Colombia: las dificultades del diseño sin protección

En Europa los diseñadores cuentan con formas fáciles de hacer valer sus diseños; el tiempo lo es todo y quién lo hizo primero así lo haya revelado o no, es quien conserva la autoría con prácticas muy sencillas. Se protegen los derechos de autor de la moda como se hace en las otras industrias pues se reconoce como el arte que es. 

Instagram

Colombia, por su parte, no cuenta con este tipo de privilegios que parecen más derechos e incentivos. La única instancia que media en este tipo de casos es la SIC y lo hace en referencia a las marcas, logotipos e insignias no a los diseños. 

Marcas extranjeras, de moda y accesorios e incluso una marca de maniquíes francesa, se han quejado públicamente y ante este medio, sobre las copias excesivas que viven en el país por cuenta de la falta de regulaciones. 

Hoy un nuevo caso pone en contra punteo a dos grandes de la moda local: Mercedes Salazar y Silvia Tcherassi, la diseñadora colombiana que triunfa con sus aretes y accesorios extravagantes, acusa a una de las pioneras de la moda en Colombia, Silvia Tcherassi por el plagio de una cartera, que a decir verdad, poco o nada tiene de similitud, pero que por falta de un arbitramento, el juicio se dejará al poder, de los medios y los cibernautas. 

La moda es un universo ambiguo, las tendencias son públicas y cada vez más concretas, generando con mayor recurrencia este tipo de situaciones. Hasta el momento Tcherassi no se ha pronunciado, sin embargo, grandes personalidades del sector coinciden en que la diferencia es flagrante, las piñas y los canastos están de moda y son dos interpretaciones diferenciales.

Copyright © 2017 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Lujo - ComplementosIndustria