El homenaje de Tory Burch a Lee Radziwill

Lee Radziwill es algo así como un regalo que nunca se acaba. La siempre elegante hermana pequeña de la difunta primera dama Jacqueline Kennedy ha sido desde hace mucho tiempo un icono en la alta moda, pero nunca había sido tan bellamente reconocida como en la última colección de Tory Burch, presentada en la mañana de este viernes en Manhattan.


Tory Burch, otoño - invierno 2018 - Pixelformula
 
Las modelos se pasearon con vestidos de gasa semitransparentes con adornos de encaje y lazos colgando; con caftanes con estampado de paisley y, lo mejor de todo, con una serie de vestidos de seda de georgette estampados con flores en plena floración, hojas, raíces y ramas. Burch compensó todo eso con trenchs de doble sarga y de ante, chaquetas de lana de oveja perfectamente proporcionadas y capas estructuradas. Todo ello rematado con su siempre presente pizca de estilo hippie chic y un toque deportivo. 

El color clave fue el rosa, elegido en honor al famoso diván rosa de Lee. El escenario fue un campo con miles de claveles reales, plantados sobre musgo, alrededor de los cuales caminaron las modelos. El elegíaco ambiente se intensificó con la música en directo de la Chamber Oschestra de Nueva York, que tocó las Cuatro Estaciones de Vivaldi dirigida con tremenda precisión por Salvatore Di Vittorio, natural de Palermo (Italia), que iba enfundado en un elegante traje.

“Me gusta la humildad de los claveles. Y quería optimismo. No me importa hacia dónde vamos, solo quiero optimismo, ¡pero no como el de las animadoras!”, dijo Burch a FashionNetwork.com, con su característica sonrisa. 
 
“Me gusta Lee por su carácter, su humor y su resistencia. Y, por supuesto, adoro su estilo, lo que pasa es que no quería hacer una referencia literal a él”, añadió Burch, que recibió una tremenda ovación al final del desfile por parte de un radiante público entre el que figuraban Julianne Moore, Sienna Miller, Zoey Deutch, Liya Kebede y Jessica Hart.
 
Radziwill, que se casó tres veces pero emplea el apellido de su segundo marido, es una decoradora de interiores reconocida por su impecable buen gusto. 

El desfile de Burch se ubicó en un antiguo y gigantesco restaurante construido con falsos arcos bajo el puente de Queensboro y sus colores, fruto de una reforma de los años 80, lo convirtieron en el escenario ideal para acompañar a esta colección. Desafortunadamente, una reciente enfermedad impidió a Radziwill –cuyo apellido de nacimiento es Bouvier- atender al desfile, pero su espíritu planeó sobre todos los diseños. Una auténtica musa para cualquier época.

Copyright © 2018 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Moda - Prêt-à-porterModa - ComplementosDesfiles
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER