Christian Dior, costura de ensueño

Con cerca de 300 creaciones de Dior, la exhibición incluye looks de los 10 diseñadores, incluido el fundador. Aunque, sin duda, las grandes estrellas del show serán Dior y John Galliano, el cuarto sucesor.


El vestido Gruau de 1949, por Monsieur Dior

Con más de 300 piezas de Dior, la exposición incluye diseños de 10 creadores que pasaron por la cabeza de la casa, incluido su fundador. Las estrellas indiscutibles de la restrospectiva son, sin lugar a dudas, Christian Dior y John Galliano, su cuarto sucesor. La exposición abrió este mes de julio en el Museo de Artes Decorativas, en el Palais du Louvre de París, con una inauguración que reunió a 200 invitados justo después del desfile de alta costura otoño-invierno 2017 de Dior, diseñada por Maria Grazia Chiuri.

FashionNetwork ha tenido la oportunidad de hacer un recorrido muy personalizado junto al comisario de la exposición y director del museo, Olivier Gabet.
 
“Queríamos considerar a Dior desde un punto de vista artístico. No buscamos hacer ningún ejercicio corporativo de construcción de marca”, advierte Gabet, quien nos dio la bienvenida frente al traje Bar original de la legendaria colección New Look del 12 de febrero de 1947.
 
La exposición comienza con una detallada presentación sobre los orígenes de Dior, desde su juventud en la hermosa Les Rhumbs, la casa familiar de la Belle Époque en Normandía, con vistas al océano Atlántico, hasta los años en que manejó su propia galería cerca de Champs Elysées en los Années Folles. El padre de Dior era tan conservador y burgués que accedió a financiar la galería con la única condición de que ésta no llevara el nombre de la familia Dior. Es irónico pensar cuánto dinero ha generado el logotipo Dior desde entonces.
 
“Además de algunos conocedores cercanos, la mayoría no saben quién era Dior en realidad”, dice Gabet, quien se encargó de comisariar la exposición junto a Florence Müller. Resulta que Dior tenía un gran ojo para el talento. Una enorme foto en blanco y negro de una famosa exhibición en su galería muestra obras de Giacometti y Picasso. “De la exposición surrealista de 1933 tenemos tres obras originales: Dali, la farmacia de Marcel Duchamp y el primer ejemplar del ojo metrónomo de Man Ray”.
 
Después de que la gran depresión acabara con el mercado del arte, Dior empezó a crear vestidos de gala para grandes veladas, antes de aprender su arte con el costurero Lucien Lelong. Su habilidad queda inmortalizada en una hermosa fotografía de Cecil Beaton de la Princesa Margaret en un impresionante vestido. “Es de remarcar que en esa época una princesa inglesa encargara un vestido a un diseñador francés”, precisa el comisario.
 
No obstante, Dior nunca perdió sus raíces en las bellas artes. Así lo demuestra el florido y escultural vestido de coctel con diminutos pliegues de color naranja sanguina de 1947 o un pequeño vestido negro de 1948 con plumaje falso cual figurina religiosa. Lo mismo ocurre con su amor por los viajes. Dior visitó Moscú en los años 30, antes de la Guerra Fría, no tardó en inaugurar una tienda en Londres y montó espectáculos en Caracas. Tradición que fue mantenida por sus sucesores, como demuestran los memorables vestidos tribales de Galliano, donde las cuentas africanas se mezclan con el increíble atelier Dior.
 
“Galliano emerge como el más fiel de sus sucesores”, afirmó Gabet. Tras ser despedido de la casa en 2011 por la aparición de un vídeo en el que el diseñador consumía drogas, la exposición es, en cierto modo un homenaje al diseñador británico, cuya audacia y belleza es evidente a través de todo el recorrido. 


Vestido con corsé de 2004, por John Galliano

“Dior tiene archivos notablemente sofisticados y debo decir que la casa tuvo la cortesía profesional de darnos carta blanca”, dijo Gabet.
 
Las múltiples facetas de la identidad de Dior, así como su tradición artística, quedan evidenciadas en un vestido de Simons basado en un lienzo de Sterling Ruby. De hecho, los principales sucesores de Dior merecen cada uno un cuarto, con vídeos de sus creaciones famosas y explicaciones de sus métodos de trabajo. Los enormes tableros de emoción de la actual directora creativa Maria Grazia Chiuri, que son substanciales y reveladores, la sofisticación urbana de Yves Saint Laurent y su trapecio de costura, los grandísimos libros de inspiración que Galliano hizo para cada show y la meticulosa colección de estatuario antiguo de Gianfranco Ferré junto a los vestidos que influyó cada pieza.

Todo llega a su punto máximo en la nave del museo, decorada para un gran baile, que presenta vestidos utilizados por la Princesa Grace, la Princesa Diana, Charlize Theron y Jennifer Lawrence. Pantallas gigantes presentan vídeos de grandes leyendas de la pantalla vestidas en trajes de Dior en películas clásicas: Brigitte Bardot, Elizabeth Taylor, Marlene Dietrich o Sofia Loren.

Vestido basado en la obra de Sterling Ruby de 2012, por Raf Simons; vestido Jardin Fleuri 2017, por Maria Grazia Chiuri

“Anna Wintour me dijo que pensaba que esto era muy comercial. ¿Puedes creerlo? Creo que simplemente estaba un poco celosa. Gracioso de su parte, ¿no?”, dijo sonriendo Gabet.
 
Sin embargo, el espacio más encantador es una habitación alta que solo contiene las telas blancas originales que se hicieron para cada colección. Éstas dan testimonio del verdadero pilar central de esta enorme casa, les petits mains, o pequeñas manos, que aún siguen trabajando arduamente para convertir en realidad los sueños de cada diseñador en este monumento francés al gusto y el estilo, desde que Monsieur Dior falleciera inesperadamente en un spa italiano en 1957.
 
Christian Dior, couturier du rêve estará abierto en el Musée des Arts Décoratifs de París hasta el 7 de enero de 2018

Traducido por Hernández Moya Sebastián

Copyright © 2017 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Lujo - Prêt-à-porterLujo - ComplementosLujo - CalzadoRelojeríaJoyeríaDiseñoEventos