desarrollado una actividad musical y creé en 2015 mi sociedad de moda. Un estilo sportswear sartorial con telas técnicas. Todo está fabricado en Toscana y algunas de las prendas son artesanales”, indica el creador.

Traducido por Natalia Carrazon

Copyright © 2018 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Desfiles